Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

la compañía valenciana avanza en el proyecto con el que arranca su inversión en la comunitat

NRG Investment invertirá 16 millones en un huerto solar en Sant Jordi que activará en primavera

24/08/2020 - 

CASTELLÓ. Sant Jordi contará antes del próximo verano con su primer huerto solar. Y no será uno cualquiera. La localidad castellonense albergará, en el momento en que esté acabada, la planta fotovoltaica de mayor tamaño de la provincia, con 20 megavatios de potencia instalada. Lo hará de la mano de NRG Investment, que desarrollará de esta manera una inversión "de entre 16 y 17 millones de euros", detalla su propietario, Marcos Lacruz

El proyecto supondrá el primer proyecto de NRG en la provincia de Castellón y también el primero de la Comunitat dentro la nueva hornada que plantea para los próximos años, en los que prevé más de 300 millones de euros de inversión en el territorio valenciano, pero también en otras zonas de España, "como Murcia o Castilla-La Mancha", donde de hecho ya desarrolla otras iniciativas solares, apunta Lacruz. 

El proyecto castellonense ya está avanzado. De hecho, NRG ya tramita ante la Conselleria de Política Territorial, Obras Públicas y Movilidad la Declaración de Interés Comunitario de los terrenos que albergarán la planta fotovoltaica, muy cercana al campo de golf de Sant Jordi. 

50.000 placas solares

En cuanto al proyecto en sí, cuya tramitación inició hace dos años, Lacruz prevé que esté todo aprobado "a finales de año". De esta manera, será a partir de ese momento cuando se pueda comenzar la construcción, que se desarrollará a lo largo de tres meses, aproximadamente. "La previsión es que se encuentre ya en funcionamiento en el segundo trimestre de 2021", detalla el responsable de la iniciativa. 

El parque comprende la instalación de "alrededor de 50.000 módulos" fotovoltaicos, remarca. Y es que, con 20 Mw de potencia instalada, la planta tendrá capacidad para cubrir el consumo "de unas mil familias, más o menos la población de Sant Jordi". Será de esta manera la mayor instalación de esta energía renovable en la provincia de Castellón, "pero dentro de poco vendrán actuaciones más grandes", reconoce el empresario. 

Evitará 12.000 toneladas de CO2 al año

Por sí sola, la planta evitará la emisión de 12.000 toneladas de dióxido de carbono (CO2) a la atmósfera al año. Y es que las renovables "además de ser un gran instrumento en la lucha contra el cambio climático, también ayudarán a reducir costes energéticos y se van a convertir en una de las herramientas más importantes contra la despoblación rural", asegura Lacruz. En este sentido, durante la construcción trabajarán en la planta "25 personas" y una vez esté acabada creará "tres empleos fijos". 

Entre ellos, NRG Investment prevé contratar mano de obra local, sobre todo en lo que se refiere a "maquinaria agrícola y obra civil". Gracias a esto, Sant Jordi puede convertirse en un núcleo que albergue empresas especializadas en instalaciones de este tipo, de las que muchas llegarán en un futuro próximo. "Los municipios se van a especializar en estos trabajos", augura el empresario. 

Y es que la compañía valenciana prevé desarrollar en los dos próximos años 100 Mw de potencia instalada en otros parques solares en la Comunitat, de los cuales 30 (aparte de los 20 de Sant Jordi) se ubicarán en las comarcas castellonenses. 

Poco impacto y beneficio local

No en vano, en NRG están seguros de que, a pesar de la competencia, sus proyectos van a salir adelante. Y es que la nueva ley autonómica de cambio climático que estará aprobada próximamente establece proyectos prioritarios y el resto de sus iniciativas, como la de Sant Jordi, cumplen estos requisitos: "El terreno no tiene ningún tipo de protección, no hay ningún bien cultural, ni ninguna especie protegida; además, está a tan solo 500 metros de la subestación con la que evacuará la electricidad, con lo que el impacto ambiental es casi inexistente". 

De esta manera, el proyecto supondrá un nicho de empleos para Sant Jordi, necesitado de ellos tras el desarrollo urbanístico fallido, e ingresos para su ayuntamiento a través de los impuestos y del canon que abonará la promotora de la planta fotovoltaica. 

next