Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

Pico de Gallo y Tesitura: Vila-real vivirá en enero y febrero el desembarco del grupo La Guindilla

4/01/2021 - 

CASTELLÓ. El desembarco de La Guindilla en Vila-real, concretamente en la zona de las tascas, ya tiene fecha... y nombres definitivos. Cuatro meses después de que este diario adelantara el movimiento en el sector hostelero castellonense, el grupo de restauración liderado por José Romero ya tiene fechas de apertura. En enero abrirá Pico de Gallo, ubicado en el antiguo local de Mala Gossa, y un mes después, en febrero, hará lo propio Tesitura, que llega a lo que era Quesomentero y con cambio de nombre respecto a la idea original. 

Eso sí, Tesitura conservará la esencia que desde el primer momento le quiso transmitir Romero, con una cocina marcada claramente por las influencias asiáticas, que se entremezclarán con las raíces mediterráneas, "al estilo de la Vinería Crû y Shibuya, pero más actualizada", apunta su responsable. Tanto es así que la propuesta pasa por trabajar prácticamente "sin fogones", indica. 

600.000 euros de inversión

Para materializar ambos proyectos, Romero, junto a sus partners de confianza, ejecuta estos días los últimos pasos de una inversión que rondará los 600.000 euros. Dos terceras partes irán a parar a Pico de Gallo, mientras el resto está destinado a Tesitura, detalla, en unos locales para los que se ha garantizado el alquiler durante un buen periodo de tiempo. 

Asimismo, para asegurarse el éxito de su primera aventura en Vila-real, Romero se ha apoyado en dos de sus socios más habituales, Pablo Bravo y Alfredo Granell, que ya se desempeñan como cocineros-gestores de Habanero o Malabar y van a repetir la experiencia al otro lado del Millars. 

En cuanto a Pico de Gallo, que se convertirá el próximo mes en la primera apertura en la Plana Baixa, la cocina estará en la línea de los gastrobares mediterráneos que caracterizan al grupo. Para ello contará "con hornos Josper, que están considerados los Ferrari de la cocina, ya que permiten ahumar la carne y tostarla por fuera mientras queda cruda por dentro", apunta Romero. 

En conjunto, La Guindilla creará en un plazo de un par de meses "entre 20 y 25 empleos" en Vila-real. Con los dos nuevos locales, el grupo pasará de esta manera a estar formado por una docena de restaurantes, ubicados en Castelló, Benicàssim y ahora la ciudad de la Plana Baixa. 

Noticias relacionadas

next