Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

DECLARADA BIEN DE INTERÉS CULTURAL

L'Alcora investigará si hay más hornos morunos en el futuro museo cerámico de la Real Fábrica

5/10/2019 - 

CASTELLÓ. Las obras de rehabilitación del antiguo complejo industrial de la Real Fábrica de Loza y Porcelana del Conde de Aranda, licitadas por 486.986 euros, incluirán un estudio arqueológico para comprobar si hay ocultos más hornos morunos además de los tres existentes. El Ayuntamiento de l’Alcora pretende poner en valor todos los hornos para exhibirlos en el futuro museo histórico sobre la cerámica, que se asentará en el antiguo complejo industrial.

Cada horno moruno estaba formado por dos cámaras y una cendrera. Tienen cinco metros de diámetro, forma cilíndrica y están recubiertos de ladrillo cerámico macizo. Según el proyecto de rehabilitación, los hornos están en buen estado de conservación aunque presentan grietas por el desgaste del uso a altas temperaturas.

Como ya avanzó Castellón Plaza, la empresa adjudicataria rehabilitará los tres hornos ya existentes, además de recuperar la estructura, la cubierta y los cerramientos de la nave anexa y el desamiantado de la nave de la antigua BIC. La rehabilitación, que se prolongará durante seis meses, deberá respetar fielmente la arquitectura original de las naves. Quedará pendiente para una próxima fase la adecuación interior del complejo fabril para su transformación en un museo visitable.

El consistorio encargó al Instituto Tecnológico Aidimme un informe sobre el estado de conservación del antiguo recinto industrial. El estudio concluye que la nave de acceso a los hornos presenta un estado “deficiente”, con una estructura “muy dañada por el abandono y la falta de mantenimiento”. El consistorio ya apuntaló la cimentación de la nave para evitar desprendimientos.

Del histórico conjunto de edificios impulsados por el Conde de Aranda en 1727 y ampliados durante el siglo XVIII solo se conservan en pie la mitad de ellos. En concreto, la nave de dos plantas con interior diáfano donde permanecen los tres hornos originales. En diciembre de 2017 se ejecutó una fase preliminar con la limpieza de los hornos y la reparación de las goteras de la cubierta.

Noticias relacionadas

next