X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

presupuestos 2020

Nuevo pulso del Botànic: Oltra exige más gasto y Puig quiere un presupuesto cero

29/10/2019 - 

VALÈNCIA. El Consell surgido del Botànic II conformado por PSPV, Compromís y Unides Podem tiene ante sí un nuevo examen: el acuerdo para sacar adelanto los Presupuestos de 2020. Unas cuentas que, en las últimas semanas, han corrido peligro al favorecerse, desde distintos sectores del Gobierno valenciano, la prórroga de las mismas.

Finalmente, el propio presidente de la Generalitat, Ximo Puig, hizo pública días atrás su intención de que los presupuestos salieran adelante este jueves, fecha límite para la presentación del anteproyecto de ley. Atrás quedaban las dudas expresadas por el conseller de Hacienda, Vicent Soler, hacia una prórroga que desde Compromís no veían con malos ojos.

No obstante, ahora queda por delante cuadrar las cuentas y asumir que éstas no podrán tener un carácter expansivo como ocurrió con las del presente ejercicio, cuando presentaron un crecimiento del 9,9%. Unos presupuestos que, en la recta final, han sido sometidos a recortes de 360 millones de euros –aún no concretados por consellerias– en forma de retenciones de crédito por la insuficiente capacidad de ejecución del Gobierno valenciano.

En este sentido, el debate entre los dos partidos con mayor representación en el Ejecutivo, PSPV y Compromís, va dirigido a qué tipo de cuentas impulsar este jueves. Dirigentes socialistas como el vicesecretario general y síndic en Les Corts, Manolo Mata, o el propio Soler, apuntan a unos presupuestos de crecimiento cero.

El conseller de Hacienda, Vicent Soler, junto a Oltra y a Puig. Foto: EVA MÁÑEZ

Una posición ante la coalición que lidera Mónica Oltra muestra contrariedad, al considerar que, dado el aumento de dos consellerias y los incrementos propios del Capítulo I (personal), ya invitan al menos a un crecimiento mínimo de las cuentas. Sobre esto, fuentes del entorno de la vicepresidenta subrayan que Puig ha manifestado en los últimos días que la idea es elaborar unos presupuestos de "recuperación, consolidación y extensión de derechos", algo para la cual consideran "necesario" que exista al menos "un leve incremento" respecto al ejercicio 2019 para "poder llevar a cabo las políticas del Botànic en la clave que apunta el president".

Un argumento que sí está explotando la coalición, y así lo señalan, en estos argumentos es la tendencia de crecimiento presupuestaria en buena parte de las Comunidades Autónomas (CCAA), a excepción de Baleares, donde se apunta a un descenso mínimo en las cuentas de 50 millones de euros. Así, otras regiones en las que gobiernan los socialistas, han presentado proyectos de ley con un fuerte ascenso en las cuentas como es el caso de Castilla-La Mancha, con un incremento del 6,3%.

Un caso que se repite en otras CCAA donde gobierna el PSOE con acuerdos con otras fuerzas políticas. En una situación similar se encuentra Aragón, con una subida del 5,2% del techo de gasto no financiero; Navarra, con un incremento del 5,3%; o Canarias, con un anteproyecto que conlleva un ascenso del 2,7% respecto al pasado ejercicio, mientras otras en poder de los socialistas como Extremadura, han anunciado un crecimiento que todavía no han concretado.

Foto: KIKE TABERNER

Pero no solo los gobiernos autonómicos en manos del PSOE siguen esta línea. Andalucía, con PP y Ciudadanos en el Ejecutivo, ha fijado un incremento del 5,4%; una senda en la que también se encuentra Galicia, con los populares al frente y una subida del 3%, de la misma manera que el PNV en Euskadi ha presentado un anteproyecto con un ascenso del 2,9%.

Unas cifras que, para el principal socio de Puig en el Botànic, resultan indicativas a la hora de diseñar unas cuentas que, en cierta medida, presenten un crecimiento, aunque sea modesto, y no evidencien un estancamiento que, contando con los anteriores condicionantes, obliguen a recortes en las diferentes consellerias.

La coyuntura, en contra

Por si la tarea de tener que cuadrar un presupuesto negociado entre más socios y con más departamentos que dotar no fuera suficiente, la obligación de tener que hacer en un escenario de ralentización de la economía supone la cuadratura del círculo. Con todo, el Consell podría utilizar esta situación a su favor para justificar políticamente un presupuesto sin incremento o con un incremento mínimo en el gasto no financiero respecto al de 2019.

Las previsiones de la Conselleria de Economia Sostenible en el informe económico que acompañaba a las cuentas de este mismo año ya pecó de optimismo, ya que apuntaban a un avance del PIB regional del 2,3% en 2019 y del 2,1% en 2020. En base a ella, Hacienda estimó que la recaudación por impuestos directos crecería este año un 11,6% hasta 4,38 millones de euros; la de indirectos un 8,6% y las tasas un 75%.

Sin embargo, las últimas estimaciones sobre el cierre del ejercicio sitúan la previsión de crecimiento en el 2%, tanto BBVA Research como el consenso de Funcas. Pero para 2020 las estimaciones son sustancialmente peores, ya que este mismo servicio de estudios apunta a una caída de seis décimas en la previsión de crecimiento hasta el 1,4% del PIB regional.

Noticias relacionadas

next