X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

el equipo de gobierno admite que la licitación se prolongará entre seis y siete meses 

Los trabajos de rehabilitación del edificio de Borrull arrancarán como pronto en un año

13/12/2019 - 

CASTELLÓ. Los trabajos de rehabilitación del edificio de Borrull arrancarán como pronto en un año. Según admite el portavoz del gobierno municipal, Rafa Simó, solo la licitación del proyecto se prolongará entre los seis y siete meses. "Hay que ser realistas y ese tiempo no se lo quitará nadie", asegura para añadir, respecto a un horizonte a propósito del inicio de las obras: "Comenzar la actuación a finales de 2020 sería un plazo relativamente aceptable".

El Ayuntamiento de Castelló, pendiente de formalizar el convenio con la Generalitat Valenciana, incluirá una consignación presupuestaria en las cuentas del próximo ejercicio. Ese capítulo, pero con una cuantía diferente, se repetirá en 2021, ya que la reforma de los antiguos juzgados abarcará varias anualidades.

De hecho, según las previsiones que manejan tanto desde el Acord de Fadrell como del Botànic II, el inmueble estará operativo a finales de 2022, y siempre en el mejor de los casos, ya que la ejecución alcanzará los 22 meses. En gran medida dependerá de la diligencia administrativa a la hora de impulsar los distintos trámites. Al respecto, una vez concluya la licitación, habrá que proceder a la adjudicación, que también se alargará varios meses.

Teniendo en cuenta la magnitud del proyecto, con un presupuesto base de licitación de 16,8 millones de euros, el concurso público atraerá a numerosas empresas, así como UTE. En consecuencia, la baremación de las ofertas exigirá de una mayor fiscalización y examen por parte del negociado de Urbanismo.

Uno de los grandes proyectos

La restauración de Borrull será uno de las grandes infraestructuras del tripartito en la presente legislatura. No en vano, su apertura impelerá una histórica redistribución de las secciones departamentales municipales, actualmente dispersas en los distintos inmuebles propiedad del consistorio. Esa profunda reestructuración conllevará un modelo de gestión mucho más ágil y eficaz para los ciudadanos, dando un nuevo uso al Ayuntamiento de Castelló.

El edificio de la plaza Mayor tendrá un carácter más simbólico e institucional, donde alcaldía capitalizará las decisiones de gobierno como centro neurálgico de la administración local.

Noticias relacionadas

next