X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

entrevista al director general de desarrollo rural

David Torres: "El tratado Mercosur es dañino para los valencianos; la Comunitat no lo puede ratificar"

15/07/2019 - 

VALÈNCIA. El pasado 5 de julio, el pleno del Consell aprobó el nombramiento de David Torres (Bellreguard, 1978) como director general de Desarrollo Rural. Economista de formación y especializado en cooperación internacional y procesos de desarrollo, fue diputado de Podem en la pasada legislatura, donde ejerció como portavoz de economía de la formación morada en Les Corts. 

Durante esos cuatro años en los que Podem decidió no entrar a formar parte del Consell, Torres fue uno de los responsables de la negociación de los Presupuestos de la Generalitat con PSPV y Compromís. Sin embargo, su fichaje para el Botànic II proviene de la coalición valencianista, concretamente de Iniciativa. 

No en vano, Torres decidió no optar a repetir como diputado en el Parlamento valenciano tras las tensiones internas que se vivieron en el mandato anterior en el partido que ahora lidera Antonio Estañ. Ahora, el exdirector de la ONG Centro de Estudios Rurales y de Agricultura Internacional (CERAI), es director general de Desarrollo Rural. 

Valencia Plaza se reúne con él para analizar las negociaciones del Botànic II; las primeras disensiones en el nuevo gobierno -entre la consellera de Agricultura y Cambio Climático, Mireia Mollà, y la europarlamentaria socialista Inmaculada Rodríguez Piñero- a cuenta del tratado UE-Mercosur, y los retos en su nuevo puesto. 

David Torres durante la entrevista. Foto: KIKE TABERNER

-¿Cómo se gesta su fichaje para ocupar una Dirección General que le tocaba nombrar a Compromís?
-Fue una sorpresa para mí. Compartí con Mireia Mollà mucho tiempo porque negociando la legislatura pasada todos los Presupuestos en la Comisión de Hacienda de Les Corts, y por lo tanto ella conocía mi perfil. Cuando la nombraron consellera la llamé para felicitarla. Estuvimos hablando un rato y me pidió ayuda. Me dijo que necesitaba configurar un buen equipo, me pasó perfiles y yo los consultaba con los contactos que tengo dentro del sector, pero en ningún momento hablamos de que yo me pudiera incorporar. La noche anterior al pleno del Consell me mandó un mensaje diciéndome que quería hablar conmigo y le dije que prefería hacerlo a la mañana siguiente. En cuanto dejé a mi hija en el colegio me llamó, me dijo que las negociaciones ya estaban cerradas, que necesitaba cerrar su equipo y que había pensado en mí para esta dirección general. Le contesté que quería pensarlo y su respuesta fue que me daba de tiempo hasta que colgara el teléfono porque tenía que entrar al pleno del Consell a dar nombres. A las dos horas era director general.

"NO TENÍA NINGUNA PERSPECTIVA DE CONTINUAR EN POLÍTICA"

-El PSPV también quiso ficharle para algún puesto en el gobierno. ¿Podem también le llegó a ofrecer trabajar con ellos?
-No me llegó ninguna oferta formal del PSOE ni de Podem. Me preguntaban qué iba a hacer, dónde estaba... Les interesaba si iba a entrar por Podem en alguna dirección general y yo les dije que no; no tenía ninguna intención de entrar al Gobierno con Podem y tampoco de continuar en política. Después de los cuatro años en Corts llevando temas de Hacienda y Turismo me apetecía un poco volver a lo mío. Sólo había dos áreas en las que no podía decir que no; una era Cooperación y otra Desarrollo Rural. De hecho, esta más aún porque he trabajado más este ámbito.

-¿Qué hubiera hecho si le hubiera llegado una oferta de Podem?
-Esto no deja de ser un puesto político y es importante compartir el proyecto político. Podemos es un proyecto del que salí porque cuando hubo una oportunidad de cambio, no lo hubo. Decidí salir y no acompañarles más en el proceso. Así que posiblemente les hubiera dicho que no. 

David Torres. Foto: KIKE TABERNER

-¿Cómo ha visto las negociaciones del Botànic II? ¿Cree que pueden condicionar la forma de gobernar estos cuatro años?
-Espero que no. Las he vivido en la distancia, pero he de decir que yo he estado en otros procesos de negociación menos mediáticos y probablemente no han sido menos tensos. Sacamos durante cuatro años los Presupuestos y la Ley de Acompañamiento en tiempo y forma, y te puedo asegurar que las negociaciones no siempre fueron agradables.

"EL RETO ES CREAR LA FIGURA DEL DINAMIZADOR TERRITORIAL, LUCHAR CONTRA EL DESPOBLAMIENTO Y ACOMPAÑAR A LOS MUNICIPIOS EN LA GESTIÓN DE PROYECTOS EUROPEOS"

-¿Cuáles son los objetivos de su Dirección General en esta legislatura?
-La principal política en desarrollo rural que tiene cualquier comunidad autónoma son los programas de fondos europeos del Plan de Desarrollo Rural y de los programas líderes. Pero hay otro reto que es dinamizar el territorio. Hay comunidades que muchas veces están en procesos de despoblación terribles y no tienen tejido asociativo para gestionar proyectos que son muy burocráticos porque manda Europa. Ahí la tutela de la Administración es fundamental. Otra prioridad es la lucha contra el despoblamiento, el reto en esta legislatura es que el programa Avant sea totalmente operativo. Cuando hablamos de despoblamiento hay que eliminar algunos mitos. No hablamos de un éxodo de la gente, sino de una expulsión de los habitantes del campo a la ciudad. ¿Qué pasaría si en la ciudad de Valencia redujeran los hospitales a la mitad, quitaran todos los colegios y los pusieran a 30 kilómetros? ¿O si no se invirtiera en infraestructuras, no hubiera oficinas de atención en servicios sociales o se eliminaran todos esos servicios? Evidentemente se irían a Valencia, y eso es lo que ha pasado en el mundo rural. Otro de los retos es impulsar la figura del dinamizador territorial, que existió hace mucho tiempo en el campo. Estaría en el terreno viendo qué necesidades tiene cada territorio y apoyando a los agentes de desarrollo local para transmitirlo a las administraciones cuáles son las necesidades de una determinada localidad. 

David Torres al inicio de la entrevista. Foto: KIKE TABERNER

-Presidencia de la Generalitat también tiene una dirección general de despoblamiento. ¿No es una duplicidad de competencias?
-El despoblamiento y el desarrollo rural es una política transversal. El desarrollo rural también atañe a otros sectores como son la educación, la sanidad, servicios sociales. Por tanto, tiene todo el sentido que esté en Presidencia como una política transversal. De hecho, hay una comisión interdepartamental que incluye todas las consellerias. 

-El foro Nova Ruralitat pidió el otro día en Les Corts que las poblaciones rurales debían tener una situación fiscal diferente. ¿Está de acuerdo?
-Hay un consenso en torno a esa reivindicación que yo apoyo. Esa será una lucha que tendré en este año en este período con la Conselleria de Hacienda con la que tengo buena relación. Cuando hay diferencias entre iguales tiene que haber un tratamiento diferenciado. No es lo mismo poner una pequeña industria en una ciudad con todas las facilidades a nivel de infraestructuras, que la inversión que tienes que hacer en un pueblo donde los accesos son complicados.

-¿Y qué tipo de exenciones fiscales podría tener el sector?
-Muchas de las exenciones fiscales no van a ser competencia autonómica. Pero tratamientos especiales sobre todo en su régimen autónomos para muchos jóvenes que quieren iniciar una actividad productiva; tratamiento diferencial en el IVA; o ayudas a la implantación y a fondos europeos.

Torres en las inmediaciones de la Conselleria de Agricultura y Cambio Climático. Foto: KIKE TABERNER

"EL GOBIERNO ESPAÑOL HA HECHO UNA DEFENSA NEFASTA DE LOS INTERESES VALENCIANOS A LA HORA DE NEGOCIAR EL ACUERDO MERCOSUR"

-La consellera de Agricultura y Cambio Climático, Mireia Mollà, dijo la semana pasada que Rodríguez Piñero iba en contra del campo valenciano al apoyar el acuerdo UE-Mercosur. ¿Comparte las declaraciones?
-Lo principal es defender los intereses de la citricultura valenciana frente a cualquier cuestión que pueda poner en peligro el sector. Estamos hablando de un tratado que ya se ha firmado, pero se tiene que ratificar en el plazo de un año. Lo que conocemos en estos momentos de ese tratado es tremendamente dañino para la citricultura valenciana, y ahí hay un consenso en todos los sindicatos, desde la Unió hasta AVA. Ese tratado sería una condena de muerte definitiva. El Gobierno español ha hecho una defensa nefasta de los intereses valencianos a la hora de negociar ese acuerdo porque hay otros sectores que se van a beneficiar. Pero en el tema de citricultura abre la puerta a la entrada de cítricos de América Latina con unos aranceles muy bajos y de una manera diferenciada; ellos pueden exportar aquí con un arancel al 4% y nosotros podríamos exportar a un arancel del 10%. Varios informes defienden las tesis del Gobierno porque dicen que es un producto estacional, que cuando aquí no hay naranja en América Latina sí. Eso es absurdo. América es un continente que tiene dos estaciones y que produce en las dos zonas, ellos cubren todo el año. Aquí en Valencia exportamos dos tercios de nuestro producto, nuestra temporada cubre casi todo el año. Por tanto, tal cual está el tratado en estos momentos la Comunidad Valenciana no lo puede ratificar y el president Ximo Puig creo que va con esas indicaciones para intentar mejorar lo que hay en ese tratado. Pero tal cual está en estos momentos es una sentencia de muerte y las declaraciones de la consellera iban en ese sentido. 

-Usted es un fichaje de Compromís, pero ¿sigue en Podem? ¿Cuál es tu situación actual?
-En Podem cualquier persona se puede inscribir para votar y participar en sus procesos internos. Luego otra cuestión es la militancia. Yo no soy militante de Podemos, pero tampoco me he dado de baja de inscripción y me inscribí en Compromís para votar en sus primarias. No sólo este año, también en la anterior legislatura.

Torres atiende a Valencia Plaza. Foto: KIKE TABERNER

-¿Se plantea ahora quizá afiliarse a Iniciativa, partido al que pertenece Mollà?
-Nunca he estado afiliado a ningún partido, pero sí que es verdad que cuando inicio un proyecto lo hago porque comparto el proyecto político. Y se lo transmití a la consellera. Ha aparecido en prensa que soy independiente, pero no he dicho a nadie que lo sea. Tengo claro que estoy en un cargo político y lo he asumido porque creo el proyecto político que representa mi consellera. Si alguien me pidiera que me afiliara, no tendría ningún problema. 

"NO CREO QUE LA ADMINISTRACIÓN HAYA AUMENTADO TANTO"

-¿Qué le parece el tamaño que ha adquirido la administración en estas negociaciones? 
-Siempre he sido crítico con el adelgazamiento de la Administración durante todos estos últimos años. Cualquier persona si se para a pensar en su vida notará momentos en los que ha sufrido por los recortes que ha habido también en la administración pública. En 2015 vivíamos otra situación, veníamos de más de 20 años de gobiernos del Partido Popular en el que se había despilfarrado dinero público; sabíamos que iban a ir apareciendo constantemente en prensa los pufos que habían dejado. Era un momento de contención, de apretarse los pantalones, de dar ejemplo y decir "vamos a gestionar los pocos recursos que tenemos de manera eficiente y eficaz siendo conscientes de que estos cuatro años no vamos a poder crecer". Desde Podemos nunca criticamos el aumento de altos cargos. No nos podemos engañar, al final a la ciudadanía hay que ofrecerle un servicio adecuado. Yo no creo que haya crecido tanto la Administración, puede parecer que sí en porcentajes, pero creo que ha crecido atendiendo a las necesidades que tenía esta nueva etapa y teniendo en cuenta que aquí no se ha despilfarrado ni un céntimo.

David Torres. Foto: KIKE TABERNER

Noticias relacionadas

next