Hoy es 18 de octubre y se habla de

entrevista | el presidente de la feria prevé que el salón del 2022 será el mejor de la historia

Rubert: "La inercia de Cevisama'20 ha sido clave para la cerámica en un año marcado por la covid"

La feria trabaja ya en la edición de febrero del 2022 tras cancelarse la de este año. Sin embargo, en mayo ofrecerá ya un aperitivo: un salón virtual en el que no faltarán presentaciones, conferencias y la entrega de los tradicionales Alfa de Oro.

10/03/2021 - 

CASTELLÓ. La pandemia de la covid-19 ha hecho saltar por los aires todas las previsiones en la industria cerámica, que tampoco ha sido ajena a este episodio que ha trastocado todo el calendario internacional de ferias. En este contexto, Cevisama, la gran cita del sector en España y el mayor certamen mundial que se celebra en Feria Valencia, se convirtió -eso sí, por los pelos- en el único gran salón internacional del azulejo que pudo celebrarse el pasado año. Desde entonces ningún otro certamen de calado se ha podido llevar a cabo y la feria española, que cerró la pasada edición con récord de visitas, prepara ya su edición del 2022 que, según espera su presidente, Manuel Rubert, será la más importante en sus casi 40 años de existencia.

De momento, Cevisama prepara como aperitivo de esta cita ferial una semana virtual del 24 al 28 de mayo, un encuentro en línea donde se pretende reunir a todo el sector para que ofrezcan sus novedades y en el que no faltarán conferencias, presentaciones o sus tradicionales entregas de los Premios Alfa de Oro que, desde finales de los setenta, viene organizando la Sociedad Española de Cerámica y Vidrio.

Hoy el sector cerámico español ha logrado sortear con nota alta la embestida del coronavirus pese al fuerte impacto que tuvo en sus balances en la primera mitad del 2020. Manuel Rubert tiene claro que en esta recuperación mucho ha tenido que ver la última edición de Cevisama, como punto de apoyo internacional del sector y cuya inercia aún perdura.

-Menudo año... ¿cuál cree que son los aspectos más sobresalientes que se han dado en este año marcado por la covid y la suspensión de la feria?
Tengo que empezar diciendo que hablar de Cevisama es hablar de la industria cerámica en general, sin dejar de lado los esmaltes, la maquinaria, la fabricación de complementos y el baño… que todo va en paralelo al sector de la construcción.

Lo que sí se ha demostrado en este tiempo es que la cerámica española ha demostrado mucha fortaleza ante una pandemia como la que hemos vivido en todo el mundo. Y Cevisama, que fue la última gran feria que se dio antes de que estallara esta crisis, prácticamente no inició su promoción para su edición del 2021 hasta ya entrado septiembre debido a las especiales circunstancias que estábamos viviendo a lo largo de todo el 2020.

Todo el sector analizamos la situación y se llegó a la conclusión de que si a principios del 2020 se empezó muy bien, después cayó para, seguidamente, tener una reacción muy positiva que en algo, pienso, ha tenido que ver Cevisama para esta buena recuperación del sector. Desde el punto de vista como fabricante observo, además, que no se visita a los clientes de manera presencial salvo en casos excepcionales y siempre que la situación te lo permite, porque el contacto se ha limitado a la vía telemática, principalmente.

"la cerámica española ha demostrado una gran fortaleza y lo ha hecho ante una pandemia que ha azotado a todo el mundo. creo que Cevisama ha ayudado a estos buenos resultados".

-¿Cuánto calcula que durará esta situación de indefinición?
Fabricantes y clientes, le aseguro, tenemos ganas de vernos y de que el sector comience a retornar a una normalidad muy necesaria. En tanto no se nos permita esa movilidad en todo el mundo, seguiremos en esta situación. Y no hay duda de que aquí en España, en la buena situación que vive hoy el sector de la cerámica, en su recuperación, mucho ha tenido que ver Cevisama, la única feria que se ha celebrado en un año y que se cerró con un nuevo récord de visitas, participación de empresas y presencia internacional.

Como sabe, una promoción cuesta mucho de hacer, pero una vez realizada, hay que relanzarla y hacerlo en un escenario como este es complicado. Es verdad que nos queda aún un trecho para volver a esa normalidad que todos deseamos. Y es verdad que este camino se puede hacer aún con las promociones ya lanzadas en la pasada edición ferial, alimentadas con esas comunicaciones virtuales de la que le hablo. Pero, obviamente, esta situación debe acabar, porque por muy bien que se ofrezca el producto telemáticamente es un material que necesita cercanía para ser valorado en su integridad, ser tocado para apreciar texturas, a través de visitas a fábrica o ferias. En el segundo caso, la ventaja está que el visitante no solo tiene contacto con el producto, sino con todo el sector, lo que le va a permitir decidir en ese momento sus planes de promoción de cara a un futuro.

Sí, hemos vivido un año sin ferias; podemos aguantar un tiempo, lógicamente, pero el sector está deseoso de verse, de presentar y ser testigos de las novedades. De momento, serán contadas las ferias que se puedan hacer.

-¿Y cómo llevan ustedes esta situación de manera interna?
Cevisama continúa trabajando intensamente. De hecho, nosotros teníamos previsto celebrar la feria en mayo tras suspenderse en este pasado mes de febrero. Finalmente, tampoco se va a poder realizar en el plazo que inicialmente nos habíamos marcado. Lo que sí vamos a hacer en mayo, en el marco de nuestra feria, una semana de contenidos, en la que las empresas podrán exponer de manera virtual todos los productos que consideren. Podrá hacerse de manera digital o digital-híbrido, con conferencias… estamos trabajando en ello. Los Premios Alfa se celebrarán y trataremos de reforzar esa semana con contenidos para mostrar que Cevisama sigue muy viva y presente, como polo de referencia internacional en el sector que es.

-¿Y en qué consistirá esa feria de mayo virtual?
Los fabricantes podrán exponer en el marco de esta feria todas esas novedades que ya tenía preparadas para presentar en el salón internacional de Cevisama previsto para mayo. Podrán realizar presentaciones de productos para recordar al mercado que si hubiera estado Cevisama esos eran los productos que hubieran estado en la calle. Es cierto que al cliente le gusta tocar, comparar y este evento virtual no será como una feria al uso, pero en el sector tenemos que estar muy concienciados de que tenemos que velar por nuestra feria, la feria del sector; y porque nuestra industria necesita dar avanzadillas respecto a novedades que puedan ir surgiendo desde la última Cevisama que se celebró en febrero del 2020.

"al cliente le gusta tener un contacto directo con el producto, poder tocarlo y conocerlo para tomar la mejor decisión".

-¿Cómo afectará la covid al calendario ferial internacional de este año?
¿Qué va a pasar?. No creo que nadie esté en condiciones de saber a ciencia cierta qué va a pasar. Depende de la evolución de la pandemia, de la vacunación, depende de muchas cosas, pero preguntarnos si el calendario ferial internacional se mantendrá este año ya es arriesgado  porque hay una gran incertidumbre en este momento, porque hemos pasado la tercera ola, pero poco sabemos más salvo que se están poniendo muchos medios en todo el mundo, pero es difícil controlar los contagios y, de hecho, todavía no está bajo control. Hablar de futuro siempre es muy difícil y más en estas circunstancias.

Nosotros tenemos tiempo de aquí al 7 de febrero del 2022. Creo que se podrá hacer y estoy seguro que será una de los mejores salones internacionales que se haya podido celebrar dentro de Feria Valencia. Estoy convencido de ello.

-¿Cómo está afectando la falta de ferias al consumo de cerámica?
Ya le digo que lo que vivimos hoy en el sector es una inercia de la anterior feria de Cevisama, que está aún ahí. Y esa inercia ha sido importante en los buenos resultados que está obteniendo esta industria tras el primer bache de la pandemia.

En el mercado nacional, que es también muy importante para nosotros, sí hemos detectado un auge de las reformas en hogares a lo largo de este último periodo. Por qué, pues porque nos hemos dado cuenta de que tenemos que adaptar nuestros hogares a nuevas circunstancias. Eso ha hecho que el consumo haya ido creciendo. También los cierres de establecimientos han hecho que haya negocios que aprovechen este momento para invertir y prepararse para la reapertura en mejores condiciones y así afrontar su relanzamiento, como sucede en hoteles. Esto sucede en España, pero también en mercados estratégicos para nosotros como es el europeo. Porque no ha habido parón total en Francia, Alemania, Italia…

-¿Y cómo afecta a las presentaciones de nuevos productos, a las promociones?
La ideología del producto no cambia de la noche a la mañana. Esto tiene una evolución, un camino. Es decir, le pongo un ejemplo: hace unos pocos años todo el mundo hablaba de la piezas grandes; las pequeñas quedaron casi denostadas y ahora vemos cómo estas últimas acaparan buena parte del catálogo del sector; eso sí, compartiendo escenario con las grandes, que no han parado de crecer. El mundo de la cerámica siempre está vivo.

Todas esas inercias donde mejor se ve son en las ferias. Pero esa transmisión no es como en otros sectores como el textil, el calzado, que cambia de manera muy continua. La evolución de la cerámica, en sus conceptos estéticos, igual se ha venido dando demasiado deprisa en los últimos años. Ahora la promoción de esos productos tiende a durar más de lo que venía dándose hasta ahora. Nos estamos dando cuenta de que ese menor estrés por presentar promociones cada muy poco tiempo nos está viniendo bien, porque estamos vendiendo más sin necesidad de tensionar al sector para sacar producto en cada una de las ferias. Es decir, vamos sacando mucho producto pero con promociones más prolongadas y las ventas siguen creciendo. Lo cual eso es positivo.

-¿Hasta qué punto la pandemia hará cambiar conceptos y contenidos en la próxima feria de Cevisama prevista para la semana del 7 al 11 de febrero del 2022? ¿Se dará más valor a aspectos que tienen que ver con la salubridad del producto y la salud, las nuevas fuentes de energía, el medio ambiente...?
Está demostrado que el tema de la salubridad, la salud... siempre ha estado muy presente en todo el sector. En pavimento y recubrimiento, no hay duda que el producto cerámico es de lo mejor que hay en el mercado. Los productos tienen, en general, propiedades antibacterianas, como así lo han demostrado estudios científicos. Por lo tanto, eso dice mucho en un momento en el que se ha puesto de manifiesto lo importante que son aquellas cuestiones relativas a la salud. La cerámica no tiene rival en esto y, desde luego, en las ferias se harán más visibles estas connotaciones relativas a la salubridad de un producto como este. En este punto creo que tendrá un mayor peso el márketing, que permita hacer ver todas estas ventajas.

"siempre hemos pedido una mayor implicación de la ciudad de valència en una feria que aporta tanto a la economía local".

En el tema energético estamos todos muy comprometidos y trabajando de manera importante tanto por parte de las Administraciones, desde Ascer y el compromiso de las empresas. Estamos en un proceso de transformación en el que casi todo está por escribir y, desde luego, desde Cevisama tenemos que apoyar poniendo en valor ese gran esfuerzo de una industria que es puntera en este ámbito.

-Ustedes han trabajado mucho para lograr que València se implique más en la promoción de una feria que en apenas unos días congrega en esta ciudad a más de cien mil personas llegadas de todo el mundo... ¿Ha habido avances?
Es cierto. Siempre hemos pedido una mayor implicación de la ciudad. Para ello ha habido numerosas reuniones y debo reconocer que el ambiente ha sido siempre muy positivo, pero los resultados no han ido como a nosotros nos habría gustado. Lo que está claro es que en otras ciudades del mundo donde se celebra una feria de estas características, estas grandes urbes se vuelcan, pero nosotros, la verdad, no hemos encontrado esto aquí, en València, al menos con la intensidad que se vive en otros sitios.

-¿Y qué papel juega Cevisama en la nueva reestructuración interna que está viviendo Feria Valencia?
Nunca hay que olvidar que Cevisama supone el 35% de la facturación anual de Feria Valencia; es decir, es su principal salón. Sinceramente, no sabemos, de cara a esta reestructuración interna cuál va a ser el planteamiento que se hará a nivel internacional con el fin de acaparar nuevos certámenes de calado. Pero sí le puedo decir que si el propósito es lograr grandes eventos, bien a través de la empresa privada o como se establezca, lo primero que va a exigir quien abandere esta entidad es que la ciudad se implique y respalde a estos certámenes internacionales.

Y le diré que si lo que se pretende es que vengan más ferias a Valencia, la mejor presentación que pueda ofrecer Generalitat o Ayuntamiento de València es, sin ninguna duda, Cevisama, tercera mayor feria en España y un modelo que debe servir a la Administración a la hora de potenciar Feria Valencia, cuyo recinto es de los mejores del mundo para acoger este tipo de certámenes.

-Aunque finalmente quedó cancelada la edición del 2021, el inicial aplazamiento a mayo de este año ¿no representaba un augurio para pensar que la feria pueda trasladarse a la primavera en próximas ediciones? El debate se abrió recientemente y se decidió por febrero, ¿pero sigue abierto?
La contestación a esta pregunta le corresponde al sector y hace unos meses la tomó en consideración a través de una encuesta. Se votó por febrero. Esto no quiere decir que en unos años se pueda cambiar. Pero lo decidirá el sector. Será decisión de todos. Eso sí, si se decide cambiar de fechas, Feria Valencia atenderá a lo que diga el sector; es verdad que se planteó en su día y se tomó una decisión, pero esto no quiere decir que en el futuro no pueda volver a plantearse. El debate siempre nos enriquece a todos. Pero ya le digo que es una decisión que corresponde al sector cerámico en su conjunto.

Noticias relacionadas

next