LA DIRECCIÓN SOSPECHA QUE EDILES DE DISTINTOS MUNICIPIOS SE ESTáN REPLANTEANDO SU SITUACIÓN 

Saltan las alarmas en Ciudadanos Castellón ante una nueva sangría de abandonos de cargos electos

8/05/2021 - 

CASTELLÓ. El proceso de descomposición que vive Ciudadanos amenaza con precipitar una nueva sangría de renuncias de cargos electos en la provincia de Castellón. La marcha al grupo de no adscritos de Paula Archelós, edil en el Ayuntamiento de la capital de la Plana, y María Jesús Sanchís, portavoz en el consistorio de Borriana, apunta a ser solo la punta del iceberg. Así lo sospecha la dirección autonómica ante el creciente descontento de algunos concejales por el nuevo rumbo del partido. El abandono de las dos munícipes, al igual que la deserción de la diputada autonómica Cristina Gabarda, no obedece al calentón del momento. Desde hace semanas existe un runrún interno que hacía presagiar que los acontecimientos se desencadenarían en cuanto los afines en Les Corts al ex secretario de Organización, Emilio Argüeso, dieran un paso al frente, como así ha ocurrido.

Según algunas voces, la fuga en el barco naranja resulta todavía más grande al juntarse varios factores. Por un lado, el descontento por las decisiones tomadas desde Madrid a raíz de alinearse con el PSOE para prolongar el primer estado de alarma. Por otro, las aspiraciones del sector de Fran Hervís (y Argüeso) de buscar acomodo en el PP. Y, en tercer lugar, el malestar por el giro del partido liberal en la provincia desde el nombramiento de Cristina Fernández como coordinadora. La mezcla de estos tres elementos se ha convertido en una bomba de relojería.

Tanto es así que munícipes de varios ayuntamientos se estarían replanteando su futuro o, al menos, habrían trasladado su inquietud ante el progresivo debilitamiento de Cs. Por ejemplo, sería el caso de Vicente Vidal y Esteban Ventura, en Castelló; Javier Mollà, en Almassora; Ramón Vicente Herrero, en Castellnovo; o Araceli de Moya, en Oropesa del Mar. Estos dos últimos, en realidad, observan con intranquilidad los dos años que quedan de legislatura, teniendo en cuenta que el primero, en el último tramo del mandato, y la segunda, en apenas mes y medio, deberán asumir las alcaldías en virtud del pacto de gobernanza con el PSPV. Sin embargo, al encontrarse la formación liberal más frágil que nunca, recelan sobre el cumplimiento de los acuerdos si el grupo socialista propone revisarlos.

La coordinadora provincial insta a seguir trabajando para defender el proyecto de centro, advirtiendo que aquellos que decidan abandonar las filas naranjas tendrán que devolver sus actas de concejales, como así exige "la carta ética que todos firmamos hace dos años. Si no lo hacen, parecerán oportunistas, moviéndoles solo su interés personal. No voy a entrar en decisiones personales pero hay que respetar a las personas que votaron este proyecto. Hay dos formas de hacer las cosas: salir con la cabeza alta o de forma poco ética", asegura Fernández. En la misma línea se expresa el portavoz en el Ayuntamiento de la capital de la Plana, Alejandro Marín-Buck, que exige a Archelós "responsabilidad", recordándole que concurrió a los comicios bajo unas siglas y no de forma independiente.

Cuatro ediles en el grupo de no adscritos

Tanto la munícipe de Castelló como la edil de Borriana, empero, se niegan a renunciar a dicha acta, siguiendo así los pasos de excompañeros como Francisco Vicent, en Les Alqueries, y Domingo Lorenzo, en Benicàssim, que dejaron el partido y pasaron al grupo de no adscritos por sus divergencias con Madrid. Bien es cierto que este último terminó por abandonar la corporación, alegando motivos personales.

Ambas regidoras anunciaron su decisión este viernes a través de sendos comunicados en Twitter. Archelós alega que su marcha se debe a la delicada situación que vive Cs, "sin rumbo y cerca de la extinción", explica. "No respetar los resultados de la primarias en Cataluña, autocensurarnos en Murcia o los malos resultados de la Comunidad de Madrid, por convertirnos en la muleta del sanchismo, junto con independentistas y comunistas, son algunas de las malas decisiones que nos han llevado al abismo", agrega.

No obstante, la castellonense también señala a la coordinadora provincial y al secretario de Organización en la Comunitat, Jesús Gimeno, como responsables. "Son perfiles políticos que nos retrotraen a lo peor de la vieja política, las cuales no representan en absoluto los valores morales ni principios éticos que me identifican". Sanchís va más allá y critica las "malas decisiones" de los dos cargos orgánicos en su "afán" por apartarla y por "colocar afines en la candidatura de Borriana". 

La posible marcha de más concejales en los próximos días puede significar un mayor golpe para Cs en Castellón al perder su representación institucional en diversos municipios. Salvo contadas excepciones, como la capital de la Plana, donde cuenta todavía con tres ediles, la aportación se limita a uno o dos munícipes.

Noticias relacionadas

next