Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

Los ayuntamientos de La Plana Baixa 'meten la tijera' a los impuestos para 2019, año electoral

16/12/2018 - 

CASTELLÓN. La mayoría de ayuntamientos situados en las comarcas de la mitad sur de la provincia de Castellón congelarán o bajarán sus impuestos y tasas el año 2019. Sin duda, la cita con las urnas del próximo 26 de mayo ha sido un poderoso condicionante a la hora de trazar la inevitable revisión tributaria, que concederá un alivio en los bolsillos de los contribuyentes, al menos durante el próximo año.

Uno de los municipios donde más se reducirá el gravamen del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) será La Vilavella. El ejecutivo, gobernado por el PSPV en coalición con Independents, mantendrá congelado el IBI de naturaleza urbana en el coeficiente del 0,85% y rebajará el de rústica del 0,65% al 0,50%. Además, bonificará un 50% el recibo del IBI durante cinco años en las viviendas de VPO. En la Vall d’Uixó, la reducción del IBI de urbana será del 1,34% para dejar el coeficiente en el umbral del 0,86%.

Moncofa también rebajará el IBI de naturaleza urbana en una proporción similar. En concreto, pasará del 0,51% al 0,50% de coeficiente, lo que supondrá al consistorio municipal que preside Wenceslao Alós (PP) recaudar 8.008 euros menos por este concepto en 2019. Será una tregua de solo un año dado que la revisión catastral que se ejecutará el próximo ejercicio situará el coeficiente de cálculo en el 0,97%, por lo que el impuesto subirá previsiblemente en 2020.

En Nules, gobernado por una heterogénea amalgama de partidos con David García (CCD) en la alcaldía, se mantendrá el IBI de naturaleza urbana inamovible en el 0,85% de coeficiente y tampoco se tocarán el resto de tributos. Solo se incluirá una bonificación del 50% en el Impuesto de Vehículos para los eléctricos y del 25% para los híbridos.

Más al norte, en Burriana, tampoco hay cambios en los principales impuestos. El ejecutivo local, presidido por la socialista María José Safont con el apoyo de Compromís y Se Puede Burriana, mantendrá las actuales cuantías económicas y bonificaciones excepto dos retoques: el umbral mínimo de ingresos para bonificar un 50% el IBI a familias numerosas subirá de 672,30 a 699,19 euros mensuales; y, en segundo lugar, la tasa de basuras aumentará de 95 a 99 euros en viviendas particulares y un 4% en los negocios comerciales.

En Almassora, el ejecutivo bipartito PSPV-Compromís situará el Impuesto de Plusvalías en una horquilla entre 2,60% y 2,90% anual –este año oscilaba entre el 3% y el 3,70%-- y el gravamen, entre el 25% y el 27% frente al actual 30%. El consistorio congela las tarifas por uso de instalaciones deportivas e introduce bonificaciones en algunas tasas municipales para familias monoparentales y numerosas.

El Ayuntamiento de Onda, con su alcalde socialista Ximo Huguet a la cabeza, modificará en 2019 el período de pago de la tasa de basuras, que pasará de trimestral a semestral y el importe, que se incrementará en 8 euros hasta los 46,92 euros anuales para viviendas. También suprimirá la tasa de alcantarillado, que ascendía a 40 euros por vivienda. 

En Almenara, el equipo de gobierno socialista mantendrá un año más la cuota del IBI de urbana en el 0,90% de la base imponible pero suprimirá seis bonificaciones: la del 50% a familias con miembros en situación de dependencia e ingresos inferiores a 20.000 euros anuales; la del 90% a familias sin ingresos; la del 75% a familias con ingresos inferiores al Salario Mínimo Interprofesional (SMI);  la del 25% a pensionistas con ingresos inferiores al doble del SMI o de carácter monoparental; la del 50% a pensionistas con ingresos inferiores a 20.000 euros anuales y un familiar a su cargo; y la del 50% para titulares de fincas rústicas que hayan sufrido daños por granizo.

El Ayuntamiento de Les Alqueries rebajará la tasa de basuras de 65 a 58,50 euros (un 10%) para viviendas unifamiliares, unas 2.200 en total. También reducirá levemente el gravamen del IBI, en concreto del 1,12% al 1,07%. Además, en el impuesto de Plusvalías se incorpora una bonificación del 95% cuando la vivienda habitual de un difunto se transmita a sus herederos.

Pocos ayuntamientos del sur provincial aún no han aprobado las revisiones fiscales.  Es el caso de Vila-real, en manos del PSPV. Si no hay novedades en las próximas semanas, el abanico municipal de impuestos y tasas se mantendrá exactamente igual en 2019.


next