X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

los Secretarios e Interventores aseguran que no existen precedentes de confluencias de tres

Castelló sentará jurisprudencia con la resolución sobre el futuro de la edil Garrido en el grupo mixto

28/10/2019 - 

CASTELLÓ. El Ayuntamiento de Castelló sentará jurisprudencia con la resolución sobre el futuro de la concejala María Jesús Garrido a raíz de la desaparición de Castellón en Moviment (CSeM), formación a la que representó en la candidatura de la confluencia con Podem y EUPV para concurrir en los comicios del 26M.

El Colegio de Secretarios, Interventores y Tesoreros de la Administración Local (Cosital) asegura que "no existen precedentes sobre un caso similar en España", en alusión a una convergencia de tres grupos políticos distintos. Desde las primeras elecciones municipales celebradas el 3 de abril de 1979, cuando se procedió a renovar las organizadas vinculadas con el régimen franquista, las rupturas en las corporaciones siempre han afectado a alianzas de dos partidos. En la mayoría de los casos, por distensiones entre sus componentes (por ejemplo, Izquierda Unida y Los Verdes). En otros, por la disolución de alguna de las dos agrupaciones, como UPyD. Los ediles implicados pasaban entonces a los no adscritos (comúnmente conocido como grupo mixto), según lo establecido en el Régimen Orgánico de Plenos y Comisiones.

También han sido múltiples las situaciones de tránsfugas, bien por ser expulsados de su formación a consecuencia de algún escándalo público o bien por cambiar de partido en una misma legislatura, como ha sucedido en La Vilavella con Abelardo Zaragoza (PP).

Sin embargo, según Cosital, la evanescencia de CSeM, dejando la confluencia de tres para transformarla en una de dos (Podem-EUPV), ha abierto un nuevo escenario, del que nadie es capaz de arrojar luz ante la ausencia de antecedentes y la ambigüedad de la ley.

En los textos referidos a las entidades locales y en normativas superiores no se recogen supuestos de uniones de más de dos agrupaciones, de manera que la decisión final sobre Garrido dependerá de la interpretación de los servicios jurídicos del Ayuntamiento en el momento en que la agrupación de electores informe a la alcaldesa de su desaparición a través de una notificación oficial por registro.

Pendientes de CSeM

Fuentes de Castelló en Moviment reiteran que esa comunicación se producirá más pronto que tarde, pero evitan hablar de plazos concretos ante las dificultades para dar de baja a la agrupación y al partido en la delegación de Hacienda. Aunque la plataforma en aquel tiempo de Podemos en Castelló nació como un colectivo asambleario, la obtención de representación en el Ayuntamiento y la Diputación Provincial le obligó a inscribirse como fuerza política. Es decir, tener un CIF propio, una firma digital y todas las herramientas que implica constituirse en partido.

La tramitación, que resultó relativamente sencilla en 2015, ahora se dilata en el tiempo por esa doble figura legal, que se ha convertido en un inconveniente. No obstante, el propósito de CSeM estriba en culminar cuanto antes el proceso para, así, presentar el correspondiente documento de baja en el consistorio.

A partir de ese instante, los servicios jurídicos municipales deberán tomar cartas en el asunto. Fernando Garrido, portavoz de Podem-EUPV, no se verá afectado por el escrito, ya que se inscribió en la confluencia bajo las siglas de la formación morada. La alianza permitió alcanzar dos concejales en el Ayuntamiento de la capital de la Plana.

Noticias relacionadas

next