Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

LA CONFLUENCIA AFEA NO HABER HECHO "UN BALANCE PLURAL PARA BUSCAR EL DISEÑO MÁS EFICIENTE"

Podem considera que una reforma tan "brusca" se tenía que haber tratado en el marco del Fadrell

11/08/2020 - 

CASTELLÓ. Las distintas sensibilidades en el seno del equipo de gobierno del Ayuntamiento de Castelló, integrado por el PSPV, Compromís y Podem-EUPV, vuelven a aflorar como consecuencia del reajuste interno del grupo municipal socialista para suplir la marcha de Rafa Simó al puerto. Aunque en el documento del Acord de Fadrell se recoge de manera explícita las competencias de cada partido, siempre ateniendo a su peso institucional, la confluencia considera que una renovación de tal calibre se tenía que haber tratado y consensuado entre las tres formaciones.

En un comunicado, Podem-EUPV afea al principal socio del ejecutivo no haber promovido "un balance plural para haber evitado una reforma tan brusca. Modifican las competencias de 9 de los 15 concejales del ejecutivo. Es una reestructuración completa, donde cambian de manos tres de las cinco áreas de gobierno y las tres con más cuerpo administrativo: Seguridad, Ordenación del Territorial y Bienestar Social".

La confluencia recuerda que el pasado 20 de enero se suscribió un compromiso de mejora del funcionamiento y coordinación del Fadrell para evitar crisis como la de fiestas, instrumento que "podríamos haber utilizado en este escenario", precisa.

Podem-EUPV considera que la salida de Simó supone "una pérdida política y capacidad administrativa muy importante, que debía haberse abordado desde todo el gobierno para buscar el diseño más eficiente". Un planteamiento que el líder de la confluencia, Fernando Navarro, ya expresó públicamente el pasado jueves, aunque en calidad de portavoz en funciones de la Junta de Gobierno Local.

Compromís, el tercer pilar del ejecutivo, se desmarca de la polémica y advierte que lo esencial del acuerdo de gobernanza radica en impulsar acciones que redunden en beneficio de la ciudadanía. Así, su portavoz, Ignasi Garcia, a propósito de la reorganización del PSPV, señala que "con la firma del Fadrell distribuimos las competencias que los diferentes partidos asumíamos. No es tan importante quién tiene que desarrollar las diferentes políticas como que estas se desarrollen y se hagan realidad".

Solo competencia del PSPV

Profundizando en estos último, el regidor valencianista subraya que "lo que queremos es hacer políticas progresistas, ecologistas y feministas en la ciudad de Castelló y esto es el que estamos haciendo desde Compromís: defender los derechos de las personas, defender los servicios sociales, defender nuestro planeta, defender la igualdad entre hombres y mujeres,… La reestructuración que tenía que hacer el partido socialista por los cambios internos es una cuestión que les compete a ellos", concluye Garcia. 

No es la primera vez que entre los socios del tripartito surgen diferencias. La más reciente en el tiempo se produjo con motivo de la aprobación del presupuesto 2020. Podem-EUPV demoró su aquiescencia al entender que primero era necesario cerrar la negociación sobre la Relación de Puestos de Trabajo (RPT) en el Ayuntamiento. También se evidenció falta de unidad al abordar en un pleno las rebajas salariales de los concejales por la covid-19.

En realidad, esas discrepancias vienen marcando la legislatura, siempre en un contexto de pluralidad que implica una alianza de tres partidos con líneas programáticas ostensiblemente desiguales en algunas cuestiones.

Noticias relacionadas

next