Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

segunda jornada del juicio en el que se acusa al exdirigente del PP de delitos de prevaricación, entre otros 

El exalcalde de Vila-real Juan José Rubert niega las acusaciones que le vinculan con la 'trama Piaf'

11/01/2021 - 

CASTELLÓ (EFE). El exalcalde de Vila-real, Juan José Rubert (PP), ha negado este lunes las acusaciones por supuestos delitos de prevaricación, malversación y falsedad documental, por irregularidades en facturas por valor de 600.000 euros.

En la segunda sesión del juicio conocido como caso Piaf han declarado junto a Rubert, que fue alcalde entre los años 2007 y 2011, el que fue concejal de Obras Públicas del mismo consistorio, Ramón Tomás, y el técnico de gestión y servicios, quienes también han negado las acusaciones, según han informado a Efe fuentes cercanas a la causa.

En sus declaraciones, el exalcalde del municipio ha asegurado no haber intervenido en facturas ni contratos que el consistorio mantenía con la empresa investigada, y ha defendido que Piaf era "una de las muchas empresas que trabajaban con el Ayuntamiento".

Asimismo, ha aclarado que en el año 2006 se adjudicó un contrato a la empresa antes de que él asumiera el cargo de alcalde de Vila-real, como las obras en la cubierta del Trinquet, una de las obras investigadas.

Además, en la sesión de este martes declararán, entre otros, el interventor y el secretario, así como varios funcionarios del consistorio, según han informado las mismas fuentes.

En la primera sesión, realizada el pasado jueves, declararon cuatro miembros de la empresa dedicada a la construcción e investigada en el caso, en el Salón de Actos de Juzgados de Castelló, en un juicio que se prolongará hasta el 28 de enero.

La Fiscalía, que solicita la libre absolución de los procesados, ha reconocido en su escrito que "entre los años 2006 y 2012 se detectaron irregularidades en la contabilidad municipal del Ayuntamiento", pero no las considera imputables a los procesados ni cree acreditado que las arcas municipales sufrieran perjuicio alguno.

El caso Piaf parte de una querella presentada por el actual equipo de Gobierno en Vila-real y en ella se investiga la comisión de los presuntos delitos de falsedad, prevaricación y malversación de caudales públicos.

El caso de las facturas de Piaf se inició con una investigación administrativa poco después de la toma de posición del alcalde actual, José Benlloch (PSPV) en 2011, quien decidió anular el pago de los 600.000 euros en facturas emitidas por esta empresa, investigada en la trama valenciana del caso Gürtel, acreditadas como falsas por los técnicos y endosadas por el exalcalde del Partido Popular que estaba en funciones, "e incluso habiendo renunciado ya a su acta de concejal electo", según indicó el consistorio.

Noticias relacionadas

next