X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

la formación de electores inscribió a la edil bajo sus siglas ante la junta electoral zonal 

CSeM mete a Garrido en un jardín: el grupo mixto llama la puerta de la concejala de la confluencia

26/09/2019 - 

CASTELLÓ. María Jesús Garrido corre el riesgo de convertirse en el daño colateral de la desaparición de Castelló en Moviment (CSeM) como formación política. El futuro de la concejala como miembro de Unides Podem-EUPV, a diferencia del portavoz, Fernando Navarro, estará sujeto a la interpretación que haga la secretaria del Ayuntamiento de la capital de la Plana, Concepción Juan, respecto a la disolución de confluencias conforme a lo que establece el Reglamento Orgánico del Pleno y Comisiones. En concreto, acerca de la evanescencia de uno de los partidos integrantes.

El contenido del artículo 28, ex profeso para referirse a lo que significa "Grupo Mixto", resulta ambiguo. Tampoco la amplia jurisprudencia existente despeja las dudas sobre cuál sería la nueva situación jurídica de la edil en el momento en que CSeM oficialice en el consistorio su desaparición a través de un escrito por registro

El quid de la cuestión estriba en las siglas bajo las cuales Garrido se inscribió como componente de la candidatura de Unides Podem-CSeM-EUPV en la Junta Electoral Zonal el 17 de abril para participar en las elecciones municipales del 26M. La munícipe, como número dos de la lista, figuró en calidad de representante de Castelló en Moviment. Navarro, como alcaldable, lo hizo con la marca Podem. 

En realidad, cada uno de los 27 candidatos (más los tres suplentes) siguió el mismo patrón para resaltar su afinidad ideológica dentro la confluencia. Cristina Pérez (3) concurrió por EUPV; Teresa Bellido (4), por Podem; David Giner (5), por CSeM; y así sucesivamente hasta llegar al último postulante.

Los escenarios posibles

Desapareciendo la formación de electores, Garrido queda desprotegida (eso sí, el acta de concejal es personal). Y aquí reside la dificultad del asunto. El reglamento orgánico no entra al detalle sobre un caso de tales características, de manera que la secretaria determinará el nuevo escenario de la regidora. 

Si Juan considera finalmente que la desaparición de CSeM no tendrá efectos sobre la convergencia, las cosas continuarán como hasta ahora. Por el contrario, si entiende que la regidora se verá obligada a pasar a la bancada de los no adscritos, entonces habrá consecuencias directas sobre el tripartito. El PSPV-PSOE, Compromís y Unides Podem-EUPV deberán decidir entre seguir adelante, con su mayoría de 14 concejales (actualmente de 15) o transformarse en cuatripartito.

En el supuesto de convertirse en integrante del grupo mixto, Garrido aumentaría como partido la dotación económica y, además, entre otras responsabilidades, asumiría portavocía. Es decir, participaría en los debates plenarios en las mismas condiciones que Navarro, Rafa Simó (PSPV), Begoña Carrasco (PP), Alejandro Marín-Buck (Cs) y Luciano Ferrer (Vox). 


Noticias relacionadas

next