Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

Castelló esquiva el grueso de la deuda de Refeyme y pagará 2 millones de euros el próximo año

31/12/2020 - 

CASTELLÓ. El Ayuntamiento de Castelló esquiva, en buena parte, el problema derivado de la deuda de la concesionaria del recinto de ferias y mercados, Refeyme, y solo tendrá que abonar 2 millones de euros el próximo año. Aunque se trata de una cifra elevada, y más en los tiempos que corren, de caída de ingresos y aumento de gastos derivados de la pandemia sanitaria, el importe al que podría haberse visto obligado a hacer frente era de 10 millones de euros, la deuda original de Refeyme. 

Según informó este miércoles el portavoz del equipo de gobierno castellonense, José Luis López, la junta de gobierno local aprobó durante la mañana el acuerdo con el fondo buitre irlandés que se quedó con el paquete de deuda de Bankia en que se incluye el montante de Refeyme. Este acuerdo establece dos periodos de pago el próximo año para abonar estos 2 millones de euros. 

Gestión pública desde mayo

Esta era la intención del equipo de gobierno desde que se hizo con la gestión del recinto, en mayo, en una decisión motivada por el bloqueo que la pandemia de coronavirus provocó a la celebración del popular mercado del lunes. En el palacio municipal no reconocían como propios los 8 millones que la concesionaria del recinto (en principio para 40 años) invirtió en mejorar el proyecto inicial y que después quedaron sin abonar. No en vano, este gasto suponía prácticamente cuadriplicar la inversión inicial prevista, que era de 3 millones. 

Dado que de estos tres millones estipulados en el contrato inicial Refeyme ya abonó a Bankia uno, la deuda que reconocían en el Ayuntamiento era de dos millones. Y este es finalmente el importe que abonará. 

El acuerdo permite desbloquear uno de los asuntos más espinosos de las últimas décadas en la gestión pública de Castelló, con la extinción de la concesionaria incluida, en un modelo de gestión propio de épocas pasadas. 

next