Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

Hoy es 24 de octubre y se habla de

el director general de la industria cogeneradora, perplejo ante el silencio gubernamental

Javier Rodríguez (Acogen): "Será muy difícil que la cerámica remonte sin las alas de la cogeneración"

7/06/2020 - 

CASTELLÓ. "Reactivar la industria pasa por la energía". Así de categórico se manifiesta Javier Rodríguez en el último post como director general de Acogen, la asociación que agrupa a la industria española de la cogeneración, un sistema productivo que aplican las fábricas calorintensivas como es el caso del sector cerámico y que basa su existencia en el reaprovechamiento energético, la reducción de emisiones y en el ahorro de costes, entre sus principales bazas.

Rodríguez no duda en remarcar que, en este momento de crisis, la receta para la reactivación industrial en España es simple y conocida: competitividad, descarbonización y eficiencia, "y pasa por regular de manera eficiente, ágil y en continúa interlocución con las empresas". Y aquí está el problema. Es un sector que difícilmente sobrevive debido a una regulación desfasada, con una parálisis regulatoria de los últimos años que solo encuentra silencios por parte de la Administración. Mientras otros países han apostado por este sistema, en España aún tiene pendiente desde el 2018 fijar la retribución regulada necesaria para dar seguridad jurídica al sistema o resolver la continuidad de aquellas plantas que están en su ciclo final de vida, como así sucede en el azulejo, "un sector que difícilmente podrá remontar sin las alas de la cogeneración".

Y la situación -tal como señala el director general de Acogen- se va a tornar más complicada al próximo 1 de julio, cuando más de 600 industrias españolas que emplean la cogeneración para fabricar el 20% del PIB industrial del país, queden en una absoluta e impropia inseguridad sobre la retribución regulada de la electricidad que generan -11% del país- en un momento especialmente sensible. Y afecta al azulejo, pero también a amplios sectores de la alimentación, papel, refino, azulejo, química o el automóvil.

-El sector de la cogeneración va a entrar en la segunda mitad del año sin que se actualicen, por parte del Gobierno, la retribuciones. ¿de qué manera está afectando al ámbito de la cogeneración?
Los cogeneradores estamos perplejos y muy afectados, ya que desde nuestras industrias contamos con que el Gobierno haría su parte para no añadir mayores perjuicios a la ya compleja y límite situación actual de nuestras empresas. Si el Gobierno no actúa en este mes, desde el 1 de julio la incertidumbre sobre la operación y seguridad jurídica será impredecible para más de 600 industrias que producen el 20% del PIB industrial - alimentarias, químicas, papeleras, azulejeras, etcétera-. Producimos el 11% de la generación de electricidad nacional y la retribución de la misma no puede quedar en un limbo impropio de un país industrial. El que el Gobierno no actualice nuestra retribución y no sepamos con qué retribuciones contar, puede marcar la diferencia entre producir o no, entre hacerlo con números verdes o correr el riesgo de que sea en rojos, algo que solo aflorará cuando el Ejecutivo nos comunique su decisión -quién sabe si con meses o años de retraso- y publique los valores de nuestra retribución a pasado, retroactivamente. Las industrias no están para sobresaltos. Es necesario que el Ministerio para la Transición Ecológica y del Reto Demográfico (MITERD) cumpla con la confianza legítima de las empresas industriales cogeneradoras que somos imprescindibles para la recuperación del país.

Los cogeneradores estamos ojipláticos con el MITERD, el regulador, que una vez tras otra incumple sus obligaciones básicas de promulgar cada seis meses nuestra retribución, lo que supone un enorme riesgo económico con amplia replicabilidad en los momentos tan difíciles que vivimos las industrias y especialmente algunos sectores calorintensivos, como es el caso de la industria azulejera de Castellón.

"la cogeneración reduce entre un 20-35% las emisiones de co2 y ahorra 13 millones de barriles de petróleo y 8 millones de toneladas de co2 cada año. Estas ventajas no han pasado inadvertidas en alemania e italia, que cuentan con un crecimiento espectacular".

-¿Por qué cree que en materia de cogeneración España is different al resto de países comunitarios, que disponen de una regulación más favorable?
España no cuenta con políticas energéticas que potencien sus industrias, siquiera con una estrategia para la energía y descarbonización adecuadas a nuestras industrias. Se han excluido las necesidades de competitividad energética de la industria del debate energético y climático, que se ha reducido al simplismo al solo querer apuntar a la electrificación y la generación eléctrica eólica o solar. Hay que conocer las necesidades energéticas de las industrias, sus particularidades como industrias electrointensivas o calorintensivas, cómo compiten y priorizar la industria en la acción del Gobierno, con un compromiso de Estado con la industria. La cogeneración es la mejor tecnología disponible para las industrias que requiere calor en sus procesos, aporta eficiencia energética, competitividad y descarbonización. La cogeneración reduce entre un 20%-35% las emisiones COen la generación eléctrica a gas, ahorra 13 millones barriles petróleo y 8 millones de Tn CO2 cada año. Y la cogeneración puede desempeñar un enorme papel en la descarbonización industrial, manteniendo e impulsando al mismo tiempo la competitividad. Las ventajas de la cogeneración no ha pasado inadvertidas para otros países como Alemania o Italia en los que se está produciendo un desarrollo y crecimiento espectacular. Aquí, por el contrario, el Gobierno nos quiere llevar a cerrar una de cada 3 plantas en 10 años, es un gravísimo error país.

La cogeneración 100% renovable es ya hoy posible pero con gas renovable -biogás, hidrógeno, gas sintético- que en España no estamos impulsando pese a las enormes potencialidades del sector gasista para la descarbonización y para promover más industria, tal y como hacen los países más industrializados. Las tecnologías de equipos de cogeneración -turbinas, motores, células de combustible …- están preparadas ya para emplear mezclas de combustibles gas 100% renovables, incluyendo H2, y vía red gasista/local. Nuestra tecnologías son idóneas para adaptarse en tiempo real a diferentes condiciones de suministro y producción. La descarbonización industrial será larga y compleja y también deberá preservar la competitividad de la industria, algo para lo que la cogeneración es una herramienta perfecta. España is different porque en materia energética los sucesivos gobiernos solo se acuerdan de las industrias cuando cierran y porque los cogeneradores llevamos años reclamando soluciones que no llegan.

-¿Qué va a pasar con las plantas que culminan ahora su vigencia? ¿Será posible una nueva moratoria?
Es difícil de entender, y más aún de explicar, que en seis meses más de 50 industrias y 450 MW finalicen su vida útil sin que la Administración se haya preocupado de promulgar un marco normativo que permita mantenerlas en marcha. La Administración sabe lo imprescindibles que son esas  cogeneraciones para fabricar cientos de productos y mantener miles de empleos, pero no encontramos explicación a que se cumplan dos años desde la última prórroga a estas plantas sin que el Ministerio haya anunciado o promulgado un transitorio o un nuevo marco.

"esperamos que el gobierno tome medidas antes de que las cogeneraciones empiecen a parar y perdamos todo lo que este sector pueda aportar a nuestro bienestar".

En apenas dos años el problema afectará a unas 200 industrias. Desde Acogen hemos propuesto repetidamente soluciones transitorias sencillas y eficaces y también nuevos marcos estructurales para posibilitar la inversión en nuevas tecnologías de cogeneración con mayor eficiencia y descarbonización, es una oportunidad país que deberíamos aprovechar. Esperamos que el Gobierno tome medidas antes de que las cogeneraciones empiecen a parar y las industrias y el país perdamos las evidentes contribuciones que la cogeneración realiza a nuestro bienestar.

-Desde su posición al frente de Acogen, ¿cómo ve la situación en la industria cerámica? ¿cuál cree que va a ser el daño a este sector si no hay cambios en los próximos meses? ¿Qué es lo mejor y lo peor que puede pasar a este sector tan fundamental para la economía de nuestro país?

El sector cerámico está pasando por graves dificultades derivadas de la caída internacional de la demanda motivada por la crisis de la covid-19. La cogeneración es un aliado imprescindible y esencial para el sector azulejero, en el que los costes energéticos son determinantes para poder producir, competir y exportar. Confío en que los mercados cerámicos se vayan recuperando, pero paralelamente la competitividad energética de la industria cerámica puede actuar como revulsivo para remontar la situación o como pesado lastre que haga retroceder en gran medida al sector.

Lo mejor que le puede pasar al sector cerámico es contar con un gas y una cogeneración que aporten competitividad a sus productos, lo peor que le puede ocurrir en términos energéticos es que no puedan contar con sus cogeneraciones como lo hacen sus competidores italianos o americanos.

Confiemos en que con la acción de todas las administraciones, empresas y asociaciones agilicen las soluciones que necesitamos con urgencia  y se sienten las bases para la mayor recuperación posible y crecimiento de la cerámica, que tan importante es para la Comunitat Valenciana y para España. En la cerámica la cogeneración encuentra su aplicación más eficiente, más competitiva, más climática; será muy difícil que la cerámica remonte sin las alas de sus cogeneraciones.

Noticias relacionadas

next