Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

la alcaldesa de burriana habla de sus prioridades, que "pasan por dotar de rigor" a la gestión

Safont: "Sant Gregori lo hemos revitalizado, pero no hay varita mágica para todos los problemas"

15/12/2019 - 

CASTELLÓ. Con décadas como docente a sus espaldas, la alcaldesa socialista de Burriana, Maria Josep Safont, no puede ocultar el incesante derroche pedagógico que imprime a sus explicaciones. Su ADN de profesora se vierte en cada sílaba, en cada adverbio... de una especialista en la lengua valenciana, que domina y, a veces, reprime en atención al entrevistador. Alcaldesa y maestra de varios de los hoy munícipes que compartieron aulas y pupitres, tiene a gala la rebeldía ideológica de quien asumió por convicción su militancia más allá del consejo paternal que andaba por otros derroteros. Circunspecta y de semblante casi anglicana, no duda en asumir el reproche político con la misma vehemencia que se retuerce ante la crítica injustificada.

Safont acaba de sacar adelante nuevamente unas cuentas municipales, que son la vía estrecha de sus prioridades en una ciudad que vuelve a ver el espigado lustre de unas grúas que anuncian hoy un tímido urbanismo. Así piensa, y así nos enseña cuáles son sus prioridades y justificaciones:

-Burriana desprende últimamente cierto dinamismo urbanístico tras años de parón.
Es verdad. Ha sido un sector muy parado y desde hace unos pocos años se ha visto algo de dinamismo, pero sobre todo en algunas zonas.

-Y más concretamente, en lo que se refiere al Golf Sant Gregori...
Cierto. Llevamos con este asunto veinte años, si bien nosotros lo hemos tocado en poco más. Si pudiéramos solucionarlo con una varita mágica, lo haríamos, pero eso no es así y es un tema que arrastra muchos problemas, que había y que hay, pero se están intentando solucionar tanto por parte del ayuntamiento como por parte de la empresa.

Cuando llegamos estaba en un momento crítico y no tuvimos otra opción que, en un pleno, nos vimos obligados a retirar al agente urbanizador. Tengo que decir que durante 2015 y 2016 vinieron al ayuntamiento personas que nos vendían unos proyectos maravillosos, pero nos lo vendían de boquilla, porque no se hablaba de inversiones ni nos transmitían la solvencia necesaria -financiación-, y no se veía nada más allá que intenciones.

Llegó finalmente otra empresa. Vinieron los contactos. Vimos qué podía plantear y comprobamos que era un proyecto sólido, ya que se hablaba de una aportación económica, que se hablaba de comprar unas deudas importantes, salir de este impasse de la mejor manera posible y hacerlo con todas las garantías de legalidad y efectividad. Ahí nos pusimos las pilas  -nosotros y la empresa-.

-¿Qué pasó en ese momento?
Pues que las personas que tenían sus propias iniciativas plantearon recursos y actualmente está judicializado el asunto. Pero tengo que decir que nosotros tenemos todas las garantías legales y jurídicas para poner tirar esto adelante.

Es verdad que hay informes contrarios por parte de algunos técnicos municipales. Nosotros optamos por pedir apoyo jurídico y unos informes de la misma persona que había asesorado al anterior equipo de gobierno en la reparcelación de ese PAI. Fuimos al mismo asesor del anterior gobierno del PP.  Finalmente, firmamos ese convenio que se aprobó en pleno. Es un proyecto, desde luego, en el que estamos cumpliendo con todos los pasos legales que corresponde.

Foto: ANTONIO PRADAS

Y es verdad, hay muchos  frentes abiertos y cuestiones por resolver, pero se están resolviendo y trabajando en ello tanto por parte de la empresa como por parte del ayuntamiento. Hemos empezado ya con las demoliciones, se está en trámite para revisar toda la documentación que ha presentado la empresa y aunque creo que está avanzando más lento que lo que nos gustaría a todos, está avanzando con todas las garantías jurídicas y con toda la seguridad que se necesita para estas cuestiones tan complejos.

-¿Podemos decir que es un proyecto que se ha revitalizado?
 Sí, yo lo veo revitalizado. Estamos resolviendo los problemas. Por ejemplo, hay una asociación de propietarios de Sant Gregori, que comparten nuestras inquietudes, pero que sus preocupaciones son también fáciles de entender. Todo llevará tiempo, pero resolveremos los problemas para lo que no tenemos varita mágica, como digo.

-Su mandato ha arrancado hace unos meses y ahora estrenaremos año. ¿Cuáles son sus prioridades?
Para empezar diré que hay una cosa evidente, y es que la ciudadanía ha agradecido el trabajo que hemos realizado en la anterior legislatura. De seis concejalías ampliamos a diez y hemos vuelto a gobernar con Compromís como lo veníamos haciendo, hemos contado con sus dos ediles.

Tengo que hablar de continuidad, sí, porque estamos metidos en unos proyectos que son plurianuales y ambiciosos. Por ejemplo, tuvimos la suerte de que en la primera convocatoria que nos presentamos a los Feder nos lo aprobaron y concedieron. Se trata de una aportación total de 10 millones de euros, cinco de Europa y cinco desde el municipio para Burriana, lo que significa una aportación importantísima. Esa es una línea de trabajo que empezamos hace tres años y estamos continuando.

Foto: ANTONIO PRADAS

Por otro lado, estamos muy pendientes de aspectos que tienen que ver con la movilidad sostenible y saludable, y sobre todo realista, porque al principio había muchos proyectos, con muchos millones de presupuesto que no se realizaban que se quedaban en humo. El primer proyecto que pusimos en marcha fue la conexión del pueblo y el puerto con un carril ciclopeatonal, que se ha constatado que fue un éxito por el elevado uso que da la ciudadanía.

-Y han repetido la experiencia.
Sí. En esta nueva legislatura hemos acabado y culminado el mismo carril ciclopeatonal pero en la carretera del Grao. Y nuestra pretensión es unirlo por la avenida del Mediterráneo y, de esta forma acabar este anillo, de movilidad y de salud para la gente de Burriana.

Hay que recordar que se trata de una localidad que tiene a dos-tres kilómetros la zona marítima. Estamos continuando –también con fondos europeos- un carril ciclopeatonal a la Estación, donde estamos actuando en la adecuación del párking con nuestra intención de seguir fomentando el transporte público y sostenible frente al uso y abuso del transporte privado.

Estamos actuando en otra faceta que tiene que ver con la mejora de zonas que estaban muy degradadas en Burriana. Y en este caso hay que referirse al barrio de La Bosca. Es una zona donde había muchos problemas y hemos decidido llevar un plan muy ambicioso que va más allá de arreglar una calle o un bache. Hemos empezado ya con arreglos de alcantarilla, unido a la creación de un barrio en el que se pueda pasear tranquilamente, con la previsión de crear un bulevar central con mobiliario urbano adecuado que permita a los vecinos disfrutar de su barrio… También tenemos un proyecto muy importante que hemos logrado hace poco más de un mes y que se refiere a la cesión por parte del Ministerio de Hacienda del antiguo edificio de la Seguridad Social, para ubicar allí los servicios sociales municipales y otras áreas y que puedan darse para 30 años. Será una obra que vendrá también cofinanciada por fondos europeos, por lo que se necesitaba como mínimo esos 30 años de cesión.

Foto: ANTONIO PRADAS

Además, tenemos la construcción del nuevo IES Jaume I. Está dentro del Pla Edificant, de lo que estamos hablando de unos 14 millones de euros en total. Ya se ha hecho reformas, pero ha quedado claro que hay que derribar y construirlo de nuevo.

El proyecto se presenta esta semana y está aprobado y aceptado. Ya hemos presentado la primera certificación para que pague la Conselleria directamente al arquitecto que ha redactado este proyecto y ahí lo que estamos haciendo es tramitar la mejora de la electricidad, que también mejorará el barrio de la Bosca.

Son proyectos que no se acaban en un año y que se darán en varias anualidades, porque son iniciativas apoyadas por Europa y estamos obligados a ser rigurosos en los procedimientos. Tenemos funcionarios trabajando en esto y una empresa participando y, si no pasa nada, a finales de este mes tendremos cerca del 30% realizado. Nos consta, por la información que tenemos, que somos el municipio de la provincia de Castellón que está más adelantado en la implantación de los fondos Edusi.

También debo destacar las actuaciones que venimos realizando en la plaza de San Blai. Es una actuación que vienen agradeciendo mucho los vecinos de esta zona tan emblemática para todos los burrianenses.

-Todo esto viene contemplado en el presupuesto para 2020?
Hay que entender que estamos hablando de proyectos que tienen una temporalidad determinada, que son plurianuales. Así, podemos decir que se trata de un presupuesto que me atrevería a decir que es de récord en cuanto a inversiones. Con más de seis millones de euros, pero quiero hacer constar que de ahí, casi cuatro millones son para la anualidad que corresponde al instituto. Eso será dinero que aporta la Conselleria e irá directamente a la empresa a la que se le adjudica. Quitando eso, tenemos más de dos millones para inversiones que, algunas, están incluidas dentro de los fondos europeos. Pero aparte de eso, tenemos  más iniciativas que se han abierto como punto de partida de nuestro compromiso. Me refiero al caso del nuevo local polifuncional que queremos construir y crearemos en la zona del Puerto.

La asociación de vecinos lo saben. Estamos hablando de una cesión de terrenos por parte de Costas para poder levantar este local que ubicaría la tenencia de alcaldía, sede vecinal y consultoría del puerto, que hoy el actual está obsoleto.

-¿Y cómo se hace para que toda esta inversión y gasto no lleven a un sobreendeudamiento? Porque las matemáticas no suelen fallar y los ayuntamientos tienen un corset financiero muy restrictivo.
Todo se solventa con una buena gestión. Y eso se demuestra con el asunto de la deuda. Cuando entramos había más de 14 millones de endeudamiento. Ahora llegaremos a poco más de cuatro millones. Y lo más importante de todo es el alivio que supone para el pago de intereses.

El tema que nos encorseta más es la regla de gasto. Que teniendo dinero no puedes gastarlo cumpliendo con la maldita ley Montoro. A través de la FEMP todos los ayuntamiento de diferente color político estamos  reivindicando que nos quiten ese corsé. Comprendo que en cierto momento había ayuntamientos que estaban mal gestionados y a los que había que limitar estas cuestiones, pero no es el caso de Burriana, ni el de otros muchos. Se puede ver que reducimos deuda y somos solventes, pero nos aplican la misma tabla rasa que al resto. Por eso estamos pidiendo que se elimine ese encorsetamiento que estamos sufriendo.

Foto: ANTONIO PRADAS

Y, desde luego, no hay que olvidar los fondos Feder. Los tenemos aprobados, pero de momento la única aportación que nos ha llegado de Europa ha sido de apenas 200.000 euros, lo que representa una aportación casi simbólica. Nosotros, en cambio, hemos hecho una inversión muy fuerte que no ha sido correspondida de momento, aunque esperamos que finalmente sea auditada y se resuelva. Por ejemplo la avenida del Puerto, que publicitamos y que está cofinanciada por fondos europeos y así será pero, de momento, lo hemos asumido nosotros.

-Sí, pero a más gasto, ¿más presión fiscal?
En materia de servicios sociales se nos ha achacado que hemos quitado cien mil euros de la partida de emergencia social. Y es una verdad, pero a medias, porque no se han quitado, se han redistribuido en aspectos concretos que van de la igualdad, infancia, inclusión social… y además -y creo que muy bien gestionado desde la Generalitat valenciana- la renta básica de inclusión de la Comunitat llega a familias de Burriana. O sea, se han quitado cien mil euros de una partida de emergencia que aparece en otras partidas de servicios sociales y, además, hay 60.000 euros cada mes que llegan desde la Conselleria para familias de Burriana. Estamos hablando de casi 700.000 euros al año añadidos para esas personas. Todo lo que se dice al respecto por parte de la oposición es una burda mentira.

Foto: ANTONIO PRADAS

Por otro lado, en cuanto a ingresos, nuestra idea siempre ha sido no subir los ingresos. En la legislatura anterior, durante cuatro años, no se ha subido un euro de ningún impuesto. Únicamente se ha subido una tasa, que corresponde al servicio de recogida y tratamiento de residuos sólidos urbanos. Esto viene a colación de un incremento ya recogido a través de Reciplasa. No es una cosa nuestra, pero lo vemos comprensible porque entendemos que las tasas deben cubrir el servicio y es lo que se está haciendo desde 2012. A esto hay que sumar la previsión de mejoras que tenemos en la provincia; por ejemplo, en la planta de Onda. Aquí ha habido un cambio político y desde entonces el ayuntamiento están poniendo palos en las ruedas. Es un proyecto que tiene todos los permisos y que, además, nunca ha sido objeto de polémica habiendo alcaldes de diferentes signos políticos. Y ahora se ve que hay dirigentes que cambian de criterio, que impulsan consultas como las que se quería hacer en Onda. Y esa utilización política de temas tan sensibles como son las basuras me parece una desvergüenza.

-No le parece bien que se consulte a los vecinos de Onda...
Yo estoy de acuerdo de que se mejoren las instalaciones, se compense a los ciudadanos de Onda que se vean afectados. Pero esto es algo que ya sucede desde hace años porque los vecinos de este municipio no están pagando lo mismo por la basura que los ciudadanos de Burriana. Ahora, encima, nos toca subir esta tasa porque como el actual vertedero está colmatado, toca reenviar los residuos a otros centros, con el consiguiente sobrecoste y un transporte por carretera que eleva los costes y el impacto medioambiental.

Foto: ANTONIO PRADAS

Nosotros hemos aplicado este incremento de la tasa de basura, redistribuyéndola –algo que no se daba antes- según el tamaño del usuario. Pagaba lo mismo una pequeña tienda que una gran superficie comercial. Y ahora lo que hemos hecho ha sido reparcelar esta tasa y distribuirla según los residuos que se genera.

-¿Y qué me dice de los impuestos, el IBI?
Sobre impuestos, diré que no lo hemos subido. Están congelados desde 2016. ¿Qué hemos hecho ahora?. La misma ley Montoro a la que me refería antes nos obliga a equilibrar ingresos y gastos. Y llega un momento en el que tienes que tener más ingresos. Por eso este año hemos decidido que, por prudencia y por coherencia, vamos a subir un 5% el IBI. ¿Eso significa que vamos a ahogar a los ciudadanos de Burriana? No. Lo que significa es que en cinco años hemos subido este impuesto un 5% que, como media, supondrá unos 14 euros por familia al año. Habrá quien pagará más o menos, evidentemente, pero la media es esta. Ese es el único impuesto que se incrementa; y vamos a seguir en la misma línea de no subir ningún impuesto más.

También debo decir que desde 2016 estamos cobrando del fondo de cooperación municipal de la Generalitat 258.000 euros, que es un ingreso más para un ayuntamiento como éste. Y este año se ha incorporado también la Diputación, que va a aportar la misma cantidad. En definitiva, se está trabajando y gestionando bien desde las instituciones gobernadas por los socialistas en la Generalitat y ahora desde la propia Diputación.

-¿Ve posible que se llegue a regenerar la costa?
Estoy indignada con este asunto.Hemos cambiado muchas veces de ministro, el gobierno… Y se está eternizando. Este es un asunto que siempre ha movilizado a los responsables políticos de Castellón a Sagunto, independientemente del color político que fuera. Siempre hemos ido de la mano en este asunto. Lo digo porque ahora nos sale un verso libre que dice que la culpa de su problemática es el puerto de Burriana, un puerto que tiene más de cien años. Está claro que ha afectado en este caso a Nules, pero también a Burriana, a la zona de la Serratella, donde el mar se ha comido parte del litoral; pero si eso es culpa de un puerto que se construyó hace un siglo y por esta razón se nos pide ahora 30 millones de indemnización, vamos a seguir hacia arriba y yo voy a reclamar al puerto de Castellón; y así, a ver adónde llegamos…

-¿A qué se debe estas divergencias?
Creo sinceramente que es una cuestión electoral y de postureo y me parece muy mal que se trabaje en esa línea en un asunto en el que siempre hemos ido todos juntos: Moncofa, Xilxes, La Llosa, Nules, Almenara… y ahora Almassora, que también le afecta el puerto de Castellón. Aunque en este último caso no estaba en ese proyecto de regeneración de la costa, el famoso Estudio de Cantabria que se reformuló en 2015 antes de las elecciones. En Burriana tenemos dos zonas que son prioritarias y urgentes, como son una al norte del puerto y otra al sur. Y qué hemos conseguido en estos años. Pues que en septiembre se licitara la redacción de un proyecto para poder estudiar el sur del puerto de Burriana. Se presentaron empresas para una redacción por un importe de unos 40.000 euros. Ahora estamos mirando qué ha pasado porque el 25 de octubre se abría el último sobre y en el Ministerio aparece en evaluación , o sea que estamos en diciembre y habrá que ver qué sucede.

Foto: ANTONIO PRADAS

En este asunto no podemos poner parches porque lo que se necesita es un plan de regeneración serio y global que resuelva los actuales problemas de manera definitiva desde el puerto de Castellón hasta Sagunto y Burriana tiene dos actuaciones prioritarias que urge una resolución y que vemos que va lentísimo. Estamos como estábamos.

-¿Y qué me puede decir del Arenal?
Es una de las actuaciones que vienen contempladas dentro de los fondos europeos. La colaboración al 50% y además, quiero manifestar que es un proyecto plurianual. Así que en unos meses no se soluciona. Mira si tiene años aquello del Arenal per al poble (resopla). Pues diré que el pueblo hablará, porque en todos los proyectos europeos hay una participación ciudadana obligatoria. Hay ya prevista una partida de casi un millón de euros para realizar este proyecto global, que no se va a realizar en un año, desde luego. Vamos a redactar y tratar el asunto de la participación pública  para poder solucionarlo. Nuestra idea es que haya máxima participación pero exige mucha planificación. Es una zona maravillosa. No queda en la provincia de Castellón un lugar con estas características. Son nuestras playas, con una calidad extraordinaria… incluso durante la celebración del macrofestival Arenal Sound, porque tenemos especial cuidado.

Hay otra cuestión en este asunto que es el de los famosos 16.600 metros, que dicen ha perdido el Ayuntamiento. Se trata de otra de las falacias que usa la gente que quiere hacer daño. Y tengo que decir que eso nunca ha sido del ayuntamiento, nunca. Cuando se sacó a la venta, algo de lo que nos enteramos dos o tres días antes, el ayuntamiento consultó con Intervención por si podía destinar dinero y se estimó que no se podía destinar fondos de manera inmediata para participar en esta subasta y lo que se hizo fue intentar paralizar esa puja. Como no se paralizó, hemos presentado un contencioso del que no tenemos novedad a día de hoy.

Foto: ANTONIO PRADAS

Quiero dejar claro que ese terreno no era del ayuntamiento, pero también dejar claro que ahí no puede venir una empresa e implantar lo que quiera. Se está utilizando políticamente un asunto sobre unos terrenos que no son municipales ni lo han sido. Que quede claro que no se podrá hacer nada si el ayuntamiento no lo permite. Pero también buscaremos a ver si llegamos, de alguna manera, a solucionar este problema.

-¿Cómo son las relaciones con sus socios de gobierno?
En esta legislatura, evidentemente coincidimos en numerosos temas. Ahora con el presupuesto cada concejalía ha tratado de hacer valer sus necesidades. Hemos negociado y trabajado mucho. Nuestra relación es la habitual entre socios de gobierno. Estamos conviviendo en un gobierno como lo veníamos haciendo. Somos las mismas personas e incluso han sido antiguos alumnos míos. La relación es correcta. Consensuamos las decisiones. Todo normal y de convivencia política.

-Sí, pero en las últimas elecciones, mientras el PSOE experimentaba un gran empuje en las urnas, sus socios perdían representatividad. ¿Ha hecho cambiar en algo este resultado en el equilibrio de fuerzas?
No quiero hablar de Compromís. Yo hablo por el PSOE y aquí he peleado para tener siempre a mis compañeros al lado. Se había trabajado bien y confiaba en las mismas personas. Y al final la ciudadanía lo ha visto así y no ha dudado en darnos la mayoría para gobernar, que es lo que queremos para sacar adelante todos nuestros proyectos para nuestra ciudad.

Noticias relacionadas

next