X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

ENtrevista con el cabeza de lista de compromís en castelló

Garcia: "La alcaldesa no ha trabajado para evitar que diéramos la imagen de dos gobiernos"

5/05/2019 - 

CASTELLÓ. El vicealcalde de Castelló y candidato de Compromís a la alcaldía, Ignasi Garcia, afronta el reto electoral del 26-M con la convicción de que su formación sacará músculo en las municipales. Minimiza el impacto que puede tener en las urnas el denominado caso de los sobres, que esta semana ha dado un giro incómodo para Compromís a las puertas de la campaña electoral. Crítico con el papel de la alcaldesa Amparo Marco y consciente de que las relaciones con sus socios del PSPV deben mejorar de cara a una posible reedición del gobierno de progreso, propone abordar la gestión de las diferencias en un futuro Pacte del Grau. En conversación con Castellón Plaza, Garcia habla del papel de la oposición, de Castelló en Moviment y también de su predecesor Enric Nomdedéu.

- ¿Cuáles son sus expectativas electorales para las municipales después de los resultados del 28-A?
- Son expectativas de crecimiento porque, aunque no hemos sacado los resultados que queríamos, es evidente que la gente de Castelló vota Compromís. Hay miles de personas que cuando se les ha preguntado cómo paramos a Vox no han optado por nosotros, pero cuando se les ha preguntado quién quieren que gobierne en la Generalitat, han elegido a Compromís. De hecho, en Castelló ciudad, Compromís ha obtenido los mejores resultados tanto en número como en porcentaje de votos, hemos crecido desde las últimas elecciones y en todo nuestro histórico. Nuestra percepción es que si nuestros votantes están concienciados, podemos sacar muy buen resultado y conseguir ese quinto concejal, e incluso llegar a seis.

- ¿Cree que el caso de los sobres les afectará electoralmente teniendo en cuenta que Ali Brancal es candidata municipal?
- Es un factor más que podrá afectar. Pero habrá gente que tendrá muy claro que esto, hoy por hoy, es una denuncia del PP y ahora lo que se verá es si tiene recorrido o no. Evidentemente el PP está intentando comparar su acusación con sentencias como la de la Gürtel, donde se demostraba que había 22.000 euros pagados por empresas con dinero negro robado a todos y todas para un acto de campaña, y eso no se sostiene por ninguna parte. Evidentemente hay gente a la que le puede afectar, pero yo creo que ahora mismo... poca cosa.

- ¿Qué concejalías quiere ocupar Compromís si vuelve al gobierno municipal?
- A Compromís le gustaría ocupar todas las concejalías con mayoría absoluta. Eso es lo que nos gustaría.

- Pero mayorías absolutas no habrá…
- No habrá, y por tanto, supongo que haremos como la última vez. A los regidores les preguntamos en que se veían más capacitados, qué temas controlaban… también es verdad que pecábamos de inexperiencia. Creo que Compromís ha demostrado su saber hacer en todas las concejalías que tiene. Ya en su día queríamos llevar Bienestar Social porque entendíamos que teníamos mucho que aportar. Además, es imprescindible una reestructuración de las concejalías: el edil de Modernización y Transparencia ha de llevar Servicios Públicos. Y me gusta el tema de recursos humanos. Sé que es un área muy complicada, pero me gustan las dificultades y los retos y, sobre todo, creo que es donde radica el principal potencial de convertir el Ayuntamiento en una fuerza transformadora. La tercera parte del presupuesto se va a recursos humanos, por tanto es el principal valor que tenemos. También dependerá de los perfiles de la gente que haya en las demás organizaciones políticas, de si Podemos decide entrar a gobernar o si decide quedarse fuera como hasta ahora y de si el PSPV gobierna con Ciudadanos.

- ¿Cree que el PSPV querría pactar con Ciudadanos?
- Estoy convencido, porque durante tres años que he estado en el gobierno lo he estado escuchando. Es posible. Cuando se lo preguntan a ellos, dejan claro que no descartan esa opción… es evidente. La pregunta más que con quién se pacta es qué políticas se quieren hacer. Nosotros teníamos muy claro que en el nuevo urbanismo el Plan Especial de la Marjaleria no podía continuar, y la única enmienda de Ciudadanos es que se mantenga. Entiendo que ideológicamente hay gente, como Rafa Simó, que lo tiene muy difícil pactar con ellos, pero lo que harán cuando se lo pregunten es lo que diga el partido, y el partido no lo descarta. Creo que hay gente que está más interesada en el poder que en las políticas.

- ¿Qué novedades incluiría Compromís en un nuevo Pacte del Grau?
- Una sería la gestión de las relaciones. No nos hemos relacionado de la mejor manera posible. Veníamos del cero absoluto, de una administración que no estaba por la gente. Hemos trabajado muchísimo, pero si cada concejalía tira para un lado, se generarán tensiones innecesarias. Y eso es lo que Compromís aportará al Pacte del Grau, esa visión conjunta, ese saber cuáles son las cosas excelentes que hemos hecho en cada concejalía que acaben construyendo la marca del Acord del Grau y llegando a acuerdos para evitar esas tensiones.

- ¿Como deberían gestionarse las fricciones?
- Con voluntad, lealtad y generosidad. Que son tres valores que Compromís tiene.

- ¿Y que sus socios de gobierno tienen?
- Tendrán que tenerlos

- ¿No los han tenido hasta ahora?
- Es muy mejorable. Se han tenido en ciertos temas, pero en otros han sido muy mejorables. Ha podido más, y es comprensible, el trabajo del día a día que el parar y decir "es mejor hacer menos y bien, que llegar a tanto y que acabe generando flecos".

- ¿Qué ha aportado Compromís al Pacte del Grau? ¿Cuál ha sido el hecho diferencial en este gobierno?
- Lo que hemos aportado es lo que la gente espera de los políticos: diálogo y, sobre todo, mucho sentido común. Ese sentido común del que todos los partidos intentan apropiarse, es Compromís el que lo tiene y el que cohesiona el gobierno. Y otra cosa importante: la valentía, hacer las políticas de otra manera. Venir aquí para que no cambiara nada no tenía ningún sentido y muchas veces nos hemos tirado a la piscina porque era la mejor manera de que determinados proyectos salieran adelante y acabáramos siendo realmente transformadores.

- ¿Ha hecho falta valentía para llevar adelante temas controvertidos como la retirada de la Cruz de los Caídos o el topónimo?
- Sí, pero no solo en estos asuntos. Por otra parte, nos faltó valentía para tratar el problema de la vivienda porque quisimos hacer un discurso que nos ha pasado factura: aquella horrenda frase de la alcaldesa que no tenía nada que ver con la realidad [en referencia a Amparo Marco, quien aseguró que el círculo de los desahucios se había cerrado], en lugar de ese liderazgo que habríamos necesitado en ciertos temas para conseguir fluidez y estabilidad. La oficina de la vivienda no ha conseguido estabilidad hasta hace dos años... ha faltado valentía en ciertas cosas.

- ¿Cómo describiría el papel de la alcaldesa en este mandato?
- Creo que Amparo Marco ha hecho el papel de Amparo Marco.

- ¿Y eso qué significa?
- Que ha hecho de Amparo Marco.

- ¿Comparte esa visión de CSeM de la alcaldía figurante?
No, no creo que sea una alcaldesa figurante. Eso no lo comparto. Pero creo que para liderar ciertos equipos, siendo tan diferentes, quizá no haya tenido el mejor perfil.

- ¿Qué ha echado de menos?
- He echado de menos más complicidad, más diálogo. No es que no haya habido, pero lo he echado de menos. He echado de menos cierta institucionalidad que en Compromís siempre hemos mantenido. Siempre hemos sabido cuál era nuestro lugar, pero a veces he echado en falta ese protocolo que al final nos hace sentir parte del gobierno. La imagen que hemos dado en algunos momentos de dos gobiernos paralelos era fácil de contrarrestar si se hubiera trabajado en ello, y eso es lo que he echado en falta. Creo que la alcaldesa no ha trabajado para nada en evitar que diéramos la imagen de dos gobiernos.

- ¿Cómo definiría el papel que ha desempeñado Castelló en Moviment (CSeM) en esta legislatura? A veces han sido aliados y otras, rivales…
- Yo creo que CSeM simplemente se equivocó en 2015 cuando decidió no solo no gobernar, sino darle al PSPV todo el poder de la junta de gobierno, que es el principal órgano de decisión de la ciudad. CSeM ha tenido el papel que él mismo se autoimpuso, y no era un buen papel porque no ha sido transformador, no ha sido un papel valiente, que haya podido ser decisivo en la gestión, aunque sí a la hora de tomar decisiones políticas. Yo me entiendo muy bien con CSeM y creo que han hecho un trabajo muy bueno, pero podrían haberlo hecho cien veces mejor.

- ¿Y el de la oposición?
- La oposición se ha dedicado a crispar, y ha sido la peor estrategia para la ciudad de Castelló. Seguramente haya sido la mejor para ellos, aunque tampoco lo tengo claro. Begoña Carrasco se ha dedicado única y exclusivamente a difamar y calumniar, cuando no a decir falsedades. No ha sido una derecha que se haya opuesto a nosotros por temas de ideología o de modelo de ciudad, o de modelo económico... ha sido una derecha cultural. Los conflictos han surgido por temas como el belén navideño o la lengua, desde un punto de vista totalmente atávico, irracional, que no tiene nada que ver con el respeto a la diversidad. Entraron en el tema de las fiestas y en el de la religión desde un punto de vista totalmente dogmático. El paso siguiente es quemar herejes. Estaban diciéndonos cómo debíamos vivir nuestra religiosidad, y eso es dogmatismo. Han entrado en una dinámica que, para patio de colegio y bandas de películas americanas quizá sí, pero para construir una ciudad, no. Y no ha habido ninguna aportación en positivo. Han hecho todo esto para tapar sus vergüenzas porque la realidad es que el PP era fachada. Hablaban de turismo y no había nada hecho, ni tan siquiera baños dignos en las playas. Han hablado del Plan General y solo había un documento redactado cuando llegamos al gobierno… con esa realidad, optaron por crispar en temas que los políticos han de tratar con mucho respeto. Ha sido una oposición irrespetuosa.

- En 2015 ni siquiera formaba parte de la corporación, ¿podía imaginarse que acabaría la legislatura como vicealcalde?
- No.

- ¿Está cómodo con el papel que le ha tocado?
- Sí, y creo que estaré más cómodo con el papel de alcalde.

- En 2015 el cabeza de lista municipal era Enric Nomdedéu y en 2019 es usted, ¿qué diferencia hay entre el candidato de entonces y el de ahora?
- Muchas cosas. Somos de otra generación y también de otra tradición política. Enric Nomdedéu tiene una experiencia institucional que yo no tengo, y tiene una capacidad de discurso que también querría para mí. Él tiene sus fuertes y yo tengo los míos. Tiene más carácter, y eso a veces impide estar dispuesto a llegar a ciertos acuerdos que creo que sí que hemos demostrado los que hemos estado. Al fin y al cabo, estuvimos en la negociación del Acord del Grau y en iniciativas políticas en las que hemos sido capaces de llegar a acuerdos y construir sinergias en la izquierda. ¿Qué quiero decir con esto? Durante estos cuatro años ha pasado una cosa maravillosa, y es que apenas hemos tenido discusiones sobre quién es más de izquierdas… y creo que esta es una de las cosas que yo aporto. Igual que Enric, por el hecho de haber estado gestionando con el PP durante cuatro años lo situaba en… y también que venía de un partido que en aquellos momentos tuvo dudas ideológicas [sic], nadie duda de que el líder de Compromís de ahora es una persona de izquierdas y progresista. Y esto en Castelló ha pesado lo suyo, pero ahora todo el mundo sabe que Compromís es un partido de izquierdas.

- Dudas ideológicas...
- Hubo un momento en el que el Bloc estuvo gobernando con el PP para demostrar que gestionaba. Es una cosa que creo que nos ha pasado factura. Hubo un momento en el que el Bloc tenía dos corrientes. Nadie duda ahora de que el Bloc que está dentro de Compromís es un partido de izquierdas, y nadie duda de que la gente que hemos llegado a Compromís somos gente progresista, que queremos transformar la sociedad, acabar con la corrupción del PP y garantizar los derechos de las personas.

- ¿Cómo afrontan desde Compromís la previsible irrupción de Vox en el Ayuntamiento?
- Con tranquilidad y firmeza, sobre todo porque es difícil que lleguen a decir más barbaridades y tener una actitud más maleducada que la que hemos tenido que vivir de Ciudadanos y del PP. Es verdad que hay un problema: que pongan encima de la mesa debates superados y que nos pongamos nerviosos, pero al final se trata de volver a hablar de obviedades. Los políticos tenemos que volver a hablar de lo que significa la democracia, los derechos sociales, el trabajo. Yo creo que si explicamos lo básico, la gente entenderá porqué no se puede aceptar a partidos reaccionarios que lo que buscan es segregarnos por la ideología.

- Si alguien quiere un gobierno de progreso en el Ayuntamiento de Castelló, ¿por qué votar a Compromís y no al PSPV?
- Porque nosotros somos la garantía de que habrá un gobierno de progreso. Ya hemos dejado claro que entendemos que las otras fuerzas progresistas son las que nos hacen crecer y por eso queremos liderarlo y contar con ellos. Además, si no hubiera estado Compromís hay cosas que habrían sido de otra manera y no sé si los votantes progresistas estarían muy contentos. Una cosa es estar detrás de una pancarta y otra es hacerlo realidad, y nosotros lo hacemos realidad.

- ¿Qué medidas son prioritarias para Compromís la próxima legislatura si se reedita el Pacte del Grau?
- Hay que continuar con el Plan General y empezar su gestión, y por otro lado, garantizar los derechos: la educación, la sanidad y el bienestar social. Es importante que haya una oficina que se dedique continuamente al Pla Edificant para arreglar las escuelas de Castelló, y dar estabilidad a todo el esfuerzo que hemos hecho en bienestar social con la contratación de trabajadores sociales. Otro aspecto primordial y que hemos dejado de lado son las instalaciones sanitarias. No le hemos dedicado el tiempo y el cariño que toca. También es prioritario que las frecuencias de transporte público sean de 20 minutos y que se adecuen ciertos horarios para que, por ejemplo, el Tram llegue al Grau cuando llegue el último tren de València. Y después, está el tema de la transparencia: estamos en la élite de la transparencia, pero han sido los primeros pasos y hace falta que la gente tenga información detallada, que cualquier persona sepa todo lo que hace el Ayuntamiento. El medio ambiente y la gestión de residuos también son prioritarios. Le hemos de dar la vuelta a nuestra relación con el medio ambiente y con el campo. Otro reto es la vivienda: comenzamos una concejalía desde cero, pero será muy difícil desarrollar nada si la derecha continúa bloqueando las leyes autonómicas. Y en cuanto a ocupación, la apuesta que estamos haciendo realidad es la de la FP. No ha sido hasta que han llegado Vicent Marzà y Enric Nomdedéu que por fin tenemos una FP de Química en Castelló, cuando hace cincuenta años que tenemos un polígono industrial.

- ¿Qué medida importante diría que se ha quedado en el tintero en esta legislatura?
- La relación del Ayuntamiento con el mundo agrario de Castelló y, por otra parte, las bolsas de trabajo. Es muy difícil explicar a la ciudadanía que en Castelló tengamos un 12 por ciento de paro y que el Ayuntamiento, con 1.500 trabajadores, no tenga bolsa de ordenanzas o de auxiliares administrativos en vigor, que necesitemos gente, que tengamos los recursos consignados y, en cambio, no podamos contratar a nadie porque la bolsa no está activa. Creo que esa modernización de las bolsas de trabajo que era necesaria no se ha hecho.

Noticias relacionadas

next