X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

La castellonense Valfortec prepara su gran salto para este año tras volver a casa "a lo grande"

24/04/2019 - 

CASTELLÓ. La compañía castellonense Valfortec será una de las grandes impulsoras, y también beneficiaria, del boom que la energía fotovoltaica va a experimentar en tierras castellonenses y a lo largo y ancho del Estado español a partir de ya. No en vano, tras un periplo de varios años por el extranjero, la sociedad dirigida por Fidel Roig prepara para este 2019 su gran salto en la facturación tras volver "a lo grande", destacan fuentes de la firma. 

Y es que a día de hoy la compañía asentada en la avenida Casalduch de Castelló ya ha creado 26 sociedades vehiculares para promover otros tantos proyectos de energía solar ubicados desde Extremadura a la Comunitat Valenciana, pasando por Andalucía, Murcia o Castilla-La Mancha. Y es que, aunque gran parte de su actividad se centra en las comarcas castellonenses, sus dirigentes no le ponen puertas al campo y también desarrollan proyectos en el resto de la geografía española... y en buena parte del mundo. 

En concreto y en lo que se refiere a las comarcas castellonenses, Valfortec ya tramita cuatro parques fotovoltaicos en Benlloc, Vall d'Alba y Càlig en los que instalará más de 20 megavatios (MW) de potencia de generación eléctrica. Su intención es, además, asumir posteriormente la titularidad de estos parques para vender directamente la energía a la red. De forma diferente actuará en muchos de sus proyectos en el Estado, donde promueve parques, "de entre 5 y 50 MW" de potencia instalada que suman "más de 500" en total, señala Roig.

Parque de Valfortec en la Serra d'en Galceran.

Para llevar a cabo tamaña inversión (que puede rondar los 500 millones de euros) la compañía está buscando alianzas con fondos de inversión y entidades financieras. Estos pueden comprar el parque una vez construido o directamente financiarlo desde sus primeros pasos, una vez lograda la autorización por parte de la Administración, señalan fuentes de Valfortec. 

Esto sin duda va a dar un gran impulso a la facturación de la compañía, que en 2017 fue de prácticamente 5 millones de euros. Y es que actualmente la firma castellonense tiene instalaciones en España que suman 60 MW de potencia instalada. Así, los proyectos en tramitación en el territorio estatal suponen multiplicar por más de 8 su capacidad, hasta los citados 500 MW. 

Aunque la actividad principal de Valfortec se centra en grandes parques solares, los recientes cambios en la legislación, que han impulsado enormemente el autoconsumo, han hecho que también se haya abierto a proyectos de este tipo, como el que acaba de culminar en la empresa castellonense de distribución de material eléctrico Sensa. Y es que "hay mucha demanda", señala Roig, en un negocio que actualmente está "muy activo".

Consolidada en el extranjero

Todo ello se suma a su actividad en el exterior de las fronteras españolas. Con sedes estables en Madrid, Tokio (Japón), Reading (Inglaterra), Miami (EEUU), Santiago de Chile e Irlanda, en todos estos lugares la compañía ha llevado o llevará a cabo proyectos. Tras aterrizar en el Reino Unido en 2012 y un año después en Japón, de los países citados en los únicos en que todavía no ha materializado un parque solar es en Estados Unidos e Irlanda, donde están avanzando en la tramitación, y en este último a la espera de que cambie la legislación.

Trabajos de construcción de un parque solar de Valfortec en Japón.

Pero donde más está implantada Valfortec es en Japón. En el país del sol naciente ha inaugurado ya tres plantas fotovoltaicas, está a punto de hacer lo propio con otras dos y está desarrollando las licencias para implantar otros 200 MW de energía, lo que supone un impulso sin precedentes a su actividad en el país nipón. 

Necesidades de personal

Con todo ello, en la firma no falta el trabajo estos días. De hecho, en su plantilla de alrededor de medio centenar de trabajadores (tiene también una compañía dedicada al mantenimiento de las plantas fotovoltaicas) están "incorporando gente, sobre todo en la parte de ingeniería, para legalizar los proyectos", apuntan las fuentes.

Y es que los proyectos requieren una tramitación de alrededor de seis meses. De esta manera, después del verano esperan estar en disposición de comenzar la construcción de muchos de los parques, algo que se prolongará al menos durante 2020 y para lo cual puede buscar alianzas con empresas constructoras. Habitualmente, explican desde la empresa, suelen subcontratar trabajos con empresas locales para unas obras que suelen durar unos tres meses. Y varias de ellas serán en Castellón.

Noticias relacionadas

next