Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

tras un año "extraordinariamente difícil" el sector está "preocupado" por la entrada de fondos

AVA-Asaja retomará tras la covid las protestas ante las pérdidas del campo: 570 millones en 2020

14/01/2021 - 

CASTELLÓ. La Asociación Valenciana de Agricultores retomará las protestas con que inició 2020, junto a otras muchas entidades y con la tractorada de València como máxima expresión, en cuanto cese el impacto de la pandemia sanitaria. Este es el anuncio que lanzó este miércoles su presidente, Cristóbal Aguado, en la rueda de prensa en que hizo balance de un año "extraordinariamente difícil". No en vano, el campo valenciano sufrió, en 2020, pérdidas por valor de 570 millones de euros, asegura. 

Las pérdidas (165 millones por falta de rentabilidad; 200 por incidencias climatológicas; 150 millones por las restricciones fitosanitarias, con la lucha contra el cotonet de Sudáfrica entre ellas; 30 millones por daños de la fauna; y otros 25 por robos, detalla Aguado) las sufrieron prácticamente todos los subsectores agrarios valencianos. 

Entre la ganadería, muy afectada por el cierre de la hostelería, solo el porcino cerró un buen año, gracias a la afección de la peste africana en China. En cuanto a la agricultura, tan solo aguacate, kiwi, algarroba y cereales cerraron el año de forma "digna"; mientras el arroz e incluso los cítricos, que comenzaron el año con un alza espectacular de precios, han tenido un balance "regular" debido a que la campaña en curso no ha respondido como se esperaba por diferentes factores. Lo peor ha sido para una docena de cultivos, entre ellos la aceituna, el caqui, la almendra y especialmente la fruta de hueso, que vivió un verano "de auténtico desastre". 

La ley de la cadena alimentaria, insuficiente

Por eso, en cuanto la vacuna haga efecto, "o los gobiernos se ponen las pilas o volveremos a salir a la calle", advierte Aguado. El objetivo es el mismo que antes, exigir "precios dignos". No en vano, aunque las protestas de 2020 sirvieron para reformar la ley de la cadena alimentaria a final de año y justo antes de la pandemia se aprobaron una serie de medidas para tratar de frenar el fraude en el campo, esto ha sido "insuficiente" y se siguen "cerrando tratos por debajo del precio de coste". 

En esta situación, agricultores y ganaderos buscan vías alternativas para mejorar su rentabilidad, por ejemplo con nuevos cultivos como el kiwi o el aguacate. Pero, a pesar de que estos exigen "inversiones importantes", después se ven perjudicados por otras cuestiones, como la oleada de robos que han sufrido los segundos. 

En este contexto, Aguado exige a la Administración que actúe. Por ejemplo, a nivel autonómico haciéndose oír en Madrid y dotando a la Conselleria "con el presupuesto que la agricultura valenciana necesita". Asimismo, también solicita a la Conselleria que modifique la ley de estructuras agrarias que permita dejar atrás "el minifundio valenciano". A Madrid el presidente de AVA-Asaja exige, entre otros aspectos, "un fondo estatal" que facilite la incorporación de jóvenes al campo al estilo del italiano; y que se haga respetar en Bruselas para que el campo valenciano deje de ser "el farolillo rojo de la Unión Europea". 

Reciprocidad para lo de fuera

Las demandas al Gobierno comunitario son múltiples pero se pueden resumir en la ansiada "reciprocidad" respecto de los productos que llegan de países terceros: "No se puede romper la política medioambiental y de respeto a la naturaleza no exigiendo lo mismo a los países que envían a Europa", indica. 

No en vano, las plagas han pasado de ser una amenaza a convertirse en un problema fehaciente para el campo. La plasmación en 2020 ha estado en el cotonet de Sudáfrica, para el que Bruselas ha prohibido los tratamientos que lo frenan. Pero también "la Xylella, que sigue expandiéndose... y si viene el Greening posiblemente la citricultura valenciana pasaría a la historia", censura.

"Preocupados" por la llegada de fondos de inversión

Precisamente, en lo que se refiere a los cítricos, y tras cerrar una primera parte de la campaña 20/21 "con muchos altibajos", Aguado ha reconocido que en AVA-Asaja están "preocupados" por la llegada de fondos de inversión al sector, un hecho que se ha acelerado en los últimos años y que este mismo martes registró su última novedad

El presidente de la Asociación Valenciana de Agricultores considera lógico que las empresas del sector realicen procesos de concentración para ganar cuota frente a los gigantes europeos de la distribución. Pero ve con recelo que lleguen "fondos de todo el mundo a comprar empresas valencianas del sector citrícola". En su opinión, estos grupos inversores solo "tienen una máxima: sacar la máxima rentabilidad posible para ellos y los demás les importamos un pito". Y esto, asegura, "puede tener consecuencias imprevisibles a corto plazo".

Noticias relacionadas

next