Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

La crisis sanitaria obliga a redefinir prioridades, pero se recuperarán viejas iniciativas

Benlloch pone en marcha un plan de impulso de proyectos pendientes en Vila-real

5/06/2020 - 

VILA-REAL. El alcalde de Vila-real, José Benlloch, ha activado en las últimas semanas un plan de impulso y priorización de proyectos pendientes con el objetivo de retomar las iniciativas en las que el Ayuntamiento estaba trabajando antes de la crisis sanitaria en colaboración con diferentes entidades y que “es imprescindible que se pongan en marcha para el renacimiento de la ciudad en los próximos meses”, según han informado este viernes fuentes municipales a través de un comunicado. En este sentido, Benlloch ha remarcado que “nuestro proyecto de ciudad innovadora, moderna y solidaria sigue intacto, y nuestra ilusión por crear la Vila-real del 2030 también, pero la realidad es que esta crisis sanitaria nos obligará a redefinir prioridades, recursos y tiempos”.

Siguiendo estas premisas, el alcalde lleva ya varias semanas perfilando este plan de impulso y priorización de proyectos pendientes y realizando una “reflexión sobre aquello que es imprescindible en este momento y es necesario que se active cuanto antes”. Fruto de esta planificación, Benlloch ha mantenido ya diferentes conversaciones telefónicas y videoconferencias con responsables de entidades con las que el Ayuntamiento estaba trabajando en distintos proyectos antes de la crisis del coronavirus para animarles a seguir adelante y trasladarles el apoyo de la institución local.

Un ejemplo es el proyecto de creación de una planta de cultivo de hongos y setas comestibles, impulsado por la Fundación Manantial para dar empleo a personas con enfermedad mental. Esta iniciativa se presentó la pasada semana en un congreso de pequeño formato celebrado en la Casa dels Mundina como primera acción de la desescalada de la participación social. “Se trata de un proyecto de economía social que generará empleo en la ciudad y que favorece la integración social por lo que es importante que pueda ver la luz cuanto antes”, insiste el alcalde.

Benlloch también se ha interesado por otros dos ejemplos de la colaboración público-privada y la alianza con la sociedad civil que promueve el equipo de gobierno: el insectario de la Cooperativa Católico Agraria para fomentar el control de plagas sostenible en la agricultura local, y la restauración del salón de la Comunidad de Regantes de Vila-real.

Insectario de la Cooperativa Católico Agraria

En el primer caso, el alcalde defiende la urgencia de que este insectario, “un proyecto innovador y pionero”, se ponga en marcha porque “existe mucha preocupación por la incidencia de la plaga de cotonet de Sudáfrica, precisamente una de las plagas que este proyecto pretende combatir de forma más respetuosa con el medio ambiente, que está siendo especialmente virulenta este año”. Así, Benlloch asegura que “este proyecto no puede esperar porque nos jugamos el futuro de la agricultura”. Precisamente por este motivo, el alcalde ya ha traslado al presidente de la Cooperativa, Juan José Ortells, que el Ayuntamiento, que inicialmente se había comprometido a aportar 10.000 euros al proyecto, incrementará esta cantidad hasta los 15.000 euros, para favorecer que el insectario pueda ser una realidad cuanto antes.

Restauración del salón de la Comunidad de Regantes

En el caso de la restauración del salón de la Comunidad de Regantes, entidad que recientemente ha celebrado su 150 aniversario, el alcalde ha animado al presidente, Pasqual Broch, a seguir adelante con esta importante obra y le ha reiterado el compromiso del consistorio de aportar 50.000 euros a través de un convenio que permitirá también al Ayuntamiento hacer uso de este salón, con más de 130 años de historia, para diferentes actividades. “Estamos hablando de un salón con pinturas de Joan Bosch de gran valor patrimonial, que si no se restauran a tiempo puede que más adelante ya sea tarde, en un espacio con un gran potencial para la realización de exposiciones, congresos y eventos, ubicado además en el centro de la ciudad, en un punto estratégico, que puede servir como dinamizador de la economía local”, subraya Benlloch. “Necesitamos este tipo de espacios para conseguir la diversificación económica a la que aspiramos y que nos puede ayudar mucho en este momento para el renacimiento de la ciudad”, concluye.

Noticias relacionadas

next