Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

debate política general

El desacuerdo con los impuestos y el déficit alejan a Cs y PSPV de acordar los Presupuestos

24/09/2020 - 

VALÈNCIA. Una de las dos condiciones que fijó Ciudadanos para sumarse al Pacto de Reconstrucción hace meses fue que en él no se hiciera mención a ninguna subida de impuestos. La segunda, que el Botànic tampoco hiciera alusión en él a las reversiones sanitarias. El partido que lidera Toni Cantó advirtió que no rebasaría esa línea roja: "Criminalizar la colaboración público-privada" en un contexto de crisis económica y social tras la pandemia de la Covid-19. Dos cuestiones que si bien el tripartito insertó inicialmente en el citado acuerdo, accedieron a matizar más tarde para lograr un apoyo amplio. 

Sin embargo, apenas mes y medio después, PPCV y Ciudadanos ya acusan a PSPV, Compromís y Unides Podem de incumplir el acuerdo firmado con una de las propuestas de resolución registradas durante el Debate de Política General. En concreto, la presentada por los tres grupos que integran el Ejecutivo valenciano que pide reordenar las deducciones autonómicas del IRPF e implantar políticas en el ámbito de la fiscalidad verde, "considerando la creación de nuevos impuestos". Tributos 'verdes' que, si bien deben definirse todavía durante el trámite parlamentario, según explicó este miércoles el portavoz socialista Manolo Mata, estarían vinculados, por ejemplo, al nivel de contaminación de los vehículos o de algunas actividades industriales. 

Socialistas, valencianistas y morados enmarcan la iniciativa en un "plan de justicia fiscal" que busca conjugar "la necesidad de incrementar los ingresos tributarios, incentivar las actividades económicas generadoras de bienestar, y focalizar la aportación tributaria en los segmentos con más poder adquisitivo con la finalidad de financiar los recursos necesarios para la salida de la crisis y la sostenibilidad de los servicios públicos". 

La propuesta, sin embargo, se ha topado con el rechazo frontal de la oposición, que ya ha advertido que votará en contra el próximo viernes, y con toda probabilidad también hará saltar por los aires las posibilidades de que el acuerdo unánime alcanzado con el Pacto de Reconstrucción se repita también en los Presupuestos de 2021, tal y como anhelaba el president de la Generalitat, Ximo Puig

PP y Ciudadanos volvieron a insistir este miércoles en la idea de que el tripartito pretende subir los impuestos y crear otros nuevos. Mientras, los grupos parlamentarios del Consell trataron de zafarse de las acusaciones de haberse saltado el pacto -alegaron que el documento firmado en agosto sí permite la creación de este tipo de figuras impositivas- y defendieron el contenido de la propuesta registrada. Unides Podem y Compromís explicaron que para poder llevar a cabo todos los proyectos incorporados en el Pacto de Reconstrucción hacen falta más ingresos, mientras que el PSPV incidió en que no se trata de una subida "generalizada" de impuestos -en el caso del IRPF-, sino solo "a los más ricos" y, en el caso de la fiscalidad verde, subrayó que el Botànic también contemplará incentivos. "Fiscalidad verde no tiene por qué ser solo impuestos, también bonificaciones", señaló. 

Las posiciones, por tanto, están totalmente enfrentadas en esta cuestión y, más allá de dividir a PSPV y Ciudadanos en las votaciones del próximo viernes, supone un punto de inflexión en el acercamiento que estos días habían protagonizado PSPV y Ciudadanos para negociar las cuentas de la Generalitat de 2021 tomando como hoja de ruta el Pacto de Reconstrucción. Una sintonía anhelada especialmente por el president del Consell, Ximo Puig, para sacar adelante unos presupuestos "de unidad" que sumaran a más fuerzas más allá de las que integran el Gobierno valenciano. 

No obstante, no es la única cuestión que aleja el entendimiento de los socialistas con los naranjas para atraerlos a un acuerdo sobre los presupuestos. El grupo parlamentario que lidera Toni Cantó también ha registrado una propuesta de resolución que será rechazada el próximo viernes por el PSPV:  la que insta al Consell a exigir al Gobierno central autorizar a la Comunitat Valenciana un objetivo de déficit como el permitido al País Vasco, del 2,6%, mientras no se modifique el modelo de financiación. 

Una operación que permitiría "a los valencianos disponer de unos 3.000 millones de euros más para las cuentas del próximo año", según los cálculos realizados por su formación que preside Inés Arrimadas. La iniciativa viene motivada a cuenta del acuerdo alcanzado entre el Ejecutivo de Pedro Sánchez y el gobierno vasco para autorizar a a Euskadi un objetivo de déficit del 2,6% este año después de hacer una valoración del impacto de la disminución de los ingresos por impuestos a consecuencia de la caída de la actividad económica por la pandemia de la Covid-19. El acuerdo fue alcanzado por la Ministra de Hacienda, María Jesús Montero, y el consejero de Economía y Hacienda vasco, Pedro Azpiazu, el 31 de julio y fue ratificado la semana pasada. 

Dos escollos que alejan a Ciudadanos y PSPV del idilio que venían protagonizando semanas atrás y que dificulta que vuelvan a entenderse para que los naranjas den luz verde a las sextas cuentas del Ejecutivo de Puig. 

La diferente interpretación del Pacto

Durante la negociación del Pacto de Reconstrucción, el Botànic decidió modificar el apartado que hacía referencia a la creación de nuevos impuestos verdes para sumar a la oposición a él. En lugar de fijar como objetivo la "creación de nuevos impuestos propios, especialmente en el ámbito de la fiscalidad verde" a "impulsar políticas fiscales verdes dirigidas a la transición ecológica justa de acuerdo a los parámetros adoptados por la Unión Europea y fomentando criterios de sostenibilidad". 

Con esto, la redacción del objetivo se suavizó de manera significativa, ya que "impulsar" no exigía de manera clara una obligatoriedad. Ahora bien, la normativa europea en estos términos es clara y exige que se apliquen este tipo de impuestos, por lo que la interpretación del redactado finalmente quedará en manos de quien gobierne. En este caso, del Botànic II. La interpretación que ahora cada bancada hace del texto validado es dispar y ha servido al tripartito para presentar la propuesta de resolución en cuestión. La iniciativa que con toda probabilidad impedirá que, finalmente, el tripartito pueda llevar adelante el deseo del president de la Generalitat de extrapolar la unidad del Pacto de Reconstrucción al acuerdo presupuestario.  

Noticias relacionadas

next