Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

Facsa investiga un tratamiento para reutilizar el agua depurada y reducir el consumo de energía  

28/10/2019 - 

CASTELLÓ. Facsa, en colaboración con la Entidad Regional de Saneamiento y Depuración de Aguas Residuales (ESAMUR) ha puesto en marcha el proyecto LIFE AMIA. Un novedoso proyecto que persigue dar respuesta a problemas ambientales vinculados a la baja tasa actual de reutilización de las aguas residuales por parte de las estaciones depuradoras de aguas residuales (EDAR) en Europa, además de reducir el consumo energético del tratamiento.

Para ello la iniciativa, que forma parte del programa europeo LIFE, prevé combinar un sistema compacto aerobio-anaerobio con un tratamiento con microalgas y la aplicación de técnicas de oxidación avanzada. Mecanismos que mejorarán la calidad final del agua depurada y facilitarán, por un lado, su reutilización en agricultura y, por otra, el uso de los lodos y microalgas resultantes del proceso como fertilizantes.

La planta demostrativa se instalará en la EDAR de Alhama, en Murcia y, durante la investigación, cada día se tratarán 12 metros cúbicos de agua residual. El proyecto LIFE AMIA (ref. LIFE18/ENV/ES/000170), que tiene una duración de 40 meses y cuenta con un presupuesto de casi dos millones de euros, forma parte del programa europeo LIFE. Un instrumento financiero de la Unión Europea dedicado a la cofinanciación de proyectos a favor del medio ambiente.

Este proyecto cuenta con la colaboración del Centro de Edafología y Biología Aplicada del Segura, IPROMA, la británica Arvia Technology y la consultora de Chipre Atlantis Consulting Cyprus.

A pesar de que cada año se tratan en Europa más de 40.000 millones de metros cúbicos de aguas residuales, únicamente se reutiliza un 2%. Además, el estrés hídrico afecta en la actualidad a 130 millones de habitantes de la UE (un 30%), la mayor parte ubicados en el Sur del continente y, según las previsiones, en el año 2050 la demanda de agua crecerá un 55% en comparación con los niveles de 2015. Ello implicará una mayor necesidad de recursos hídricos -tanto para usos agrícolas como urbanos-, así como un incremento de la capacidad de tratamiento.

En ese sentido, LIFE AMIA tiene como objetivo facilitar la regeneración de estas aguas con calidad suficiente como para que puedan emplearse de nuevo y, al mismo tiempo, reducir el consumo energético de las EDAR, minimizando para minimizar las emisiones de efecto invernadero.


Noticias relacionadas

next