Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

EL AYUNTAMIENTO NO GIRA EL RECIBO DE ABRIL A LOS CONTRIBUYENTES CON EL PAGO FRACCIONADO

Castelló paraliza el cobro del IBI y del impuesto de vehículos a la espera de su nuevo calendario fiscal

21/04/2020 - 

CASTELLÓ. El Ayuntamiento de Castelló paraliza el cobro del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) y del tributo de vehículos de tracción mecánica, a la espera de diseñar el nuevo calendario fiscal, que la alcaldesa, Amparo Marco, dará a conocer durante esta semana. La suspensión afecta a aquellos contribuyentes que, teniendo domiciliados los recibos, se acogen a la modalidad de pago fraccionado en ocho mensualidades, que va desde marzo hasta octubre.

Ante la eventualidad del estado de alarma, decretado por el Gobierno el 14 de marzo, la Oficina de Recaudación no llegó a tiempo con vistas a desactivar la orden del primer cargo, considerando que siempre se gira el 15 de cada mes. De esta manera, se hizo efectivo el día 16, lunes. En consecuencia, cada ciudadano abonó las cantidades proporcionales a la segmentación y conforme a las características de su vivienda y automóvil.

Sin embargo, en abril ambas tasas municipales no se han debitado en el periodo estipulado, esto es, el pasado miércoles. El motivo de la interrupción obedece a ese cambio en la hoja de ruta impositiva con el propósito de mitigar los efectos de la crisis por el coronavirus en las economías domésticas de los castellonenses.

A la hora de hacer frente a los principales impuestos municipales, el Ayuntamiento de Castelló propone distintas fórmulas, que se adaptan a las circunstancias personales de cada ciudadano. Desde el pago en un solo recibo hasta la partición. Esta segunda opción recoge, a su vez, tres variantes, dependiendo de la extensión en el tiempo.

Flexibilidad y otros impuestos

Mientras la fracción en ocho plazos ofrece mayor flexibilidad y conlleva una carga mensual inferior, la división en cuatro y dos cuotas presenta la ventaja de la duración. Así, en un caso las contribuciones se pasan al cobro en marzo, junio, septiembre y noviembre; y en el otro, en julio y noviembre.

Cabe advertir que por la revisión catastral, el consistorio recaudará este año dos millones de euros menos en concepto de IBI. Esa disminución de ingresos obligó en enero a efectuar reajustes en el borrador del presupuesto de 2020, que ahora se verá nuevamente condicionado por el Covid-19.

Respecto a otros gravámenes, su recaudación se realiza a partir del segundo semestre del año (desde el 16 de septiembre al 20 de noviembre). En concreto, la tasa de basura, Impuesto sobre Actividades Económicas (IAE) y ocupación de vía pública. Como en los casos anteriores, también se contemplan diversas alternativas, aunque no tan esparcidas durante el año. 

Noticias relacionadas

next