X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

la concejalía de hacienda trabaja en un censo sobre inmuebles deshabitados

Castelló estudia impulsar recargos de un 50% del IBI en viviendas vacías de grandes propietarios

23/02/2020 - 

CASTELLÓ. La Concejalía de Vivienda del Ayuntamiento de Castelló estudia impulsar recargos de un 50% del Impuesto de Bienes Inmuebles (comúnmente conocido como IBI) en pisos vacíos de grandes propietarios que incumplan la Ley de función social de la Generalitat Valenciana. 

Aunque la idea se encuentra en fase embrionaria, sí que existe una hoja de ruta sobre las acciones a desarrollar para plantear su aplicación a medio plazo. Como arranque, está previsto realizar un censo de domicilios en desuso de tenedores con 10 o más propiedades. El departamento que dirige la concejala María Jesús Garrido ya ha solicitado a los técnicos de Hacienda que elaboren un listado. 

Una vez se disponga de la estadística, se harán inspecciones para verificar el estado de las edificaciones. A partir de ese momento, se podrán impulsar sanciones en aquellos pisos despoblados, siempre que se acredite que acumulan un mínimo de 12 meses sin actividad.

El Acord de Fadrell entiende que la medida pondrá freno a las prácticas de los fondos de inversión y la intermediación con los grandes propietarios, que acaparan el 15% de los alquileres de Castelló. Para ello, desde Vivienda se considera prioritario que el Consell acelere la normativa tanto en lo que se refiere a la fiscalización como a la imposición de multas en el menor tiempo posible.

La Ley 2/2017, de 3 de febrero, recoge en el artículo 5, apartado 3 b), que se incumple la función social de la propiedad "cuando una vivienda está deshabitada de forma permanente e injustificada". Del mismo modo, en el enunciado inicial de la reglamentación advierte que toda persona tiene derecho a disfrutar de una morada "asequible, digna y adecuada en el territorio de la Comunitat Valenciana".

En paralelo a esa decisión de impeler un recargo del 50% del IBI, el consistorio defiende la necesidad de que la Generalitat Valenciana y el Gobierno activen sus preceptos de regulación del mercado del alquiler.

Nuevas bases

En este contexto, el Ayuntamiento tramita unas nuevas bases de la bolsa del arrendamiento social que introducirán una aportación de 1.500 euros anuales a los titulares que faciliten residencias, una cuantía que incluirá hasta otros 3.500 euros en casos de impagos o desperfectos.

Los tenedores, además, contarán con una subvención del IBI de hasta un 95% y tendrán prioridad a la hora de optar a las ayudas municipales de reforma interior, como baños, cocina y accesibilidad.

Noticias relacionadas

next