X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

monitorización neurofisiológica intraoperatoria

El Hospital Rey Don Jaime emplea técnicas capaces de detectar complicaciones durante las cirugías

17/05/2019 - 

CASTELLÓ. La unidad de neurofisiología del Hospital Vithas Nisa Rey Don Jaime de Castellón colabora en la cirugía de determinadas intervenciones a través de la monitorización neurofisiológica intraoperatoria: una tecnología capaz de detectar posibles complicaciones durante la cirugía, permitiendo reducir el riesgo de lesiones neurológicas, según ha informado el centro hospitalario en un comunicado.

Recientemente, la doctora Susana Casaña, neurofisióloga de la unidad, monitorizó en tiempo real, en intervención de un tumor cerebral realizada por el neurocirujano Jesús Merino, las diversas funciones neurológicas (cerebral, medular y periférica) del paciente para evitar lesiones irreversibles, como la pérdida de fuerza muscular (déficit motor) o alteraciones en el lenguaje.

Tal como explica Castaña, “la monitorización neurofisiológica intraoperatoria asiste al equipo quirúrgico en la toma de decisiones, permitiendo disminuir la incidencia de daño neurológico permanente postoperatorio. Implica sin duda un apoyo al cirujano pues al monitorizar la función nerviosa durante la cirugía, se evitan posibles lesiones neurológicas, por lo tanto, se disminuye la morbilidad y mejora el manejo quirúrgico”. 

La MNI está indicada en todas aquellas intervenciones donde pueda haber afectación neurológica: la neurocirugía –como resecciones de tumores de cerebro, de base del cráneo o de columna vertebral–, la cirugía cardiaca, vascular, ortopédica, traumatológica y otorrinolaringológica entre otros.

¿En qué consiste la técnica?

Esta técnica consiste en la presencia en el quirófano, durante una intervención quirúrgica compleja, de un neurofisiólogo. Este profesional será el encargado de detectar principios de lesión neurológica antes de que sean irreversibles, para que se puedan corregir.  “Mientras el cirujano realiza su trabajo, yo monitorizo mediante electrodos, la parte del sistema nervioso susceptible de ser dañada, lo que me permite comprobar la correcta función y sus posibles daños in situ”, agrega la neurofisiologa.

La Dra. Casaña subraya que, “con la monitorización neurofisiológica intraoperatoria se consigue una cirugía más avanzada y segura; realmente conseguimos evitar muchas complicaciones neurológicas, que podrían ir desde déficit de motores importantes a parálisis faciales”.

Beneficios 

La monitorización minimiza las complicaciones neurológicas durante y posteriores a la cirugía, permitiendo cirugías más agresivas y mejorando las estrategias quirúrgicas, lo que permite una recuperación más rápida, y un menor número de reintervenciones así como de rehabilitaciones. 

Según la doctora Casaña, “la técnica de la monitorización neurofisiológica intraoperatoria (MNI) consigue evitar secuelas en un amplio abanico de intervenciones quirúrgicas que presentan riesgo de daño neurológico, como las cirugías de raquis que se monitorizan semanalmente y evitan daños en los niveles nerviosos que se intervienen”.

Noticias relacionadas

next