Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

La dirección del PPCV matiza su postura de pactos con Ciudadanos tras la caída de Alonso

26/02/2020 - 

VALÈNCIA. El terremoto que generó este domingo el cambio del cabeza de lista del PP a las elecciones vascas a mes y medio de los comicios ya ha tenido sus primeras secuelas en la Comunitat Valenciana. La dirección del PPCV que lidera Isabel Bonig ya no es tan taxativa como era hasta hace apenas dos días al rechazar la alianza de Ciudadanos de cara a futuras citas electorales en la autonomía, como lo fue en su día Alfonso Alonso en el País Vasco. 

La secretaria general del Partido Popular en la Comunitat, Eva Ortiz, aseguró este martes en rueda de prensa tras la Junta de Síndics que la decisión tomada por la dirección nacional en el País Vasco fue apoyada por la propia Bonig e, incluso, defendió que la presidenta regional fue "la primera que salió a defender la unidad centro-derecha". "A partir de ahí, es la dirección nacional la que tiene la potestad para iniciar las conversaciones tanto en la Comunidad Valenciana como en el resto de territorios -para futuros pactos en otros territorios- y nosotros no nos cerramos a nada", manifestó la también portavoz adjunta. 

Unas declaraciones que, sin embargo, contrastan profundamente con la postura adoptada por la dirección popular y su entorno más próximo en los últimos días. Bonig fue tajante al aseverar en una entrevista este mismo domingo en Abc que no era partidaria del pacto con Ciudadanos en Valencia. "No soy partidiaria ni es el momento oportuno porque no hay elecciones", justificó. "Lo que sí podemos hacer es una estrategia común porque nuestro adversario es el Botánico; avanzaríamos más por ahí que por el si nos integramos o no nos integramos. Ciudadanos tuvo un buen resultado aquí, pero ahora está desdibujado", zanjaba la líder del PPCV.

Días antes, aunque de forma menos rotunda, la propia Ortiz mostró sus dudas en una entrevista concedida a Castellón Plaza a la oportunidad de expandir esta alianza PP-Cs a autonomías como la valenciana: "Por lo que a mí la idea de España Suma me gusta, sumar me gusta, pero es cierto que la Comunidad Valenciana, Andalucía o Extremadura tienen otra situación", explicó entonces.

Una posición que, huelga recordar, choca con el planteamiento de otros dirigentes populares como el alcalde de Alicante, Luis Barcala, o el presidente de la Diputación de Alicante, Carlos Mazón. Este último, de hecho, se posicionó a favor de "unir sensibilidades" para atraer votantes con la idea de reforzar un proyecto más allá de unas siglas concretas. Respecto al acuerdo sellado entre Casado y Arrimadas explicó que él era "un clarísimo partidario". "Ese momento antes o después llegará porque se está pidiendo", sostuvo. 

Con todo este mar de fondo, el posicionamiento defendido por la dirección regional fue matizado y significativamente moderado este martes. No en vano, la tensión generada a nivel interno por el golpe de mano de Pablo Casado -a quien no le tembló el pulso para descabalgar al exministro y candidato a lehendakari, Alfonso Alonso, a un mes de la cita en las urnas y situar a Carlos Iturgáiz como relevo- fue interpretado como un "aviso a navegantes" -si bien también surgieron voces que advirtieron de los riesgos que conlleva la estrategia llevada a cabo por el presidente del partido-. 

Alonso, como también Bonig, había cuestionado el acuerdo de Génova con el partido naranja para las elecciones del País Vasco, lo que exhibió la escasa condescendencia que habría con las voces discordantes. Aún con todo, Ortiz aseguró que no existe "ningún temor" respecto a posibles repercusiones con dirigentes como Bonig, dado que durante "cinco años" la formación que dirige se ha dedicado a "defender los intereses de los valencianos".

Cs rechaza una estrategia conjunta contra el Botànic II

Por su parte, la portavoz adjunta de Ciudadanos, Ruth Merino, sostuvo que no es partidaria de que ambos partidos realicen una estrategia conjunta de oposición al Botànic II más allá de que se puedan dar coincidencias puntuales en determinadas iniciativas. A la sazón, las comisiones de investigación planteadas por ejemplo para indagar en las subvenciones al valenciano concedidas al hermano del president de la Generalitat, Ximo Puig

Noticias relacionadas

next