Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

tras el informe de patologías

El Consell autoriza el derribo y réplica del IES Álvaro Falomir de Almassora

11/02/2020 - 

CASTELLÓ. (EP).  La Unidad de Patrimonio Cultural de la Generalitat Valenciana ha emitido la autorización para el derribo del edificio actual del IES Álvaro Falomir de Almassora después de que las catas realizadas en el bloque confirmaran las patologías estructurales, según ha informado el Ayuntamiento en un comunicado. La alcaldesa, Merche Galí, comunicó en el pleno de este lunes el informe favorable del Consell a demoler el edificio y replicarlo en cuanto a volúmenes y materiales existentes.

El examen de la estructura, obligatorio para decidir las distintas alternativas de obras en el edificio, que determinó la capacidad portante, su resistencia y las patologías existentes de los diferentes elementos de resistencia, así como su previsible durabilidad, recomienda el derribo para adaptarlo a la normativa de construcción actual, más avanzada que la de los años 60 del siglo pasado.

Tal como indicó Galí, el Ayuntamiento de Almassora ha seguido el procedimiento legal oportuno para informar a Patrimonio de que el instituto es un inmueble protegido por el Catálogo de Bienes y Espacios Protegidos de la localidad. Cuenta con una protección individual parcial, según como figura en la documentación remitida por los técnicos municipales al Consell, que no impedirá que el alumnado estrene instalaciones siguiendo la normativa de construcción actual tras una intervención por fases para reducir las molestias.

No en vano, estudiado el caso y la evaluación estructural realizada para incluir la obra en el programa Edificant de la Conselleria de Educación, Patrimonio recalca que "no ve inconveniente en el derribo del edificio actual". Su autorización es firme "con la condición de que se reconstruya el edificio con los mismos volúmenes y los mismos materiales que los existentes".

Según explicó ayer Galí a los grupos en el pleno ordinario de febrero, este hecho no afectará al proceso, que seguirá ahora su curso ordinario para la financiación de la Generalitat a cargo del programa Edificant con la inclusión del proyecto de derribo y su coste. De hecho, la previsión es que las obras se ejecuten en dos fases para evitar el traslado de alumnado a instalaciones provisionales. Una fase afectará a la ampliación del centro y otra al derribo y reconstrucción del bloque actual.

Este es un inmueble construido en los años 60 del llamado Movimiento Moderno, de estilo racionalista, en forma de "H", con patio central abierto. Está ubicado sobre una parcela de 9.941,45 metros cuadrados en suelo urbano dotacional docente. Las obras están incluidas en el plan Edificant junto a la construcción del colegio Santa Quitèria, la nueva edificación del Embajador Beltrán y el resto de mejoras solicitadas por los otros centros públicos de Almassora hasta sumar una inversión de 17 millones de euros.

Noticias relacionadas

next