Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

Nules prohíbe abrir salones de apuestas hasta 2021 y estudia impedir que estén cerca de colegios

25/05/2019 - 

CASTELLÓ. La apertura de nuevos salones de juegos y apuestas en Nules estará prohibida hasta marzo del año 2021. El Ayuntamiento ha suspendido el otorgamiento de licencias y declaraciones responsables solo a este tipo de negocios mientras tramita una modificación del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) que delimitará los puntos del término municipal donde podrán operar estos locales privados de ocio.

Así lo ha explicado el concejal de Urbanismo de Nules, Adrián Sorribes, quien ha justificado la medida en el hecho de que el consistorio pretende así dar respuesta al rechazo social existente contra los salones de juegos y apuestas porque fomentan la ludopatía y, en muchos casos, se ubican en puntos muy cercanos a centros educativos donde se concentran menores de edad. 

De esta manera, el Ayuntamiento deberá redactar la modificación del PGOU y someterla a información pública para la presentación de alegaciones antes de marzo de 2020. Si cumple este paso antes de que venza el plazo dispondrá de otro año más para culminar la tramitación.

Este tipo de suspensiones de licencias se dan solo cuando se tramitan variaciones en el PGOU y siempre tienen un carácter general. Es decir, no se acotan solo a las licencias de un tipo concreto de actividad comercial como puedan ser las casas de juegos y apuestas.

Sin ley autonómica que lo regule

El Consell del Botànic culminó la presente legislatura sin completar la tramitación de la nueva Ley del Juego. En marzo llegaron a debatirse las enmiendas en Les Corts pero la disolución de la Cámara autonómica dejó sobre la mesa la nueva ley. La propuesta de texto normativo fija una distancia mínima de 700 metros entre salones, aunque uno de los puntos de fricción entre los socios del Botànic estriba en la distancia mínima a los centros educativos: el PSPV apuesta por un mínimo de 150 metros y Podemos de un kilómetro, lo que en la práctica impediría abrir salones de juegos y apuestas en municipios como Nules.

Noticias relacionadas

next