Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

definen un protocolo para garantizar la seguridad

Sanidad, Agricultura y Economía aprueban la reapertura de mercadillos de alimentos

25/04/2020 - 

VALÈNCIA. La Comunitat Valenciana ha dado luz verde a la realización de mercadillos ambulantes de alimentos de primera necesidad, prohibidos por la delegación de Gobierno a mediados de marzo por la pandemia del coronavirus. Tras prácticamente un mes de reproches por parte del sector agrícola de proximidad, finalmente la administración valenciana ha decidido crear un marco regulatorio al que los ayuntamientos puedan acogerse para autorizar estos mercados, normalmente celebrados en las calles de los municipios.

Así lo recoge una resolución impulsada desde la secretaría autonómica de Salud Pública, la dirección general de Comercio junto a la Conselleria de Agricultura, lideradas por Compromís, donde concretan las medidas de seguridad necesarias para la realización de estos mercadillos. Una regulación que está siendo legislada por cada autonomía para dar salida a las críticas de los vendedores de permitir la venta en grandes superficies pero no en este tipo de mercadillos.

La resolución recuerda que el artículo 10 del Real Decreto por el que se declara el estado de alarma establece la necesidad de mantener la apertura de todos aquellos establecimientos que en él se detallan, especialmente establecimientos comerciales minoristas de alimentación, bebidas, productos y bienes de primera necesidad. "Delimita la obligación de cierre o su excepción en el producto que cada establecimiento tiene a la venta, y en ningún caso en su formato, grande, mediano o pequeño, sedentario o no sedentario", recuerdan. 

Espacios delimitados para controlar aforo

Para poder realizar este tipo de mercados, éstos tendrán que cumplir determinadas cuestiones de seguridad. Aunque la preferencia es la realización en un espacio cubierto, también podrán habilitarse los espacios no cubiertos delimitándose con vallas o con cualquier otro medio que marque los límites de forma clara. La cuestión es que se pueda controlar la entrada y salida de gente evitando aglomeraciones. 

En el caso de que no sea posible, aconsejan el traslado de su ubicación a las instalaciones deportivas u otro de decisión que permite implantar las medidas de control para dosificar el aforo. Mientras, la resolución recalca que solo se permitirá puestos de venta de productos exclusivamente alimentarios o de primera necesidad, excluyendo hostelería y restauración.

Separación de seis metros entre puestos

Respecto a los puestos de venta, deberán encontrarse separados por una vía de tránsito y con una distancia mínima entre ellos de 6 metros y una separación mínima de 2’5 metros entre los laterales. Dentro de un mismo puesto las personas vendedoras deberán guardar entre sí una distancia mínima de 2 metros, quedando restringida la actividad comercial a un único operador en caso de que las medidas del puesto no hagan posible esta separación física. 

Tendrá que marcarse el distanciamiento con cinta adhesiva o mediante cualquier otro medio, a dos metros entre el puesto de venta y la clientela, para que el contacto sea mínimo. De igual forma se establecerá esta medida para las personas en espera. Además, habrá que garantizar la vigilancia del espacio donde se celebre el mercado durante el horario de funcionamiento para el cumplimiento de las normas de distanciamiento social y para evitar aglomeraciones.

También tendrá que establecer la cartelería informativa a la ciudadanía con las medidas de distanciamiento e higiene que se tienen que adoptar, así como informando que si una persona manifiesta síntomas compatibles con el Covid-19, deberá abandonar de inmediato el lugar y seguir las indicaciones del personal sanitario. Mientras, en la entrada se dispondrá de un dispensador de hidrogel o cualquier otro tipo de desinfectante, el cual será de obligado uso para el acceso al espacio de compra .

Protección y limpieza diaria obligada 

La normativa también marca que solo el vendedor o vendedora del puesto de venta podrá tocar los alimentos o productos. Lo hará siempre con guantes de protección, así como mascarilla, y siguiendo las instrucciones y recomendaciones de higiene frente al Covid-19. Además, cada puesto de venta dispondrá de dispositivos para residuos, de acceso con pedal, y con bolsas que permitan su cierre estanco.

Por otro lado, los puestos de venta deben ser limpiados y desinfectados con frecuencia. Al final de la jornada se limpiará y desinfectará toda la maquinaria, dispositivos y otros elementos del puesto ambulante, teniendo en cuenta las superficies que hayan podido ser tocadas. 

Noticias relacionadas

next