Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

educación

El Embajador Beltrán ya cuenta con concurso de ideas pero Almassora aún tiene obras pendientes en 6 colegios

3/05/2019 - 

CASTELLÓ. La activación del concurso de ideas que definirá la demolición del colegio público Embajador Enrique Beltrán y la posterior reposición del centro educativo en el mismo solar elevará a 10,2 millones de euros la inversión de la Generalitat en materia de infraestructuras para el próximo año 2020 en Almassora.

Sin embargo, el mapa educativo público de la localidad todavía arrastra graves carencias. El IES Álvaro Falomir sufre problemas de masificación al ser también el centro de referencia del colegio Regina Violant. El consistorio municipal también ha reclamado diversas obras de mejora en el IES Vila Roja, en la escuela infantil Sant Josep y en los colegios Hermanos Ochando, Cardenal Cisneros y Errando Vilar.

El consistorio, que tiene delegadas las competencias autonómicas en el marco del Pla Edificant, prevé resolver el concurso de ideas a lo largo de este verano para redactar el proyecto de reposición del colegio Embajador Enrique Beltrán durante el último trimestre del año. El mismo escenario contempla para la elaboración del proyecto y la posterior ejecución de las obras del nuevo colegio Santa Quitèria. En el primer caso, los trabajos están presupuestados en 6.103.315 euros y en el segundo, en 4.153.914 euros, según fuentes de la Conselleria de Educación.

La Administración autonómica pretende derribar las actuales instalaciones del colegio Embajador Enrique Beltrán, formadas por el edificio de Infantil y Primaria, el porche metálico, las soleras, la valla, las dos viviendas que antiguamente ocupaban maestros y las construcciones emplazadas en el patio posterior de esos dos inmuebles. Posteriormente se alzará el nuevo complejo educativo en el solar de 5.700 metros cuadrados. El consistorio ya modificó el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) en el año 2008 para que la mitad de la calle Santo Tomás lindante con el centro pase a formar parte de él.

El nuevo colegio tendrá capacidad para 450 alumnos distribuidos en 6 unidades de Infantil y 12 de Primaria. El comedor podrá albergar a 360 comensales repartidos en dos turnos.

Por su parte, como ya informó Castellón Plaza, la Administración autonómica activó a finales de marzo el concurso de ideas para definir el nuevo colegio Santa Quitèria. En este caso, según fuentes del departamento autonómico que dirige Vicent Marzà, las obras serán de menor importe ya que no se contempla ningún derribo. En el solar de 5.041 metros cuadrados situado entre las calles Derechos Humanos y Morella solo hay visible una zona verde y cimentaciones ya demolidas de una anterior construcción.

El futuro centro público tendrá capacidad para 225 alumnos distribuidos en 3 unidades de Infantil y 6 de Primaria. El comedor podrá atender a diario a 180 escolares. Los alumnos del colegio Santa Quitèria llevan en barracones desde su creación en el año 2010. La Generalitat creó un aula mixta para niños de 3 y 4 años en la legislatura pasada que se eliminó en el curso 2016/2017, cuando el centro recuperó las líneas independientes que mantendrá tras las obras.

Por último, fuentes del Consell han señalado también que, casi con total seguridad, este mes comenzarán las obras del colegio público Regina Violant tras la reciente adjudicación del contrato a la empresa Añil Servicios, Ingeniería y Obras.

Noticias relacionadas

next