X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

la formación naranja se aferra a su propuesta en busca de un momento de gloria en el pleno

Cs avala la moción contra la corrupción del resto de grupos en Diputación al no sacar adelante la suya

22/01/2020 - 

CASTELLÓ. La necesidad de Ciudadanos (Cs) de hablar sobre los ERE, la Gürtel y el 3% en el primer pleno del año en la Diputación de Castelló, celebrado este martes, provocó una situación un tanto inusual. A pesar de defender hasta el final su moción contra la corrupción, incluso a sabiendas de que se quedaría solo, se alineó después con el resto de grupos (PSPV, PP y Compromís) cuando, a continuación, se sometió a votación una propuesta consensuada en términos parecidos y con la única diferencia de eludir casos concretos.

El afán de protagonismo de la formación naranja le colocó, al mismo tiempo, en una posición incómoda. Ante el acuerdo alcanzado por el bipartito y el principal partido de la oposición, se vio obligado a avalar la iniciativa para evitar 'tirarse piedras sobre su propio tejado'. Habría resultado poco entendible presentar una moción para afear la corruptela en la política y luego rechazar o abstenerse con otra presentada por los demás partidos que en esencia planteaba lo mismo.

Dos invitaciones

A la diputada de Cs, Cristina Fernández, el equipo de gobierno le ofreció hasta en dos ocasiones, coincidiendo con los turnos de palabra para cada formación en el debate, la posibilidad de retirar la moción. Su negativa se repitió en cada invitación, pidiendo a socialistas, populares y nacionalistas que "no tengan miedo a los hechos ocurridos con nombres y apellidos", refiriéndose a los ERE, la Gürtel y el 3%.

El representante de Compromís, Pau Ferrando, calificó de "etérea e imprecisa" la propuesta de Ciudadanos y consideró más "positiva y completa la que presentamos los tres partidos". La portavoz del PP, Elena Vicente-Ruiz, se sumó a los reproches y pidió a Cs que "sea más humilde para llegar a acuerdos de vez en cuando". 

Ruth Sanz, por el PSPV, también insistió en la idea de que la formación naranja actúe más con altura de miras y afeó a Fernández que desde el primer momento su único propósito residiera en obtener un reedito electoral. Para ello, repasó el recorrido de Cs hasta convertir la declaración institucional presentada en el pleno de diciembre en una moción. En este contexto, reprendió a la diputada por rehuir el consenso. "Usted se negó a negociar y lo que pretendía al final con esta moción es que nos tiráramos los trastos los unos a los otros en busca de dividir y no sumar".

En cierto modo, Ciudadanos consiguió ese objetivo. En las réplicas, el bloque progresista y la derecha acabaron recriminándose los casos de corrupción, aunque sin llegar a romper el acuerdo que posteriormente escenificaron con su propuesta, y a la que terminó sumándose Cs.

Noticias relacionadas

next