Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

EL AVANCE DEL CORONAVIRUS Y EL RIESGO DE UNA AVALANCHA DE MADRILEÑOS, CLAVES DE LA DECISIÓN

El Consell se rinde a la evidencia y suspende las Fallas

11/03/2020 - 

VALÈNCIA. El Gobierno valenciano tuvo que rendirse este martes a la evidencia de que la fiesta de las Fallas no podían celebrarse en las actuales circunstancias. Tampoco las de la Magdalena de Castellón. El Consell de Ximo Puig, en coordinación con el Ministerio de Sanidad, había ido retrasando una decisión que, a medida que se iban tomando otras medidas restrictivas, parecía más necesaria.

Las primeras dudas sobre la pertinencia de las Fallas surgieron hace una semana tras la decisión de obligar a jugar a puerta cerrada un partido del Valencia Basket y otro del Valencia CF contra equipos italianos, mientras se mantenía el calendario fallero. La contradicción se hizo más inexplicable durante el fin de semana, cuando se disparó el número de contagios en Madrid, Álava y La Rioja y se aprobaron nuevas medidas restrictivas.

Aunque desde el Ministerio y desde la Generalitat siempre han defendido que estas iniciativas correspondían a criterios "científicos", no hacía falta saber de ciencia para darse cuenta de que el cierre de colegios y universidades en la Comunidad de Madrid decretado el lunes tras desbocarse la situación allí tenía que llevar aparejada la suspensión de las Fallas ante el riesgo de que miles de estudiantes madrileños ociosos decidiesen pasar en València o Castellón las vacaciones sobrevenidas.

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, y la consellera Ana Barceló. Foto: GVA

Precisamente, este es uno de los factores decisivos que este martes obligaron a la Generalitat, por indicación del Ministerio, a suspender las Fallas y la Magdalena en su totalidad y no de forma selectiva -solo actos multitudinarios- como también se contempló. Y es que la mayoría de los turistas que acuden a València en Fallas son de Madrid, unos 480.000 en 2019, mientras que la mayoría de los extranjeros proceden de Italia, el segundo país con más afectados por coronavirus después de China.

Las dramáticas consecuencias económicas y la impopularidad de la medida hizo que la decisión se retrasase 24 horas más, a pesar de que en la calle iba creciendo la resignación ante la conveniencia cada vez más evidente de suspender la fiesta. Hasta en el colectivo fallero ya se daba por hecho que, si no toda la fiesta, determinados actos iban a ser cancelados, entre ellos la mascletà, que este martes registró una afluencia de público más floja de lo habitual.

Puig: "Se aplazan"

El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, compareció tras una reunión de la mesa interdepartamental de coordinación frente al coronavirus que tuvo lugar a última hora de este martes. Un encuentro celebrado tras la videoconferencia de la consellera de Sanidad, Ana Barceló, con el ministro de Sanidad, Salvador Illa

Ximo Puig, durante su comparecencia. Foto: GVA

Puig explicó que la decisión de que no se celebren ahora las Fallas se basa en la recomendación de los expertos que asesoran al Ministerio de Sanidad. La decisión de "aplazar" y no de "suspender" definitivamente las fiestas es de la Generalitat en aras de intentar minimizar los negativos efectos económicos que la no celebración de las fiestas supone. No especificó cuándo podrían celebrarse, si es que se celebran, cosa nada fácil ya que se trata de una celebración muy vinculada la festividad de San José.

"Nuestra prioridad absoluta es proteger la salud de valencianas y valencianos, y especialmente los grupos más vulnerables", recalcó el presidente del Consell, que calificó la decisión de "compleja". El propio Puig se encargó de telefonear a los alcaldes de los municipios afectados para pedir comprensión y apoyo, cosa que logró, según se desprende de las manifestaciones públicas de muchos de ellos: "La salud es lo primero" fue el mensaje más repetido.

"Se va a hacer muy cuesta arriba"

Los representantes de las fallas de Especial fueron recibidos por la noche por el concejal de Cultura Festiva, Carlos Galiana, quien les explicó que la situación es irrevocable y que el Consistorio publicará este miércoles un bando para revocar todos los permisos y obligar a desalojar las calles de todos los elementos propios de las fallas (monumenos, churrerías, carpas...) en los próximos días. 

Balcón del Ayuntamiento durante una mascletà. Foto: AYTO VALÈNCIA

El presidente de la Asociación de Fallas de Especial, Rafael Mengó, afirmó que el aplazamiento de las fiestas "se va a hacer muy cuesta arriba". En una entrevista en À Punt recogida por Europa Press, Mengó apuntó que van a expresarse de manera "comedida" a la espera de que la Generalitat concrete las ayudas que anunció el president Ximo Puig durante su comparecencia.

Mengó señaló que hay muchos monumentos que ya están en la calle y se preguntó "qué se hace con las fallas" y otras cuestiones relacionadas con la fiesta, como los puestos de comida ya instalados por las calles y la hostelería. "El problema que se avecina es impresionante", aseveró. A cinco días de la plantà, Mengó destacó que todo estaba "preparado y previsto". "Mañana (el miércoles) había comisiones que empezaban a montar sus carpas, y las fallas de especial obviamente ya tienen su eje central plantado en las plazas", explicó.

Preguntado sobre cómo deberían ser las ayudas, Mengó enumeró cuestiones que se verán afectadas por el aplazamiento: "El almacenamiento de la falla, con el prejuicio económico que supone; las churrerías; los sponsors; la subvención que todavía no ha llegado...".

Segundo paquete de medidas por el coronavirus

Por su parte, el ministro de Sanidad, Salvador Illa, compareció este martes junto a la portavoz del Ejecutivo, María Jesús Montero, para anunciar un segundo paquete de medidas contra la expansión del coronavirus. Y es que las cifras de infectados siguen incrementándose. Según los últimos datos actualizados hasta las 13 horas –1622 casos positivos, 35 fallecidos y 101 personas en la UCI–, la mayoría de casos concentrados en Madrid, País Vasco y La Rioja, zonas que se encuentran desde este lunes en una fase de contención reforzada. 

Los ministros María Jesús Montero y Salvador Illa, este martes. Foto: EP/EDUARDO PARRA

En el caso de la Comunitat Valenciana, Ana Barceló anunciaba este martes por la mañana 15 nuevos casos de coronavirus, 12 de ellos en una residencia de la tercera edad de Torrent, elevándose los casos de afectados a 65 en tierras valencianas. 

Entre las nuevas medidas presentadas este martes, también se encontraba la modificación vía decreto ley para permitir el suministro centralizado de productos, más allá de los sanitarios, y que puedan ser necesarios para combatir el coronavirus. Por otro lado, se adoptó mediante otro real decreto ley que las personas con aislamiento preventivo tengan incapacidad temporal en un baja similar a la de enfermedad profesional y no a la de contingencia común, con el fin de que no afecta a sus nóminas. 

También se suspendieron todos los viajes del Imserso por un periodo de un mes, lo que supondrá un grave perjuicio cifrado en 27 millones de euros para el sector turístico sobre todo de Benidorm.

Además, se ordenó celebrar a puerta cerrada todos los eventos deportivos, competiciones nacionales profesionales y no profesionales y que incluyen las dos próximas jornadas de Liga de fútbol y de baloncesto. En las zonas con más incidencia del virus también se suspenden todas las actividades colectivas en centros cerrados de más de 1.000 personas y en los de menos de 1.000 se reducirán a un tercio del aforo. 

Noticias relacionadas

next