Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

Hoy es 29 de mayo y se habla de

el 87% estaba trabajando hasta las restricciones gubernamentales de este martes

Las empresas mineras podrán seguir realizando tareas, pero solo de mantenimiento y seguridad

1/04/2020 - 

CASTELLÓ. La Asociación de Empresas de Áridos de la Comunitat Valenciana (Arival) ha emitido este miércoles un comunicado en el que se señala que, en el contexto del actual estado de alarma a consecuencia del coronavirus, la industria extractiva no se considera esencial, tras un cambio de criterio de última hora del Gobierno -el Real Decreto-Ley 10/2020- por el que se regula un permiso retribuido recuperable para las personas trabajadoras por cuenta ajena que no presten servicios esenciales, con el fin de reducir la movilidad de la población. Esta normativa suprimió 15 de los 40 actividades incluidas en el documento inicial, según exponen las mismas fuentes de Arival.

Entre estas actividades desapareció el punto 13 A, que habla de las personas trabajadoras de la industria electrointensiva, siderúrgica y altos hornos y minera, así como a las personas trabajadoras en la producción y suministro de servicios de calefacción o aire acondicionado de forma centralizada para múltiples centros de consumo.

A consecuencia de estos cambios, el sector estuvo realizando diferentes consultas a lo largo de este pasado martes para aclarar la confusión generada por la tardía publicación del Real Decreto, sobre la complejidad de interpretación de las actividades esenciales recogidas en el anexo del documento, combinada con la complejidad de las cadenas de valor necesarias para asegurar el funcionamiento eficiente de esos servicios esenciales.

La conclusión final -expone Arival-  es que hay empresas mineras que pueden trabajar ya que suministran materias primas a los sectores considerados esenciales y se pueden seguir realizando las tareas de mantenimiento y seguridad minera. Ante ello, la asociación señala que “el principal objetivo de nuestro sector es dar servicio a la sociedad, aportando  las materias y servicios tan necesarios para su desarrollo", a lo que añade que "lo primordial es velar por la seguridad y salud de todos nuestros trabajadores y colaboradores, y al mismo tiempo garantizar la supervivencia de las empresas, y servicios". Por ello el comunicado señala que "ante esta situación tan comprometida en la que se encuentra nuestra sociedad, queremos ponernos a disposición, como siempre, para aportar todo aquello que se requiera, teniendo en cuenta que nuestra actuación puede ser requerida para realizar reparaciones y actuaciones de emergencia, y para ello es necesario mantener de un modo latente la actividad”, en palabras de Custodio Monfort, presidente de la Asociación de Empresas de Áridos de la Comunitat Valenciana.

El 87% de las empresas trabajó hasta este martes

Hasta este martes, en el que la industria extractiva tuvo que parar, el 87% de empresas mineras de la Comunitat Valenciana continuaba trabajando con normalidad, según Arival. El 93% de las explotaciones en activo seguía produciendo, aunque el volumen de actividad se había visto reducido en un 33% con respecto a las mismas fechas del pasado año. Además, según se remarca en el comunicado, el sector no ha sufrido ningún caso de coronavirus entre los trabajadores. “Todas las empresas cumplimos con los protocolos establecidos para la seguridad en el trabajo y no tenemos afectado a ningún trabajador”, apunta Custodio Monfort.

Por último, otra cuestión a la que se hace referencia es la financiera. Arival entiende que la situación económica es muy preocupante, no se pueden afrontar los gastos generales sin actividad, de modo que se  precisan moratorias en los pagos, incluyendo la factura energética y Seguridad Social, así como un aplazamiento en las liquidaciones de IVA, e impuestos. “De lo contrario, a medida que se agoten los recursos financieros, que son muy pocos, las empresas entrarán en quiebra técnica, generándose un efecto dominó en  los pagos con efectos generales”, apunta Monfort.

Finalmente, el sector ya trabaja en la fase de apertura total y en ese nuevo escenario propone hacer test a todos los trabajadores antes de comenzar a trabajar y que se garantice el pago de los servicios prestados, haciendo cumplir la ley de morosidad.

Noticias relacionadas

next