Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

Puig, dispuesto a estudiar nuevos impuestos 'verdes' pero con coherencia y "sin ningún maniqueísmo"

1/10/2020 - 

VALÈNCIA (EP).El 'president' de la Generalitat, Ximo Puig, ha garantizado este jueves a Compromís y Unides Podem que está dispuesto a estudiar la entrada de nuevos impuestos 'verdes' en los presupuestos de 2021, pero sin olvidar que este tipo de fiscalidad no es algo nuevo en la Comunitat Valenciana y que "se tiene que hacer con cierta coherencia general" y en coordinación con el Gobierno para evitar "contradicciones" entre comunidades autónomas.

Para que salgan adelante las cuentas, el también líder del PSPV ha pedido que no haya "ningún maniqueísmo", recordando que hay un acuerdo de gobierno entre los tres partidos y que "se puede hablar con todo el mundo, siempre teniendo en cuenta el interés de los valencianos".

En la sesión de control en Les Corts, el síndic de Compromís, Fran Ferri, ha preguntado a Puig cuáles serán las líneas generales del proyecto de presupuestos para un año que seguirá marcado por la pandemia y por la crisis, además de garantizar el apoyo de la coalición como socio del Botànic: "Si hay acuerdo 'botánico', el presupuesto se podrá aprobar como desde 2015".

Eso sí, Ferri ha hecho hincapié en que lo importante no es la "foto" de las cuentas aprobadas a finales de año, sino para qué servirán: "si para los que esperan cita en un centro de salud o los ricos que están ganando un pastizal a pesar de la crisis". "Es el momento de bajar a lo concreto", ha defendido, sin que el Consell se quede "de brazos cruzados" en materia de fiscalidad 'verde'.

Entre las medidas que plantea la coalición, a través de una propuesta de reforma tributaria, figuran nuevos tramos en el IRPF para los que ganan más de 140.000 y 175.000 euros, crear impuestos para los bancos y las grandes empresas que tienen decenas de pisos vacíos o un fondo extraordinario para la atención primaria gracias a la recaudación de gravar el consumo de bebidas azucaradas. Según sus cálculos, esto supondría entre 50 y cien millones de euros más para sanidad y servicios sociales.

Podem pide al Botànic que no pierda el rumbo

Como portavoz de Unides Podem, Naiara Davó ha coincidido en que los de 2021 no serán unos presupuestos normales y que el Botànic debe ser "la mejor garantía para proteger a las mayorías". "La justicia fiscal es el precio que tenemos que pagar por una sociedad justa", ha reivindicado, llamando a que el Consell siga siendo "valiente, ese gobierno que transmite a los poderosos que no hay privilegios", y a que no "pierda el rumbo", sea ejemplo para el resto de España y establezca una política de ingresos más ambiciosa.

Ximo Puig, en sus réplicas, ha coincidido en que son unos presupuestos claves en los que el sector público debe poner "todo lo que pueda" para salir de la crisis, "siempre teniendo en cuenta que habrá límites presupuestarios". "Somos un gobierno responsable, como hemos demostrado", ha aseverado, destacando que el Consell apostó por "cambiar las reglas del juego" y que los ricos paguen más.

"Todo se puede estudiar y hablar", ha insistido ante la petición de más justicia fiscal, y ha estimado que 1,5 millones de valencianos ya pagan menos impuestos que antes mientras unos 60.000 ricos destinan más. Con todo, ha remarcado que los cambios en impuestos requieren de sentido común y de armonización en España porque "no se puede improvisar en un momento en el que las empresas necesitan inversión".

Sobre la fiscalidad 'verde', el 'president' ha recordado que la Comunitat fue "la primera autonomía" que en los años 80 introdujo un impuesto para aguas residuales, con lo que no es algo que "empiece ahora". "Se tiene que hacer con cierta coherencia general, si hay un debate en España sería bueno que se coordinara para que no hubiera contradicciones", ha sostenido.

En general, ha garantizado que las líneas del presupuesto de 2021 estarán basadas en reforzar la sanidad, los servicios sociales y la educación y en la reactivación económica para generar un territorio "amable" donde invertir. "Esta crisis tan brutal no puede tapar la crisis climática", ha reivindicado, y ha prometido que lucharán por ello "con toda la conciencia de que es un momento complicado".

Por parte de la oposición, el diputado de Vox José María Llanos ha preguntado sobre qué previsión tiene sobre la situación de la Comunitat para el próximo año, a lo que Puig ha respondido que depende de la evolución de la pandemia pero, en todo caso, es "continuar con el esfuerzo para bajar la curva de la segunda oleada, trabajar para reforzar el sistema de salud" y tener "un presupuesto que sirva a la causa general de los valencianos".

Vox ha criticado los planes a largo plazo a modo de "señuelo trampa para que le sigan votando" y la falta de medidas "ya, ahora, que solucionen la situación", y también ha censurado la política de "subir impuestos": "Para ustedes hacer política es exprimir con impuestos cada vez más altos a las familias hasta el extremo y cuando no quede nada otros tendremos que venir a solucionar el problema".

Puig ha replicado que el Consell ya ha tomado medidas para tener más camas UCI, más respiradores, más sanitarios o más profesores, además de ayudas a colectivos como el de autónomos. "Eso no es un anuncio, es una realidad", ha indicado.

 

Noticias relacionadas

next