X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

Intercontrol Levante se encargará de la vigilancia ambiental de la playa de Benafelí en Almassora

16/08/2019 - 

CASTELLÓ. El Ministerio para la Transición Ecológica ha adjudicado el contrato de servicios para el plan de vigilancia ambiental tras la finalización de las obras de regeneración  de la playa de Benafelí de Almassora. La empresa Intercontrol Levante S.A. es la beneficiaria, de entre las tres candidatas, del contrato valorado en 20.896,62 euros que tiene como objetivo el seguimiento y control de los impactos y de la eficacia de las medidas preventivas y correctoras planteadas en las obras de defensa de la costa.

El proceso a seguir en el desarrollo del programa de vigilancia ambiental se estructura en tres fases: fase previa a la ejecución de las obras, fase de ejecución de las obras y fase posterior a la ejecución de las obras.

El seguimiento incluye cartografriar el estado topo-batimétrico de la zona de actuación hasta una profundidad máxima de 10 metros, que es la máxima a la que se ha comprobado que se produce transporte de sedimentos, y controlar la calidad del agua con la toma de muestras para su posterior análisis en laboratorio. Las muestras recogidas en al menos tres puntos dentro del área regenerada y cercana a la línea de costa y de al menos dos puntos a mayor profundidad y distancia de la costa permitirá conocer la salinidad, temperatura, PH, sólidos en suspensión y metales disueltos, entre otros.

El plan incluye también un cartografiado bionómico para detectar los cambios sufridos en las especies animales y vegetales. El pliego propone realizar filmaciones submarinas, toma de muestras, recuento de individuos y determinación de densidades y recubrimientos vegetales con “especial atención a las especies protegidas, como las praderas de posidónea oceánica”, junto a otras especies. Para la realización del estudio de detalle, el pliego prevé emplear técnicas de sonar y ortofoto y realizar las inmersiones necesarias.

El Ministerio para la Transición Ecológica, a través de la Dirección Provincial de Costas, exige también la realización de un plan de seguimiento de recursos pesqueros para comparar los datos estadísticos de pesca existentes con los obtenidos durante el periodo del contrato con una frecuencia anual.

El estudio incluye, además, un seguimiento de la evolución de Lugares de Importancia Comunitaria (LIC) en el tramo de costa de un kilómetro de la desembocadura del Millars. Dicho control consiste en analizar la evolución de la anchura de la playa, para lo cual habrá que obtener una cartografía de la misma que se irá repitiendo periódicamente, tras los temporales ordinarios o fuertes corrientes.

Noticias relacionadas

next