Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

análisis

Así funciona en bolsa el 'patrón del ciclo presidencial' de EE UU

A medida que se han ido acercando las elecciones, los presidentes americanos han mostrado una mayor fijación en los mercados de valores y en la economía, tal y como recuerda el gestor de fondos

17/05/2019 - 

VALÈNCIA. El próximo año los ciudadanos estadounidenses tienen una nueva cita electoral en las que serán las quincuagésimo novenas elecciones presidenciales de EE UU. Este evento político, aunque a simple vista no lo parezca, tiene su repercusión en los mercados de valores, ya que históricamente a medida que se han ido acercando las elecciones, los presidentes al frente de la Casa Blanca han mostrado una mayor fijación en los mercados de valores y en la economía. Esta circunstancia se refleja en lo que se conoce como 'patrón del ciclo presidencial'.

El ciclo presidencial está basado en la humana tendencia presidencial de apretar el acelerador cuando se acercan elecciones, como los estudiantes que no hincan los codos hasta que se aproximan los exámenes. Esta circunstancia se refleja en el siguiente gráfico que muestra el rendimiento promedio del mercado de valores estadounidense, desde el año 1900, en cada uno de los 4 ejercicios que conforman un mandato. El año 1 del siguiente gráfico se corresponde con el primer año de mandato, mientras que el año 4 se corresponde con el año electoral.


Para la economía y las bolsas resulta evidente que los mejores años de cada mandato son el tercero y el cuarto, mientras que el primero y segundo son los más mediocres. Cabe resaltar que esto se produce con independencia del color político, y confirma el hecho de que el partido en el poder de EE UU toma las decisiones económicas más 'difíciles' en los primeros años del ciclo presidencial, para luego hacer todo lo que está a su alcance para estimular la economía durante los últimos años, con el fin de aumentar las probabilidades de reelección.

Con un presidente de EE UU como Donald Trump, que vive permanentemente atento de la evolución de los mercados de valores desde que iniciase su mandato, este patrón presidencial que refleja la voluntad histórica por parte de los gobernantes para que los mercados 'respalden' su candidatura, es un aspecto para no perder de vista.

Es por ello que he preparado el siguiente gráfico, que refleja el comportamiento de los tres principales índices estadounidenses en los años preelectorales (recordemos que el próximo 2020 es año electoral en EE UU, por lo que este 2019 es un año preelectoral).


Hay varios puntos interesantes y el primero de ellos es que las fuertes alzas suelen ser habituales en los primeros compases de los años preelectorales. Este 2019 no ha sido una excepción con un Dow Jones (línea verde) operando dentro de su rendimiento promedio en años preelectorales. Por su parte el S&P 500 (línea negra) y el Nasdaq 100 (línea roja) operan por encima de sus promedios en años preelectorales.

Otro dato interesante es que en el mes de mayo suele haber un pequeño descanso que precede a un pequeño repunte en junio. Tras este repunte, con la llegada de los meses de vacaciones, el mercado tiende a permanecer lateral con movimientos más pausados.

Una vez finalizados los meses vacacionales, históricamente vemos como las alzas suelen reanudarse en la recta final del ejercicio de cara a lo que será un nuevo año electoral para la presidencia de EEUU.
Sin ningún género de dudas, este 2019 hasta el momento está siendo un año preelectoral clásico en las bolsas de EE UU. Si este patrón se mantiene, no debemos descartar que, a pesar de los naturales descansos, veamos nuevas alzas especialmente en la recta final de ejercicio.

Ricardo González es gestor del fondo GPM International Capital

Noticias relacionadas

next