Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

EL PRESIDENTE COPA LA MITAD DEL TIEMPO DEL DEBATE SOBRE LA PROVINCIA CON LLAMADAS AL CONSENSO

José Martí 'anestesia' a la oposición con un tratado filosófico para "ir de la mano" por un bien común

28/10/2020 - 

CASTELLÓ. Sin sorpresas. Así se puede resumir el primer Debate sobre el Estado de la Provincia con el PSPV y Compromís al frente de la Diputación de Castellón después de 24 años de gobierno del PP. El pleno de este martes, que se prolongó más allá de las dos horas, se ciñó al guión esperado, con un bipartito repasando sus logros en un curso especialmente complejo y anómalo por la covid-19 y una oposición afeando la falta de "valentía" para defender los intereses municipales frente a administraciones superiores, como la Generalitat Valenciana. Las intervenciones de unos y otros no cogieron a nadie desprevenido. Hubo que esperar al turno de réplicas para constatar que, a pesar del ruido de la principal fuerza de la derecha, existen más similitudes que discrepancias entre los cuatro partidos que componen la corporación (Ciudadanos completa el cuarteto). Al menos, en cuestiones que atañen exclusivamente al ámbito territorial de la entidad.

Tampoco causó extrañeza la extensa alocución del presidente, José Martí, que acaparó la mitad de la porfía entre las peroratas de apertura y cierre. Cuarenta y ocho minutos para arrancar y casi 12 para concluir una sesión en la que cada portavoz dispuso de 15 minutos, aproximadamente. El líder socialista, haciendo gala de su faceta como docente, anestesió a populares y naranjas con un tratado filosófico sobre la necesidad de "ir juntos para salir de esta crisis". Hizo referencia a clásicos como Platón, parafraseó a Antonio Machado e, incluso, ilustró a los presentes sobre la figura de Cayo Julio Lacer, un arquitecto romano que vivió en tiempos del emperador Trajano y cuya obra maestra es el puente de Alcántara (Cáceres).

Martí apeló "al verdadero sentido de la política" para extenderse en su primera plática. Hasta él mismo bromeó después al descubrir que había consumido casi una hora. "Como uno viene de dar clases y duran  50 minutos", chanceó. El presidente de la Diputación destacó, en su intervención, que una de las señales de identidad de la institución es su fuerte carácter municipalista, traducido en un incremento de cerca del 54% de las cantidades transferidas en 2020 a los ayuntamientos respecto a 2019. En cifras absolutas, el crecimiento de los fondos ingresados supone 12,4 millones de euros, al pasar de los 23,1 millones de euros del pasado ejercicio a los 35,6 millones de euros del actual.

"Magnifica clase de filosofía"   

Cristina Fernández, de Ciudadanos, inició la ronda de discursos de los grupos. Tras agradecer a Martí "esta magnífica clase de filosofía", subrayó la predisposición de su formación a sumarse al espíritu de consenso, pero siempre que "no sea sinónimo de conformismo. Echamos en falta un liderazgo fuerte. En una situación como la que vivimos por la pandemia hace falta ser valientes", algo en lo que, en parte, coincidió el portavoz de Compromís, Ignasi Garcia.

"Los tiempos que vivimos nos marcarán y definirán si hicimos las preguntas adecuadas para construir un futuro con políticas valientes o, por contra, la covid fue la excusa para hacer política de gato pardismo", afirmó el diputado valencianista. En este contexto, ante la irrupción de la segunda oleada del coronavirus, Garcia pidió reflexionar sobre las medidas adoptadas meses atrás, "porque la pandemia no puede ser la excusa para mantener lo que no funcionaba, sino que ha de ser el argumento para acelerar la transformación de nuestras comarcas, mirando a Europa y basada en la recuperación verde".

Como cabía esperar, el Partido Popular, con Vicent Sales como altavoz, elevó el tono del pleno al mostrarse muy crítico con la gestión del equipo de gobierno. "El PSOE ha vaciado la provincia para apesarar a Ximo Puig, ha convertido la institución útil que forjó el PP en una sucursal bancaria al servicio de las siglas de un partido. Y Castellón no merece este maltrato". El diputado popular defendió que "esta tierra de oportunidades debe seguir siendo líder en infraestructuras, servicios y recursos, no la diana de los dardos de un gobierno que desmantela la sanidad pública, ampara los recortes en Cercanías, bloquea la autovía del interior, alimenta la regresión de la costa y vacía de aviones nuestro aeropuerto".

El portavoz del Grupo Socialista, Santi Pérez, respondió a Sales reprochándole que ahora la Diputación "es más municipalista, pisa mucho más el territorio y dota de más autonomía a los ayuntamientos, lo que en su opinión constituye "su seña de identidad". Además, consideró que es "más igualitaria y feminista, abierta, transparente y democrática".

El parlamentario del PSPV insistió en la idea de que el bipartito "gestiona mejor y es más cercano a los ayuntamientos, a los que dota de autonomía sin tutelas". En consecuencia, precisó que "la nueva Diputación es más eficaz porque planifica mirando al largo plazo; es capaz de elaborar un Plan Provincial de Agua y de poner en marcha en solo un año la planta de purines de Salzadella, a la que en 2021 se sumará la de Sant Mateu, después de que todas las instalaciones de este tipo hayan estado cerradas durante 20 años".

Tras el primer round, los parlamentarios se entregaron al debate de verdad con las réplicas. No obstante, más allá de las discrepancias ideológicas, se adivinó cierta sintonía de fondo, que puede culminar con el diseño de los presupuestos de 2021.

Noticias relacionadas

next