X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

opinión

'Shock and roll': la geopolítica del petróleo

A juicio del experto, las tensiones en la región del Golfo Pérsico -combinadas con una mayor desaceleración del comercio mundial- plantean un riesgo significativo para la economía mundial

3/07/2019 - 

MADRID. Los precios del petróleo han subido un 8,7% desde que dos petroleros fueron atacados en el Estrecho de Ormuz el 13 de junio. La escalada de las tensiones en la región del Golfo, incluyendo un avión teledirigido estadounidense derribado por Irán, un ataque aéreo estadounidense cancelado y acusaciones de ciberataques, están subrayando la importancia del petróleo y el comercio en la economía mundial y no deberían ocultar las presiones sobre los precios en un mercado energético bien abastecido.

Las ya limitadas relaciones entre Estados Unidos e Irán han empeorado rápidamente. En mayo de 2018, Estados Unidos se alejó de los compromisos de 2015 con los gobiernos europeos a través del Plan de Acción Global Conjunto para reimponer sanciones a Irán. Eso ha dejado a Irán con poca influencia en las negociaciones y pocas opciones de supervivencia dada la búsqueda por parte de Estados Unidos de un cambio de régimen. La "política de máxima presión" de la administración Trump tiene como objetivo destruir la economía iraní mediante sanciones. Desde que Estados Unidos se retiró del acuerdo nuclear, las exportaciones de petróleo de Irán han caído de 2,5 millones de barriles por día (bpd) en abril de 2018 a un estimado de 0,3 millones de bpd en las primeras tres semanas de este mes (lo que Irán niega).

La economía iraní ha sufrido. En 2017, la economía del país se expandió un 3,8%, después se contrajo un 3,9% en 2018 y descenderá otro 6% este año, según el pronóstico del Fondo Monetario Internacional del pasado mes de abril. Las sanciones de EE UU están poniendo a prueba sus propias alianzas, y también están poniendo de relieve las diferencias de la administración Trump con China. Mientras que Turquía e India han reducido sus compras de petróleo iraní, China sigue siendo el mayor cliente de Irán. El presidente Trump ha aplicado nuevas sanciones al liderazgo de Irán recientemente e Irán dice que acelerará su programa de armas nucleares a menos que los gobiernos europeos faciliten el comercio para eludir las restricciones estadounidenses antes de la fecha límite del 8 de julio.

En abril de este año, Estados Unidos designó a la Guardia Revolucionaria de Irán como organización terrorista, la primera vez que la etiqueta se coloca en el ejército de un estado. Días después, Arabia Saudita, Noruega y los Emiratos Árabes Unidos informaron de que cuatro petroleros habían sido saboteados. Aunque Irán niega haber participado en los ataques más recientes a los petroleros, el Gobierno de Teherán ha dicho repetidamente que sin la capacidad de exportar su petróleo, interrumpiría los envíos de otros países. Un tercio del petróleo crudo transportado por mar en el mundo fluye a través del Estrecho de Ormuz, un canal de pocos kilómetros de ancho entre la costa iraní y la Península de Musandam de Omán, donde hay pocas alternativas para desviar los suministros.

El 24 de junio, el presidente Trump cuestionó en un tweet por qué Estados Unidos protege el suministro de petróleo de otras naciones a través del Estrecho de Ormuz "a cambio de una compensación cero", señalando en particular a China y Japón. Dada la posición de Estados Unidos como el mayor productor de energía del mundo, "ni siquiera necesitamos estar allí", añadió. El aplazamiento de la reunión de la OPEP ha situado la reunión después del G20 en Japón, donde Trump y el presidente de China EE UU y China pactaron una tregua en su guerra comercial y dieron oxígeno a Huawei. Esto ha tranquilizado a los mercados en referencia a la demanda de petróleo.

Demanda mundial de petróleo

En noviembre de 2018, la OPEP+ (los miembros de la OPEP y otros productores independientes aliados, entre ellos Rusia y México) acordó reducir la producción en 1,2 millones de bpd, por debajo de los niveles de octubre de 2018 (compuestos por 0,8 millones de bpd de la OPEP y otros 0,4 millones de bpd de Rusia y otros) para garantizar que las existencias mundiales de crudo se normalizaran en torno a la media quinquenal. Sobre la base de los datos de mayo, la OPEP+ está produciendo actualmente unos 2,94 millones de bpd por debajo de los niveles de octubre, impulsada por el exceso de cumplimiento de los principales miembros (Arabia Saudita, Rusia) y la dramática caída de la producción iraní y venezolana.

Esperamos un crecimiento de la demanda mundial de petróleo de alrededor de 1,2 millones de barriles diarios en 2019, con el riesgo de que las continuas tensiones comerciales socaven esta situación, junto con un crecimiento de la oferta estadounidense sin cambios de 1,3 millones de barriles diarios. Esto dejaría al mercado con un pequeño superávit durante el año. La Asociación Internacional de la Energía redujo recientemente su previsión de demanda a 1,2 millones de bpd para este año. 


En el último trimestre de 2018, los precios del crudo Brent cayeron más de un 40% en tres meses a medida que la economía mundial se desaceleraba. En mayo de este año, el petróleo cayó por debajo de los 60 dólares por barril y cotizó en torno a los 64 dólares en el momento de la impresión. Con las exportaciones bajo presión de Irán, Libia y Venezuela, y la producción de EE UU cerca de niveles récord, la oferta y la demanda están en mejor equilibrio hoy que a finales del año pasado, y los inventarios están cerca de sus promedios quinquenales. Por lo tanto, en nuestra opinión, el crudo Brent podría alcanzar los 70 dólares por barril a finales de año, con una media de 64 dólares por barril en 2019.

Tras la reunión de antes de ayer, los tres productores del Golfo (Arabia Saudita, los Emiratos Árabes Unidos y Kuwait), los únicos miembros de la OPEP con capacidad de reserva, decidieron extender nueve meses los recortes de producción. En este contexto, es probable que Rusia (que también tiene cierta capacidad adicional) también mantenga sus niveles de producción.

Desencadenando recesiones

Las crisis del petróleo de los años setenta cuadruplicaron los precios a corto plazo, pero en todos los casos desencadenaron recesiones posteriores que socavaron los precios. Casi medio siglo después, el mundo depende menos del petróleo. Cualquier aumento dramático en el precio del petróleo probablemente aceleraría el desarrollo y la viabilidad de las energías alternativas, complicando los esfuerzos de los productores de petróleo que ya están luchando por diversificar sus economías y alejarse de los productos petroquímicos.

Mientras tanto, el riesgo de un aumento de las tensiones regionales combinado con una fuerte desaceleración de la demanda de petróleo es alto y, en nuestra opinión, sigue siendo un reto importante para la economía mundial.

Stéphane Monier es director de Inversiones de Lombard Odier

Noticias relacionadas

next