Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

el ayuntamiento prevé destinar una parte de los 11,4 millones de euros de los excedentes de 2019

Castelló 'congela' las inversiones sostenibles para derivar los remanentes al gasto social de la covid-19

15/05/2020 - 

CASTELLÓ. El Ayuntamiento de Castelló congela las inversiones financieramente sostenibles con remanentes de tesorería para desviar ese sobrante del presupuesto de 2019 al gasto social o corriente derivado de la covid-19. De los 11,4 millones de euros del excedente correspondiente al ejercicio anterior, el porcentaje que legalmente permita la ley se utilizará para sufragar medidas que mitiguen los efectos de la crisis en los colectivos más vulnerables.

Así lo prevé el equipo de gobierno después del anuncio realizado por su portavoz, Rafa Simó. La cantidad exacta se conocerá la semana próxima y dependerá del cumplimiento de dos fundamentos esenciales para controlar la deuda municipal, como son el principio de estabilidad presupuestaria y la regla de sostenibilidad financiera. 

En esta línea, la Junta de Gobierno Local aprobó este jueves una modificación de crédito extraordinario para financiar pasivos con cargo a remanentes por 3,5 millones de euros. "De esta forma reducimos la carga financiera, la amortización en los presupuestos de 2021, 2022 y 2023 y nos va a permitir en esos años hacer frente a mayor gasto social o de gasto corriente", explica Simó.

Una de las grandes obsesiones desde que la alianza de izquierdas (PSPV, Compromís y Podem-EUPV) gobierna en el consistorio siempre ha sido controlar el endeudamiento. Desde 2017 no existe deuda a corto plazo, mientras que la viva a largo plazo se sitúa actualmente en el 17,18% (28,83 millones de euros), cuando alcanzaba el 51,17% (82,27 millones de euros) en 2015, último año del PP al frente del ejecutivo local.

En 2019 el Acord de Fadrell amortizó 10 millones de euros del débito gracias a los sobrantes de tesorería de 2018, que alcanzaron los 16,5 millones de euros. Los demás excedentes se emplearon a inversiones financieramente sostenibles, práctica habitual con los remanentes de cursos precedentes.

Planes de reactivación y otros fondos

En este año, y como consecuencia de la emergencia por el coronavirus, el pasivo se seguirá reduciendo, pero el resto de la cuantía se destinará al fondo social y a políticas de reconstrucción. En este sentido, el Ayuntamiento aprobará en el próximo pleno otra modificación de crédito de 5,3 millones de euros que permitirá impeler planes de reactivación económica como el Pirecas (1,5 millones de euros) o el Plan Castelló Verd (686.000 euros)

A ese montante se incorporarán otras sumas procedentes de diferentes concejalías y organismos del consistorio, como el Patronat Municipal de Festes, que aportará entre 300.000 y 400.000 euros del presupuesto no comprometido de la Magdalena 2020 tras decretar su cancelación definitiva.

Noticias relacionadas

next