Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

EL PSPV Y COMPROMÍS ABOGAN POR NEGOCIAR en EL GOBIERNO LOCAL Y PODEM DEFIENDE LA COMISIÓN 

Los socios del Fadrell se estancan ya en las formas sin ni siquiera tocar los contenidos del presupuesto

2/12/2020 - 

CASTELLÓ. Los socios del Acord de Fadrell se estancan ya en las formas sin ni siquiera tocar los contenidos de los presupuestos de 2021. El PSPV, Compromís y Podem-EUPV difieren sobre cuál debe ser el marco adecuado para avanzar con el tira y afloja y desbloquear la actual paralización. Mientras socialistas y valencianistas abogan por debatir en el ejecutivo local, la confluencia reclama un mayor protagonismo de la comisión de seguimiento.

Ese distinto enfoque sobre el foro refleja la complejidad para consensuar las cuentas municipales antes de acabar el año. Fuentes próximas a la negociación dudan incluso que se pueda llegar a tiempo, a pesar de que existe todavía un pequeño margen, teniendo en cuenta que sigue sin haber un borrador, algo en lo que viene trabajando el departamento de Hacienda desde principios de noviembre.

Precisamente esa demora con la elaboración del documento es lo que ha llevado a aplazar hasta la semana próxima la reunión de los tres portavoces para tratar de encontrar puntos de encuentro. En este sentido, Podem-EUPV insiste en reactivar el órgano de coordinación del Fadrell, en el que cada fuerza política está representada a través de concejales y cargos orgánicos.

Sin embargo, desde el PSPV y Compromís coinciden en advertir que "los presupuestos se debaten y acuerdan en el seno del gobierno", ya que atañen exclusivamente a los grupos municipales. Así, recuerdan que "la comisión [de seguimiento] está para evaluar el pacto a tres, definir la hoja de ruta y resolver posibles discrepancias".

Desacuerdos sobre otros temas

No es la primera vez que los integrantes del tripartito muestran desavenencias al respecto de un asunto estructural o institucional. En agosto, cuando la alcaldesa, la socialista Amparo Marco, anunció una reajuste de su equipo por la marcha de Rafa Simó al puerto, el líder de la formación morada, Fernando Navarro, lamentó que una reforma tan "brusca" no se hubiese tratado en el ámbito del Fadrell. El PSPV le contestó instando a Podem a centrarse en el desarrollo de sus delegaciones.

La polémica no acabó ahí y semanas después el portavoz de la confluencia se reafirmó, subrayando que se había perdido una ocasión inmejorable para engrasar la maquinaria del ejecutivo. "No es una cuestión de sillas ni de cargos, sino de mejorar el funcionamiento interno del Ayuntamiento. Si esta reestructuración profunda buscaba resolver ineficiencias, nos hubiese gustado abordar otros déficits que afectan a competencias de varios partidos y sobre las que ya se venían buscando soluciones con sus regidores delegados", replicó.

A raíz del desacord por las fiestas en diciembre de 2019, Podem-EUPV reclamó la coordinación de la comisión de seguimiento del Acord de Fadrell. Lo hizo para mejorar la fluidez interna y dar respuesta ante situaciones de desajustes. No obstante, su manera de orientar el instrumento de fiscalización chocó con los socios en materias vinculadas directamente con la gestión municipal, como ocurre ahora con los presupuestos.

Noticias relacionadas

next