X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

informe 'El trabajo en plataformas digitales en la Comunitat Valenciana'

Las plataformas digitales emplean ya a 60.000 valencianos, aunque en precario

4/12/2019 - 

VALÈNCIA. (EFE).- Entre 40.000 y 60.000 trabajadores de la Comunitat Valenciana tienen su principal fuente de ingresos en las plataformas digitales, la mayoría profesionales cualificados, en condiciones laborales precarias, lo que plantea nuevos retos legales que han de consensuar los agentes sociales y las Administraciones.

Así se desprende del informe 'El trabajo en plataformas digitales en la Comunitat Valenciana' elaborado por la Cátedra de Economía Colaborativa y Transformación Digital de la Universitat de València (UV), en colaboración con el Servicio de Empleo y Formación Labora de la Generalitat, según el cual esas plataformas pueden ser una oportunidad "si se garantizan los derechos de los trabajadores".

El informe ha sido presentado este miércoles por el secretario autonómico de Empleo, Enric Nomdedéu, y el profesor de Derecho del Trabajo de la UV Adrián Todolí, quien rechaza la propuesta de creación de la figura del trabajador autónomo económicamente dependiente (Trade) digital, al considerar que crearía competencia desleal, mayor precariedad e inseguridad jurídica.

El estudio establece el perfil de los trabajadores de las plataformas digitales, cuya media de edad es de 34 años (diez menos que en los trabajos tradicionales), la mayoría hombres, y con una gran brecha salarial ya que las mujeres cobran un 38 % menos que los hombres por los mismos trabajos.

El 33 % de los trabajadores, añade, tiene más formación de la requerida y la mayoría corresponde a profesionales liberales cualificados, como arquitectos, abogados, creativos, traductores, informáticos y administrativos, seguidos de empleados del transporte o la limpieza, entre otros sectores.

Todolí advierte de que las plataformas digitales, las nuevas tecnologías, "no crean nuevos sectores productivos ni ocupaciones" sino que se limitan a "transformar la forma de ofrecer los servicios en el mercado y de organizar el trabajo", y "muchas veces a peor". En este sentido, ha puesto como ejemplo el caso de los trabajadores de Uber, que según un estudio en 2017 cobraban un 50 % menos que en 2013, en sus ocupaciones anteriores.

Trampa de la flexibilidad laboral


Además, cerca del 90 % de los trabajadores de estas plataformas querría trabajar más para aumentar sus salarios, que en la mayoría de casos se encuentran por debajo del salario mínimo interprofesional. Alerta, asimismo, de la "trampa de la flexibilidad laboral", ya que estos trabajos conllevan una mayor dedicación al ser necesario estar disponibles "siempre", y el 94 % de los trabajadores ha visto rechazados sus servicios en alguna ocasión, lo que conlleva el impago.

Todolí advierte también del peligro que implica la "reputación digital" ya que las malas valoraciones de los clientes pueden generar problemas de "autoestima", con los consecuentes efectos psicológicos negativos en los trabajadores afectados.

El informe concluye que las plataformas digitales pueden suponer una oportunidad laboral "si se garantizan los derechos" de los trabajadores y también de conseguir la "conciliación real" de la vida laboral y familiar, que según Todolí es uno de los principales retos del siglo XXI.

Recomienda la aplicación en este sector de la normativa laboral actual, y si se propone una nueva regulación que sea "consensuada" entre los agentes sociales y las administraciones públicas, así como que la Organización Internacional de Trabajo (OIT) sea una agencia reguladora del sector a nivel mundial.

Según fuentes de la Dirección General de Trabajo, en el primer semestre de este año se tramitaron 3.000 infracciones en este ámbito por falsos autónomos solo en la Comunitat Valenciana.

Nomdedéu, por su parte, ha defendido la necesidad de que la Administración pública sea "proactiva" y "eficaz" ante los retos que las nuevas tecnologías plantean en el mercado laboral, y ha informado de que la Generalitat tiene ya preparada la puesta en marcha del Observatorio del Trabajo Decente. 

Noticias relacionadas

next