Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

los servicios sociales municipales hacen balance del 2020, con más de 2.000 personas auxiliadas

Vila-real eleva un 25% las atenciones y casi triplica la ayuda en emergencia social en el año de la covid

18/02/2021 - 

VILA-REAL. Las consecuencias de la covid-19 se han dejado sentir en 2020 de manera notable en la actividad y la atención social de la Concejalía de Servicios Sociales del Ayuntamiento de Vila-real, según han informado este jueves fuentes municipales a través de un comunicado. Así, la memoria del pasado año presentada por el departamento que dirige el concejal Álvaro Escorihuela, que recoge la actividad realizada por los Servicios Sociales para garantizar la atención social a la población más vulnerable en un año marcado por la pandemia, revela un incremento sustancial tanto en atenciones directas, con un 25% más de usuarios, como en la gestión de ayudas de emergencia, que prácticamente se han triplicado respecto al año anterior.

Escorihuela ha señalado que “en un año como 2020, marcado por la pandemia y la crisis sanitaria y económica que ha comportado, los técnicos municipales han redoblado los esfuerzos para hacer llegar la ayuda social a todas las personas que lo hayan podido requerir”, detalla el concejal, quien a la hora de hacer balance que destacado los 2.018 usuarios atendidos a través del servicio de información y orientación, cifra que incrementa en un 25,3% las atenciones realizadas durante 2019.

De todos los beneficiarios de estas atenciones, 1.345 fueron mujeres (63,5%) mientras que 773 fueron hombres (36,5%). Además, se han contabilizado 1.129 atenciones telefónicas adicionales -la primera vez que se contabiliza este dato-, debido fundamentalmente a la dificultad de la gestión de las ayudas de emergencia y otros trámites en las primeras fases del confinamiento, cuando toda la atención se realizaba por teléfono. A este respecto, destacan también las 200 asistencias telefónicas a las personas mayores usuarias del servicio de teleayuda domiciliaria de la Diputación.

El mayor volumen de expedientes tramitados se centra en las áreas de familia e infancia, con un total de 1.470 casos frente a los 809 casos de 2019, debido principalmente a la asunción de competencias por parte del Ayuntamiento en asuntos como la declaración de riesgo de menores. También se ha dado respuesta a 308 casos relacionados con personas mayores y 100 expedientes relativos a personas sin hogar, entre otros asuntos. “La actividad en el departamento municipal este año ha sido muy intensa, teniendo en cuenta, además, el impacto de las restricciones en la estructura del departamento, reforzado para atender todas las situaciones derivadas de la pandemia. Por eso, quiero agradecer especialmente a todo el personal de Servicios Sociales el esfuerzo y la sensibilidad que demuestran día a día para asegurar la atención a los más vulnerables”, apunta Escorihuela.

Un total de 640 ayudas de emergencia social

En cuanto a las ayudas directas, Servicios Sociales ha concedido en 2020 un total de 640 ayudas de emergencia social por un importe de 340.785 euros. En estas subvenciones, se cuentan tanto las ayudas ordinarias que tramita de manera habitual el departamento municipal como las ayudas extraordinarias dotadas el año pasado por el Gobierno central para hacer frente a las consecuencias de la pandemia. Esta circunstancia ha supuesto multiplicar prácticamente por tres la cifra de ayudas sociales concedidas durante el 2020, ya que el año anterior se concedieron 220.

Según se señala en el comunicado emitido este jueves a los medios, la gravedad del impacto de la pandemia y, en consecuencia, el incremento de la atención social se refleja también en la diferencia en las cifras de perceptores (el número de beneficiarios de una ayuda, por ejemplo, en una familia): el pasado ejercicio fueron 1.292 personas, lo que supone un incremento del 45% respecto a 2019, cuando la cifra de perceptores de ayudas de emergencia fue de 888 personas. Del total de estas ayudas, la mayor parte (147) se han destinado a cubrir necesidades básicas, con un importe total de 145.106 euros, seguidas de 72 ayudas para el uso de vivienda, con una cuantía de 82.606 euros. Además, también se han concedido 30 ayudas extraordinarias por 38.120 euros y otras 33 por suministros básicos energéticos, valoradas en 13.884 euros.

Por último, Álvaro Escorihuela indica que “no podemos olvidarnos de las entidades sociales, con las que co-trabajamos para crear una red de protección social amplia sin la cual sería muy complicado llegar a todas las personas”, valora el concejal del área. En concreto, el año pasado los convenios con entidades sociales superaron los 500.000 euros, con acuerdos de colaboración con 17 colectivos, que se han reforzado, además, de forma especial con las entidades dedicadas a la atención social. Así, Cruz Roja, San Vicente de Paúl, Cáritas y Juventud Antoniana vieron ampliados sus convenios en 100.000 euros en su conjunto.

Noticias relacionadas

next