Hoy es 22 de octubre y se habla de

El grupo compra el terreno y construye un nuevo centro logístico, el noveno, en Onda

Pamesa invertirá este año más de 70 millones y abrirá su nueva sede en Vila-real a inicios de 2022

3/06/2021 - 

VILA-REAL. Si en lo que se refiere a la facturación y los resultados "2021 se presenta muy bueno" para Pamesa, como señala su presidente, Fernando Roig, en el capítulo de inversiones el grupo radicado en Almassora continuará con su senda de generación de riqueza y empleo. En concreto, la previsión a principios de año era la de invertir 70 millones de euros, "pero al final van a ser muchos más", asegura Roig. 

Entre las inversiones, que se repartirán por los cuatro municipios en que el grupo cuenta con instalaciones (Almassora, Vila-real, Onda y Castelló de la Plana) ocupa un lugar destacado la finalización de sus nuevas oficinas centrales, que comenzó a alzar a principios de año y que prevé tener concluidas a inicios del próximo. El edificio contará además con un nuevo showroom de 3.000 metros cuadrados "en altura". 

El noveno centro logístico, en construcción

Pero esta es solo una de las inversiones que actualmente desarrolla el conglomerado cerámico. Entre otras, el grupo está construyendo su noveno centro logístico, de 140.000 metros cuadrados de superficie, en Onda; la planta de materias primas de 52.000 m2 ubicada junto a TAU en Castelló, que espera tener acabada "en cinco o seis meses"; o diferentes adquisiciones de maquinaria que, tras ser instalada "entre finales de 2021 y principios de 2022" elevarán la capacidad productiva del grupo -sumada la de empresas "colaboradoras como Argenta, Cifre o Bestile"- "en un 40%". 

Entre estas inversiones en hornos y maquinaria destacan la implantación de dos nuevas líneas de producción en su factoría enseña, lo que conllevará además una reestructuración de los turnos (de trabajar cinco días se pasará a trabajar los siete de la semana) y la consiguiente ampliación de plantilla. 

Los fondos europeos, para infraestructuras

Todo ello, ha destacado Roig, se va a acometer "con fondos propios", sin recurrir a subvenciones ni a las ayudas europeas de recuperación postcovid, que Roig cree que se deben gastar "para ayudar a las empresas que más han sufrido la crisis", del sector del turismo, el ocio o la restauración; pero, sobre todo, "para crear infraestructuras para el futuro".

Asimismo, el máximo mandatario de Pamesa también considera que se deben utilizar para investigar en los nuevos modos de producción que permitan al azulejo alcanzar las limitaciones de emisiones que Bruselas impone para el año 2030, una tarea que el grupo no va a acometer, a diferencia de otros competidores. Roig es escéptico sobre la utilización del hidrógeno para fabricar azulejo por su elevado coste, pero también descarta, de momento, la deslocalización de la producción: "De momento, estamos centrados en ser muy competitivos en España".

El Corredor, fundamental

En cuanto a las infraestructuras, el presidente de Pamesa considera una vergüenza "que llevamos hablando años y años y hacemos muy poquito" por el Corredor Mediterráneo, cuya finalización es "fundamental". Otra de las obras públicas clave para el empresario azulejero es el acceso norte al puerto de València, "que tendrían que haber solucionado hace años" y que evitaría "140.000 kilómetros" diarios de 2.000 camiones castellonenses cargados con cerámica "que colapsan el by pass". 

Entre las inversiones ya acometidas (en 2020 destinaron 91 millones de euros), el presidente del primer fabricante europeo de revestimiento cerámico destaca los 95.555 metros cuadrados de placas fotovoltaicas ubicadas sobre las naves del grupo, lo que lo convierte "en el mayor parque fotovoltaico de autoconsumo de Europa", con una producción de 17,8 megavatios, equivalente al abastecimiento eléctrico de "4.000 viviendas". 

Nueva mina en Teruel

Asimismo, y a la espera de obtener la autorización por parte de la Generalitat para explotar una mina de arcilla roja en El Puig, que se prolonga ya "ocho años"; el grupo tramita su tercera explotación en Teruel, concretamente en una antigua mina de carbón en Estercuel, lo que conllevaría la creación de cien puestos de trabajo. Esta se sumaría a las de Galve y Seno, también en la provincia vecina, y busca reducir la dependencia del extranjero para abastecerse de materia prima. Con el fin de asegurársela, en Turquía, Ucrania y Rumanía ha buscado comprar explotaciones, pero esto no ha sido posible y ahora negocia "acuerdos de exclusividad".

Noticias relacionadas

next