SOLUCIONES FRENTE A LA DESPOBLACIÓN

Recuperar el patrimonio sienta bien: 5 cambios de Castellón explicados por El Fabricante de Espheras

Desde que empezase a trabajar en 2009, el Fabricante de Espheras ha participado directamente en la recuperación patrimonional y regeneración urbana de varios municipios de Castellón. 10 años de trabajo en los que destacan el Palau-Castell de Betxí o la Fábrica de la Llum de la Vall d'Uixó

16/10/2019 - 

CASTELLÓ. "Recuperar el patrimonio es recuperar la identidad". Sobran las palabras, ante una afirmación así, para hacer entender lo valioso que es cuidar todos los bienes -inmateriales o materiales -que poseemos. En efecto, son cada vez más las instituciones públicas que ven como la recuperación del patrimonio, la regeneración urbana y la rehabilitación desde la arquitectura de pequeña escala son una herramienta más que necesaria para el buen estado de toda localidad. Tal es su magnitud que la despoblación de los pueblos y los centros históricos, que tanto amenazan a Castellón, han de "abordarse desde múltiples aproximaciones", muchas de ellas las ahora citadas. 

"Recuperar el patrimonio permite reconocer los valores de la historia, de los orígenes, de la riqueza cultural de cada pueblo, y ayuda a reforzar el vínculo afectivo entre las personas y su entorno próximo. Pero también, puede suponer un recurso económico en su relación con el turismo cultural, que ayude a la sostenibilidad territorial." Así lo consideran desde El Fabricante de Espheras, una Cooperativa de Arquitectura que trabaja desde 2009 en muchos planes de recuperación impulsados desde diferentes puntos de la provincia. 

Trabajar en la arquitectura en la última década no ha sido fácil, apunta este grupo de profesionales valenciano. Pero empezar con la crisis les permitió plantear su trabajo desde "algunos vacíos profesionales, como las oportunidades de trabajar para mitigar las consecuencias del desarrollo urbanístico". A partir de este planteamiento, El Fabricante de Espheras propone directamente proyectos a las administraciones, analizando y detectando los problemas, involucrando a distintos colectivos y a los vecinos, buscando la forma de gestionar los procesos e incluso ayudando a conseguir la financiación.

Con todo ello lograron que, aunque al principio casi todos sus trabajos respondían a concursos públicos - como l’Ajuntament de Ares del Maestrat, la Plaça del Raval o el Plan Especial del Centro Histórico de Onda-,  muchos otros fueron propuestas sobre entornos y conjuntos en los que al mismo grupo le parecía necesario actuar. "En estos últimos 10 años hemos tenido la suerte de trabajar con algunos proyectos de ayuntamientos pequeños, con poca capacidad financiera, pero que han sido constantes y han trabajado coordinados con diferentes administraciones. Estos proyectos, se van haciendo realidad, poco a poco, por fases, involucrando a muchos agentes distintos: historiadores locales, arqueólogos, restauradores… Además son complejos, pero se reconocen con premios nacionales como ASCER, COACV, o ayudas de inversión públicas como el 1,5%Cultural del Ministerio o los fondos europeos FEDER".

Foto: EVA MÁÑEZ

-Los propios ciudadanos parece que no somos conscientes de todos los tesoros que hay en Castellón. ¿Os ha ido sorprendiendo también a vosotros las posibilidades que resulta tener la provincia?
-Sí, es un paisaje muy diverso a nivel patrimonial, donde cada pueblo tiene algún pequeño tesoro: los centros históricos, los paisajes y arquitecturas de piedra en seco, los conjuntos arqueológicos romanos o islámicos, los conjuntos defensivos y edificios singulares medievales, o incluso los conjuntos industriales de época moderna.

Para conocer mejor su trabajo, y las posibilidades de la provincia, El Fabricante de Espheras desgrana alguno de los cambios que ha vivido la Plana en la última década.

El Palau-Castell de Betxí

La recuperación del Palau de Betxí es un proyecto que acompaña a El Fabricante de Espheras desde los primeros años, por eso no dudan en afirmar que lo que aprendieron de él fue "mucho". El reto principal era -según señalan los mismos -cómo poder intervenir en la recuperación de un Bien de Interés Cultural, con un pequeño Ayuntamiento que tenía mucho interés, pero un presupuesto muy reducido.

Qué se hizo: "Lo que plantemos fue un proceso de colaboración conjunta entre el Ayuntamiento, las asociaciones socioculturales locales, y el equipo técnico para establecer una estrategia de recuperación por fases, que se financiase mediante múltiples ayudas de distintas administraciones (Diputación, Conselleria, Ministerio y Fondos Europeos). Para ello se redactó un Plan Director, que de una forma coherente y coordinada ayudaba a gestionar cada fase de intervención que poco a poco se iban abriendo al uso público."

Qué plus da este espacio recuperado: "La restauración del Palau ha supuesto la recuperación progresiva de un espacio simbólico de la identidad colectiva de la sociedad de Betxí. La intervención en el claustro renacentista, con un gran espejo que refleja la mitad de claustro demolido a finales de 1960, ha supuesto redescubrir un escenario representativo, muy vivo y abierto a la plaza mayor, que ha ido acogiendo la programación de muchos pequeños eventos culturales y sociales: pequeños conciertos, teatro, encuentros, presentaciones… Este proyecto es un caso de éxito de una muy buena gestión municipal, colaboración entre administraciones y de apropiación por parte de la ciudadanía."

El entorno de la Ermita de Sant Blai, Borriana

Todavía en proceso, el entorno del antiguo Hospital de Sant Blai forma parte del Conjunto Histórico de Burriana, que fue declarado Bien de Interés Cultural en 2007 y cuenta con un Plan Especial de Protección. En su caso es además un lugar "donde se superponen múltiples capas de la historia de Burriana, desde época islámica, la fundación del primitivo hospital medieval, hasta los enterramientos recientes, y que han conformado un espacio arqueológico de gran interés", subrayan los arquitectos. Sin embargo, desde su demolición 2020 se convirtió en un espacio degradado de aparcamiento y un paisaje de medianeras junto a la fachada de la Iglesia.

Qué se va a hacer: "El proyecto, enmarcado dentro de la Estrategia de fondos Europeos, pretende devolver la dignidad al espacio, recuperándolo como el Jardín del Hospital de Sant Blai. Un jardín arqueológico, que siguiendo las trazas de las antiguas edificaciones y patios ajardinados históricos, divulgará la historia del lugar mostrando los restos de muros, acequias y pavimentos."

 Jardí de l’Hospital de Sant Blai de Burriana (en obras, 2019). Foto: Milena Villalba

Qué plus dará este espacio recuperado: "Este espacio restaurará la imagen del hospital con una fachada a modo de umbral de acceso, y una gran pérgola, en el lugar de la antigua nave para el uso social y cultural de las personas del barrio: cine de verano, pequeños conciertos…como espacio identitario de la festividad de Sant Blai. Además, el jardín será un paisaje de texturas de las medianeras, restos arqueológicos y la vegetación que devuelve al patio el conjunto de palmeras, para mejorar la fachada norte de la ciudad de Burriana, con la Iglesia como telón de fondo."

El Replà de Les Alqueries

El conjunto del Replà -tal y como explica El Fabricante de Espheras- es una alquería dispersa en la huerta en un importante cruce de caminos histórico, que fue origen de la población de Les Alqueries y punto simbólico y de celebración de las anteriores generaciones de vecinos. El conjunto, que fue creciendo entre los siglos XVI al XIX, transformó la estructura de alquería en una casona con torre Miramar, una serie de espacios de uso agrícola, un patio con pozo, y una pequeña iglesia 'La església Vella'. "Tras muchos años de abandono, el estado del conjunto era crítico, y se habían empezado a producir demoliciones".

Qué se hizo: "El reto de la conservación y su recuperación, se abordó mediante un Plan Director que permitiese estudiar y restaurar el edificio en fases ajustadas a pequeños presupuestos. En este proyecto, fue muy importante trabajar la participación ciudadana, ya que el Ayuntamiento con pocos recursos y con otras prioridades, no tenía los medios suficientes para abordar el proceso. Por este motivo, se promovió la campaña Salvem el Replà, que, impulsado por algunos vecinos comprometidos con el patrimonio, programó conferencias, mesas de participación o registro de material histórico y fotográfico."

Església del Replà. Les Alqueries, 2016. Foto: el fabricante de espheras.

La Fábrica de la Llum de la Vall d'Uixó

La Fábrica de la Llum de la Vall d’Uixó fue una pequeña fábrica de principios de siglo, dedicada a la generación de electricidad, que se construyó en el entorno del barranco del Aigualit junto a un conjunto de molinos medievales y junto al acueducto romano-medieval que conducía las aguas desde las grutas de Sant Josep hacia el pueblo. Este enclave conforma un conjunto paisajístico patrimonial desde época romana y medieval, hasta época industrial moderna. Su recuperación surgió "por la necesidad del Museo Arqueológico Municipal de encontrar un nuevo espacio donde poder realizar correctamente sus funciones principales: la salvaguarda y gestión del patrimonio arqueológico y su difusión hacia la población."

Qué se hizo: "El Ayuntamiento, apostó por definir una Estrategia territorial, paisajística y patrimonial para diversificar la oferta turística de Les Coves de Sant Josep, y conectarlas con una serie de recursos existentes tanto arqueológicos, históricos, arquitectónicos, a través de un eje definido por el trazado de la antigua sèquia mare. Esta estrategia llamada 'El Camí de l’Aigua' describe el proceso de recuperación y transformación de las edificaciones de la Fábrica y su entorno paisajístico y patrimonial de los molinos en un parque cultural-etnológico."

Qué plus da este espacio recuperado: "El proyecto, ayudó a reforzar el interés de los vecinos de la Vall por su patrimonio histórico y reestablecer un vínculo afectivo con el pasado de sus barrios y oficios como el de espardenyer o oller. El Camí de l’Aigua, fue a la vez que un trabajo arquitectónico, un trabajo social y cultural, con una programación de acciones que transmitían a la ciudadanía la importancia del patrimonio y la necesidad de convertir el Museo Arqueológico en un nuevo atractivo turístico y espacio de encuentro socio-cultural. Adecuar la Nave de la fábrica con pequeñas intervenciones que permitan abrir y usar el espacio a nivel social sería una acción de gran impacto transformador para la ciudad." 


Fabrica de la Llum. La Vall d’Uix, 2017. Foto: el fabricante de espheras.

Regeneración de la Plaça Sinagoga, Onda

La plaza de la Sinagoga en el centro histórico de Onda, se sitúa entre la Iglesia y los barrios de la morería y la antigua judería. "En su entorno, se encontraron restos arqueológicos de antiguos palacios de época andalusí con jardines y acequias. En 2016, en la realización de unas catas, se encontraron los restos de una balsa andalusí del s.XII y que más tarde, ya en época cristiana, se reaprovechó construyéndose un edificio gótico con una serie de arcos apuntados y escaleras de sillería, probablemente relacionado con la Orden del Hospital, y que ahora había salido a la luz a 5 metros bajo el suelo", explican los arquitectos.

Qué se va a hacer: "El proyecto de la Plaza de la Sinagoga, consiste en la recuperación del espacio de la plaza del barrio, pero incorporando el nuevo espacio para la interpretación de los restos arqueológicos, y su tratamiento como un jardín vinculado al pasado del agua, que pueda albergar usos socio-culturales que ayuden a revitalizar el barrio. En este proyecto la complejidad de la topografía del centro histórico, se resuelve ampliando el espacio en 2 plazas: una enterrada que contiene el jardín arqueológico; y una aérea, sobre una cubierta de madera y acero, que permite atravesar la plaza flotando sobre los restos históricos.

Qué plus dará este espacio recuperado: "Este proyecto ha sido un proceso largo, especialmente para las personas del barrio, que han sufrido varios años entre las excavaciones arqueológicas, los estudios, tramitaciones y su construcción, aunque ahora está a punto de terminar. En cambio, esperemos que se convierta en un espacio amable a los vecinos, con vegetación de sombra, que recupere el sonido y el frescor del agua, las texturas de los pavimentos de piedra y barro, y que dinamice a nivel turístico y económico el Centro Histórico."

Plaça de la Sinagoga. Onda (en obras, 2019). Foto: Milena Villalba. 

Para saber más

Noticias relacionadas

next