X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

SEIS AÑOS DE TRANSICIÓN RETRATADOS POR MAR SAEZ

'Gabriel', la historia de un joven trans, ahora narrada en un fotolibro

19/03/2019 - 

ALICANTE. "Mi liberación ha sido verme como el hombre que soy". Un deseo antes contenido y ahora conseguido que se desprende de las palabras del protagonista de Gabriel, el libro creado por la fotógrafa murciana Mar Saez. El proyecto artístico muestra la evolución de "un joven trans que realiza un tránsito de mujer a hombre a lo largo de seis años, desde diciembre de 2012 hasta 2018", detalla la autora. Sin embargo, enfatiza que el fotolibro no muestra "solamente la parte de transición física, sino también la psicológica porque existe una observación de sus sentimientos a través de sus diarios, de su expresión en redes sociales" y de entrevistas que la propia artista ha grabado en vídeo.

Aunque el proyecto original contaba con dos protagonistas, Vera y Gabriel, Saez decidió separar las historias en dos fotolibros distintos debido a que "la vida de estos dos jóvenes con respecto al factor de la transexualidad era completamente diferente", explica. "Vera ya había completado la transición cuando la conocí y el tema de la transexualidad estaba totalmente integrado en su relación. Sin embargo, Gabriel estaba atravesando el momento inicial, en el que empezó a dar el paso, a vestir de forma masculina y acababa de contárselo a su familia", relata la fotógrafa.

"Es por ello que decidí llevar a cabo un acompañamiento de Gabriel en ese momento vital para él", comenta Saez, "por lo que separé los proyectos". Por un lado, la autora publicó en 2016 el fotolibro titulado Vera y Victoria, que narra de manera fotográfica la historia de una chica trans y su pareja, mientras que el proyecto Gabriel lo trató por separado, contando los distintos momentos que cada uno estaba atravesando, ambas obras publicadas con la editorial francesa André Frerè Éditions.

Ligadas a estas diferencias entre las historias, Saez también introduce distinciones entre los aspectos más técnicos, por ejemplo, "las fotografías del primer libro se encuentran en blanco y negro mientras que las del segundo se muestran en color", testifica. Por su parte, la obra Gabriel cuenta con "dos portadas: una externa y otra interna", apareciendo en una de ellas el retrato de un paisaje y, en la otra, ese mismo lugar con la figura del protagonista incluida, en la que se cuela "una pequeña entrada de luz en la cámara que produjo las veladuras, las cuales parecen relatar ese momento de transición y de cambio", detalla Saez. "Es como una luz que te da paso y alguien te revela", argumenta.

Una obra, la de Gabriel, que ya conocen Orihuela, Murcia, Madrid, Terrassa y Bilbao y que está teniendo "una acogida muy buena, con mucho interés y muchas preguntas", garantiza la artista. El próximo lugar en sumarse a la lista será Alicante, que recibirá la presentación del proyecto el jueves 28 de marzo a las 19:00h en la librería Pyncho&Co.

El proyecto se vertebra a través de tres partes: el fotolibro, la producción audiovisual y la exposición, aunque esta última únicamente "se presenta en ciertos lugares", puntualiza la autora. Por lo que respecta al libro no solamente se muestra el seguimiento fotográfico que ha llevado a cabo Saez, sino que también se incluye producción propia de Gabriel, quien le "ha facilitado fotografías de archivo de su infancia y selfies" tomados por el protagonista, así como "extractos de frases de sus diarios o frases que se recogen en las entrevistas en video, las cuales se pueden consultar en Vimeo", aclara la fotógrafa.

En resumen, la obra manifiesta "la evolución psicológica del protagonista contada a través de su propia voz", un cambio del cual Saez asegura haber sido testigo. Sin embargo, se trata de un pasado del que Gabriel no se encuentra totalmente desligado, ya que el libro plasma la frase en la que admite que no puede "decir que no queda nada de Isabel", su anterior identidad.

A través de las fotografías, Saez ha acompañado al protagonista de la historia a lo largo de estos seis años de transición, siendo ambos desconocidos al principio, ya que confiesa que fue Vera quien los presentó, después de comentarle a la autora "que tenía un amigo llamado Gabriel que quería participar en el proyecto fotográfico" que, en sus orígenes, estaban llevando a cabo juntas. Una iniciativa artística y personal que los ha unido a los tres y por la cual Saez revela que "ahora son buenos amigos míos".

next