Una reflexión documental

'Som dissidents': un año en la vida de tres artistas LGBTI

29/05/2022 - 

VALÈNCIA. Se comprende la disidencia como un desacuerdo de alguien respecto al sistema, una disconformidad frente a lo que se supone que “debe ser” dentro del grupo al que pertenece. Los estereotipos, por ejemplo, dictaminan muchas veces los comportamientos de dicho grupo, seguido de cuestiones como el cis-passing o la expresión de género. ¿Qué pasa cuando alguien que ya se sale de lo normativo lo hace aún más? A través del documental Som dissidents: el col·lectiu LGBT la artista Maria Canet le plantea esta misma pregunta a tres perfiles: Pol, persona trans no binaria; Lydia, mujer bisexual y David, bisexual y actualmente drag queen.

Canet trabaja a través de un documental testimonial estas diversas identidades, desde el “yo más puro'': “Cada uno cuenta su experiencia y cómo lo viven a través del colectivo, sin tapujos”. Acompañando a estas personas a vestirse, contemplando momentos de intimidad absoluta e incluso estando presente en momentos como el del pinchazo de testosterona Canet acerca al espectador a un relato nunca visto: “Al grabarles haciendo acciones de su día a día actúan con naturalidad, a pesar de la cámara, esto es lo que conforma una imagen íntima que hace que el relato llegue más”. El proyecto social busca acercarse a documentar estas disidencias y hacerlas visibles en nuestro entorno. Para ello se pone el foco en estos pequeños grupos que existen dentro de la propia comunidad LGBTI, que ya diside de la sociedad de por si: “Quería trabajar las disidencias diversas a través de algo con lo que me pudiera sentir representada, al formar parte del colectivo también”. El relato se compone pues a través de la expresión de género, la sexualidad y la estética de los tres perfiles que aparecen a lo largo del documental.

En un relato conformado a lo largo de un año, y con la pandemia de por medio, estas tres personas responden a algunas preguntas sobre su proceso y desarrollo. "¿Cómo te identificas?, ¿en qué momento te diste cuenta de que eras así?, ¿cómo te sientes ahora con tu cuerpo?" son algunas de las cuestiones que se les plantean tanto a Lydia como a Pol y David. La respuesta se ve principalmente a través de sus testimonios y complementadas con una exposición fotográfica que muestra la evolución (a un año vista) de estos tres protagonistas. David por ejemplo ha comenzado su carrera como drag queen, Lydia a día de hoy se siente más abierta con su sexualidad. En el caso personal de Pol por ejemplo “la procesión va por dentro”, desde lo que se relata en el vídeo sobre su transición e identidad hasta como es a día de hoy existe un cambio que tal vez no sea tan visible a simple vista pero si le cambia por dentro. “En las fotografías se pueden ver estos cambios, tanto de los procesos internos como de los externos”, aclara la artista, quien a través de la imagen y el montaje logra desmontar presuposiciones sobre el colectivo: “En el caso de las personas trans aún existe mucha desinformación, en el documental se habla de todo ello muy abiertamente, eso facilita las cosas”.

La pieza audiovisual aborda temáticas como la salida del armario, el autoconocimiento y principalmente la necesidad de encajar, que batalla contra los perfiles realmente buscan "ser quienes son en realidad". En el caso de Pol por ejemplo esta misma necesidad le lleva a realizarse una mastectomía, con sentimiento de “culpabilidad”: “Al final has caído en lo que la sociedad quiere que caigas”, relata con angustia dentro de la pieza documental. Dentro de esta cadena de culpa existe la necesidad constante de formar parte de un grupo. Sin embargo cuando se está aún en el proceso de conocerse a sí mismo puede resultar complejo decidir hacia donde encaminarse.

Cuestiones como la identidad se plantean constantemente entre las paredes de la exposición y a través de la pieza audiovisual. Lo que pueda parecer un sencillo paso estético como raparse la cabeza a cero conforma en Som dissidents un canto al cambio y a la libertad: “He estado en mi vida llevando una estética más femenina y normativa, pero así me siento más libre, he encontrado quien soy realmente”, relata Lydia, quien coincide de nuevo con el pelo rapado un año después de haber grabado el documental, y se emociona contemplando su progreso vital a través de las imágenes que habitan ahora la sala de exposiciones.

Noticias relacionadas

EL CABECICUBO DE DOCUS, SERIES Y TV 

'Réplicas', un documental sobre el comportamiento infame de turistas en el terremoto del Everest

Por  - 

El terremoto de Nepal de 2015 causó 9.000 muertos, pero un documental sobre el fenómeno se ha centrado más en la experiencia de los turistas que pretendían subir a la cima del Everest ese día. Esto le ha valido críticas a su director, pero independientemente de su decisión sobre dónde poner el foco, ha mostrado a unos turistas que son genuinos imbéciles -uno dice que aunque haya un terremoto quiere subir porque ha pagado- y otros que se dedican a mangar las pertenencias de vecinos cuyo pueblo había sido arrasado por un alud

EL CABECICUBO DE DOCUS, SERIES Y TV 

'Hype!', el documental que explicó el auge y caída o comercialización del grunge

Por  - 

Seattle estaba aislada. Empobrecida, los trabajos eran duros, la juventud bebía mucho y consumía drogas duras desde la primera adolescencia. Era un escenario post-industrial de los extremos, sumado a que era de montaña. Por eso las giras de los grandes grupos no iban allí, nadie de la ciudad que tocase soñaba con que le firmarían un contrato discográfico, y esa mezcla dio lugar al grunge, un estilo musical realmente genuino y original. Sin embargo, quienes rechazaron el éxito se encontraron con él de forma desmesurada, como en una parábola bíblica

EL CABECICUBO DE DOCUS, SERIES Y TV 

Peleas con marines y ensayos entre caimanes, la leyenda de Lynyrd Skynyrd

Por  - 

Su manager siempre llevaba un maletín con dinero en efectivo para sacarles de la cárcel y pagar los desperfectos en los hoteles. Fueron uno de los grupos paradigmáticos de los 70 y de todos los excesos de la época. Empezando por el consumo de pegamento cuando eran niños a la cocaína y el alcohol en las giras a la hora del éxito. El estereotipo los situaba con los sectores conservadores del sur de Estados Unidos, pero ellos eran hippies que recibieron buenas palizas por llevar el pelo largo

next