Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

CRÓNICA DE CONCIERTO

El Barón vuela por última vez por Castelló

1/02/2020 - 

CASTELLÓ. Castelló vivió la noche del 31 de enero un concierto muy especial para su parroquia rockera. El concierto de la gira de despedida de los históricos Barón Rojo. Una última oportunidad para ver a los barones en la ciudad, algo que despertó un interés masivo agotando las entradas. El día 30 de diciembre la banda cerrará una carrera de 40 años en Madrid, pero hasta ese momento recorren España despidiéndose de su público fiel. También pisarán tierras americanas, porque su legado trasciende a nuestro país. La Sala Opal estaba prácticamente llena cuando llegamos, en el escenario estaban los castellonenses Dry River. Grupo que sonaba de maravilla; por desgracia llegamos cuando estaban terminado su recital con el tema 'Traspasa mi piel', con todo el público coreando. ¡Qué bien suenan estos chicos! No es solo que jugaran en casa, sino que la canción es todo un himno ya. Entre Dry River y Barón Rojo pasaron unos exasperantes treinta minutos.

Los madrileños saltaron a las tablas con mucha energía, los hermanos De Castro, instituciones vivas del rock español, estaban en Castelló para repasar toda su extensa y exitosa discografía en apenas unas horas. Con lo cual no había tiempo que perder. Armando no paraba de saltar en todo momento, se le veía feliz, como en una segunda juventud, a su lado, su hermano, y cofundador del combo, Carlos, el cual estaba sentado en una banqueta y parecía algo cansado. Junto a las leyendas también estaban el bajista, Jose Luís Morán, una auténtica fiera y el batería, Rafa Díaz.

La expectación se palpaba en el ambiente, éste no era un concierto más, de una gira más, ésta podía ser la última vez que el Barón sobrevolase la ciudad. Y había que estar ahí. Esta podía ser la última vez que se les podría ver. Comenzaron con temas de su segunda etapa, la que comienza con la fractura que saca del grupo a Sherpa, su vocalista y bajista, y Hermes Calabria, su batería. De este tramo de la noche podemos destacar, 'Tu infierno', 'Desafío' o la poderosa, 'Breakthoven', donde el público enloqueció.

La banda estaba imparable, Armando brincaba, bailaba, hacía solos infinitos, demostrando una maestría insuperable con el mástil. Aquello era una fiesta. Los clásicos seguían cayendo como la lluvia fina en otoño, con temas como 'El malo', 'Las flores del mal' y 'Hermanos del rock & roll'. El sonido no era todo lo bueno que habíamos percibido en Dry River, y cuando hablaban al público, apenas se les escuchaba, lo mismo sucedía con algunas canciones. Una lástima que el sonido no estuviera al nivel de las canciones que sonaron.

'Con las botas puestas', fue uno de los temas más coreados de la noche, Barón Rojo sabe guardarse en la manga sus mejores armas y sacarlas en el momento justo. Esa canción presagiaba que llegaba un quinteto de grandes canciones. La artillería del combo siempre ha sido muy buena, y la desplegaron casi toda antes del bis. 'Cuerdas de acero', 'Concierto para ellos', 'Resistiré', 'Hijos de Caín' y 'Los rockeros van al infierno', donde la banda se presentó uno a uno. Antes de marcharse, Armando nos dio las gracias por estar allí, porque ese iba a ser quizás el último concierto de Barón en Castellón…”. Siempre cuesta despedirse de lo que más se ama, en este caso la música. A los Barón Rojo se les veía contento, felices. La banda regresó con un bis lleno de energía. Demostrando que se van porque quieren, porque su estado de forma es excepcional, y las canciones siguen siendo demoledoras en directo. ¡Larga vida al Barón!

 

Noticias relacionadas

next