X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

El proyecto tiene previsto finalizar en 14 meses

Arrancan las labores de impermeabilización del colegio Regina Violant en Almassora

6/08/2019 - 

CASTELLÓ. El colegio Regina Violant ha entrado ya en la fase de impermeabilización de las cubiertas, elemento previo a las labores de albañilería, finalización de estructura e instalaciones. Así lo han comprobado este martes la alcaldesa de Almassora, Merche Galí, y la concejala de Educación, Raquel Barberá, junto a los responsables de la obra y los técnicos municipales.

Tal como ha indicado esta parte, la obra avanza según el cronograma previsto y en los próximos días tendrá lugar la primera certificación para que la Conselleria de Educación liquide la parte correspondiente a los trabajos ya ejecutados. En este sentido, la primera edil ha recorrido todas las zonas transitables para conocer ‘in situ’ la distribución de los departamentos, aulas y espacios comunes por los que transitará la comunidad educativa en menos de 14 meses.

En la actualidad tiene lugar la impermeabilización de las cubiertas para evitar filtraciones de agua una vez terminado el edificio, así como el aislante térmico y acústico del suelo de la planta baja. Alrededor de 20 operarios se distribuyen entre las diferentes partes del recinto de obras para avanzar los trabajos siguiendo el calendario consensuado con los técnicos municipales.

La mercantil Añil Servicios, Ingeniería y Obras tiene un plazo de 15 meses desde que comenzó a trabajar para finalizar la construcción del recinto. Tal como han comprobado Galí y Barberá, grandes ventanales en las aulas y los accesos por escaleras y amplios pasillos servirán para dar luz natural a una estructura de grandes dimensiones que alojará a cerca de 600 estudiantes.

No en vano, el centro proyectado en el solar que antaño ocupó el campo de fútbol La Garrofera contará con tres líneas educativas formadas por nueve unidades de Infantil, 18 de Primaria y un comedor escolar sobre una superficie construida de 7.127 metros cuadrados. Todo ello está recogido en el diseño elaborado por los técnicos municipales de Almassora que hoy han visitado el recinto.

Junto a ellos, la concejala de Educación se ha interesado también por la próxima intervención en el pabellón deportivo a fin de que pueda ser utilizado por los clubes locales a la mayor brevedad. La empresa sigue la tramitación oportuna para actuar en el recinto tan pronto como cuente con todas las autorizaciones pertinentes.

Noticias relacionadas

next