X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 28 de enero y se habla de MERCADONA porcelanosa CASTELLÓ Autoconsumo porcelanosa grupo

firma invitada / OPINIÓN

El valor de la autocrítica

"Quien no sabe de dónde viene no puede saber a dónde va" (Javier Cercas )

1/07/2019 - 

 Cuando los resultados electorales son de la naturaleza de los que ha habido en estas últimas elecciones, es evidente que merecían ser objeto de una profunda reflexión y de la adopción de responsabilidades por parte de quienes están al frente de la gestión del partido.

Después de 32 años de militancia en el Partido Popular observo atónito cómo aquellas cosas que se exigían a otros, ahora no se contemplan en absoluto y se lleva a la normalidad lo que ha sido un varapalo en toda regla, que nos ha llevado a resultados similares a los que obtuvo mi partido en 1987, cuando yo entré a formar parte del mismo.

Esa es una tozuda realidad por más que algunos la quieran vestir de otra manera. Y a partir de ella se debería haber producido una más profunda reflexión, cuestión que veo que no va a ser posible.

No voy a poner otro ejemplo que no sea el mío. Con 10 concejales de 21, después de la primera mayoría absoluta en mi ciudad, la Vall d'Uixó, di un paso al lado y propicié la entrada de una nueva candidata con la cual volvimos a obtener la mayoría absoluta, cuatro años después. 

Hoy, con números infinitamente menores, en cualquier ámbito,  hay compañeros que se aferran a su posición sin ningún espíritu autocrítico y perseveran en una actitud que dañó al partido de forma considerable el 26M y que lo puede lastrar para el futuro.

Quienes clamaban por los cambios en la gente ganadora de elecciones, hoy se oponen a ellos a pesar de los pésimos resultados obtenidos.

Todo ello, unido al mal funcionamiento de las estructuras territoriales -que se diseñaron para la máxima participación y la atención permanente a nuestros pueblos y sus juntas locales- provoca la desilusión de muchos afiliados y también la marcha de otros hacia partidos diferentes al Partido Popular.

Es tiempo de reflexionar en profundidad y de acometer los cambios adecuados en las personas y en el funcionamiento de las estructuras orgánicas del partido, y de actualización del relato político en consonancia con lo que desde la nueva dirección del Partido Popular se ha venido produciendo a nivel nacional.

Es importante que los afiliados de a pie hagamos nuestro propio razonamiento, más allá de directrices interesadas y asumamos, con responsabilidad, que la tarea de levantar de nuevo a nuestro partido no es un trabajo que nadie tenga que hacer por nosotros, y que conviene pensar en el partido y no en los intereses personales de nadie.

Es hora de sumar esfuerzos desde la convicción de que es posible reconvertir nuestro partido en esa formación donde cabe todo el centro derecha de cada uno de nuestros territorios y donde puedan caber las personas que quieran trabajar. Es hora de acabar con las exclusiones, con excusas , de gente que sabe mucho de estas cosas y conformar nuevos equipos capaces y con mentalidad ganadora.

El Partido Popular merece que su militancia se dedique a estas cuestiones en serio y que no caiga en la desilusión o el abandono. 

Es mi opinión personal y mi consejo. Quizá sea ya uno de los últimos. Pero como ya dije en alguna ocasión , tal vez de esto no sepa mucho. O sí.

El autor es hoy militante del PP y fue senador, alcalde, diputado y portavoz provincial.


Noticias relacionadas

next