Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

retraso en la financiación

El Consell aplaza al 2020 las obras de los nuevos colegios Santa Quitèria y Embajador Beltrán en Almassora

13/11/2019 - 

CASTELLÓ. La Conselleria de Educación aplazará al próximo 2020 las obras de construcción del nuevo colegio público Santa Quitèria y la reposición del CEIP Embajador Enrique Beltrán, en Almassora. Si el nuevo calendario se cumple, los trabajos concluirán en ambos casos durante el año 2021. De esta manera, la Administración autonómica dilata la financiación de ambas infraestructuras educativas, cuyas memorias técnicas cifran en 4.153.914 y 6.364.056 euros, respectivamente.

En el caso del colegio Santa Quitèria, el montante total de la ejecución de las obras que estaba consignado para este ejercicio se fraccionará en 2.496.870 euros en 2020 y 1.651.911 euros en 2021. Los restantes 5.133 euros corresponden al estudio geotécnico que ya se realizó el año pasado.

El nuevo colegio Santa Quitèria se emplazará en el solar de 5.041 metros cuadrados situado entre las calles Derechos Humanos y Morella, donde hoy solo hay visible una zona verde y cimentaciones ya demolidas de una anterior construcción. El futuro centro tendrá capacidad para 225 alumnos distribuidos en 3 unidades de Infantil y 6 de Primaria. El comedor podrá atender a diario a 180 escolares. Los alumnos del colegio Santa Quitèria llevan en barracones desde su creación en el año 2010. La Generalitat creó un aula mixta para niños de 3 y 4 años en la legislatura pasada que se eliminó en el curso 2016/2017, cuando el centro recuperó las líneas independientes que mantendrá tras las obras.

En el caso del colegio Embajador Enrique Beltrán, el Consell aplaza 2.801.275 euros al presupuesto de 2020 y 3.296.349 euros a 2021. Los restantes 5.690 euros corresponden también al estudio geotécnico materializado el año pasado.

En este caso, el Consell demolerá las actuales instalaciones y construirá las nuevas sobre el mismo solar de 5.700 metros cuadrados. El derribo afectará a los edificios de Infantil y Primaria, al porche metálico, a las soleras, a la valla, a las dos viviendas que antiguamente ocupaban algunos maestros y a las construcciones emplazadas en el patio posterior de esos dos inmuebles.

Para 450 estudiantes

El nuevo centro educativo tendrá capacidad para 450 alumnos distribuidos en 6 unidades de Infantil y 12 de Primaria. El comedor podrá albergar a 360 comensales repartidos en dos turnos. El consistorio ya modificó el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) en el año 2008 para que la mitad de la calle Santo Tomás, lindante con el centro, pase a formar parte de él.

La portavoz municipal del PP, María Tormo, ha asegurado que el reajuste presupuestario es la prueba de que las cuentas locales de este año son un “suflé” y ha lamentado que en estos diez meses “solo se haya avanzado en los concursos de ideas de los dos colegios ya que había presupuestado mucho más dinero y los papás y mamás esperaban que este año estuviese ya realizada la redacción de los proyectos”.

En la misma línea se ha expresado el portavoz municipal de Ciudadanos, Javier Mollá, para quien los padres “no entenderían más retrasos”, por lo que solo cabe “empujar para que la construcción de los colegios llegue lo antes posible”.  

Por su parte, el primer teniente de alcalde y portavoz municipal del PSPV, Santiago Agustí, ha asegurado que la resolución de los concursos de ideas de ambos centros dará paso a la redacción de los respectivos proyectos constructivos. “El año 2020 será el de la adjudicación de los dos proyectos, lo que será una muy buena noticia”, ha defendido para restar importancia al reajuste de un año en las anualidades presupuestarias por parte de la Generalitat. “Ya hemos reformado el Errando Vilar y se está trabajando ya en el estudio estructural del IES Álvaro Falomir”, ha añadido.

Al respecto, el consistorio de Almassora adjudicó el pasado mes de septiembre a la consultora Comaypa, por 28.396 euros, la evaluación arquitectónica del estado de conservación del edificio para determinar si debe mantenerse en pie o la remodelación y ampliación del centro debe ejecutarse sobre unos nuevos cimientos.

Noticias relacionadas

next